Lunes, Junio 25, 2018

Política de Estado


Lunes, 08 Enero 2018 12:30

El pueblo es el oprimido en Venezuela

En su mensaje de apertura de la 109 Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), su presidente, Mons. Diego Padrón, lamentó la situación del país, y dijo que «los oprimidos son la mayoría del pueblo». (ACI)

La 109 Asamblea Plenaria se celebra desde el 7 hasta el 12 de enero, e incluirá la renovación de su Junta Directiva.

Mons. Padrón aseguró que a los obispos venezolanos «nos preocupa sobremanera la vida de nuestro pueblo: su salud, su alimentación, sus medicinas, su seguridad, su empleo, su educación, pero de modo particular, su identidad espiritual de autenticidad cristiana y su consecuente vida moral».

«Nos duele la situación inhumana en que viven la mayoría de los presos, comunes y políticos, acrecentado este dolor con la pena de que el sistema penitenciario ni siquiera nos permite visitarlos», dijo.

El prelado precisó que si bien «la Iglesia no tiene como tarea propia el cambio directo de las estructuras sociales y políticas» sino «el anuncio del Evangelio», resulta una «consecuencia inmediata de ese anuncio, el discernimiento de su identidad y misión a partir de una opción explícita por el pueblo pobre y su cultura».

«A su vez, el anuncio evangélico, si es íntegro, conduce a la liberación del pueblo de cualquier clase de opresión, política, social, moral o económica».

«Hoy en Venezuela, como en tiempos de Jesús, los oprimidos son la mayoría del pueblo, sin distinciones de clase o ideología. El anuncio evangelizador, por consiguiente, no puede desentenderse de la suerte de nuestro pueblo ni dejar de apoyar todo lo que evangélica y legítimamente lleve a su liberación», dijo.

Para Mons. Padrón, «este es uno de los principales desafíos de nuestra Iglesia en el momento actual. Un desafío que no nace de una opción política sino del corazón mismo del Evangelio, del corazón de Cristo».

El Presidente de la CEV destacó que el Episcopado «ha intentado, y en parte lo está logrando, ofrecer al país, desde Cáritas, Invecapi y Apep una ayuda efectiva e inmediata en alimentos, medicinas, educación y capacitación para el trabajo».

«No se ha quedado en el mero asistencialismo. Ha implementado el análisis, la investigación y diversos programas socio-educativos, todos vigentes», precisó.

El obispo venezolano indicó que «el problema fundamental de Venezuela no es solo político», pero «los venezolanos hemos dejado que la política lo invada todo o casi todo, lo coloree y lo determine. De tal modo que si cambia la política, todo o casi todo cambia».

En ese contexto, destacó, el proceso de negociación entre el gobierno y la oposición que se prevé que continuará en los próximos días en República Dominicana «es en sí válido y necesario». Sin embargo, «una negociación sin resultados favorables para el pueblo sería un fracaso».

Mons. Padrón aseguró que el «mejor deseo» de los obispos venezolanos «es que la negociación llegue a un acuerdo creíble, ponderado y realizable: por ejemplo, la reestructuración equilibrada del Consejo Nacional Electoral (CNE) y la garantía internacional de las elecciones presidenciales libres, justas, y confiables, en un clima de suficiente paz social sostenida por el respeto efectivo al pluralismo y la diversidad».

El prelado se refirió además a diversas protestas que se realizan en Venezuela en los últimos días, «motivadas por el desabastecimiento de alimentos y gasolina».«Puede decirse que se va desarrollando paulatinamente en el país un proceso de convulsión social».

El presidente de la CEV lamentó que «los pronósticos de los analistas e intérpretes sociales son desalentadores para los días por venir», pero precisó que «es tarea de los venezolanos, encontrar la justa y pronta respuesta al hambre en la solidaridad».

«¡A los cristianos, la caridad de Cristo nos urge a socorrer a los más necesitados!», expresó, así como «nos obliga también en conciencia a evitar acciones que contribuyan a aumentar la violencia, dañar la propiedad ajena y responder con odio y con armas las injurias sufridas».

«El perdón y la reconciliación son la base de la solidaridad y la paz», subrayó.

Al finalizar su mensaje, Mons. Padrón aseguró que los obispos comienzan su Asamblea «con profunda fe en el Dios liberador y con gran fe en el pueblo venezolano».

«Sabemos de su nobleza, de su jovialidad para enfrentar los reveses, de su capacidad de resistencia frente a dictaduras y malos gobiernos».

El venezolano, concluyó, es «un pueblo, sobre todo, que profesa su fe, y hace su camino con Dios y la Virgen».

 

http://cristohoy.enargentina.com.ar

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS EN PDF

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén