Jueves, Octubre 18, 2018

Política de Estado


Jueves, 08 Febrero 2018 22:46

El cardenal Cordes y el arzobispo Chaput replican al cardenal Marx sobre la bendición de uniones homosexuales

Las declaraciones del cardenal Reinhard Marx asegurando que no existen normas generales para regular las bendiciones de parejas homosexuales y abriendo la puerta a examinar caso por caso, han encontrado respuesta en la Iglesia.

(InfoCatólica) El cardenal alemán causó polémica por su respuesta a Karin Wendlinger, en una entrevista para la radio Bavarian State Broadcasting:

- ¿Entonces realmente pueden imaginarse que podría haber una manera de bendecir a las parejas homosexuales en la Iglesia Católica?

No hay soluciones generales y creo que eso no sería correcto, porque estamos hablando de una pastoral para casos individuales -la cual también se aplica a otras áreas- que no podemos regular, donde no tenemos un conjunto de reglas.

Sobre dicha cuestión, se ha manifestado Mons. Charles Chaput, ofm, arzobispo de Filadelfia (EE.UU):

En las últimas semanas, varias voces destacadas al frente de la Iglesia en Alemania sugirieron (implícitamente) su apoyo a la institución de un rito de bendición católica para parejas del mismo sexo que están civilmente casadas o quieren casarse por lo civil.

A primera vista, la idea puede sonar generosa y razonable. Pero la imprudencia de tales declaraciones públicas es, y debería ser, causa de una gran preocupación. Requiere una respuesta porque lo que ocurre en una realidad local de la Iglesia global, inevitablemente resuena en otros lugares, incluido aquí.

En el caso que nos ocupa, cualquier "rito de bendición" de este tipo cooperaría con un acto moralmente prohibido, sin importar cuán sinceras sean las personas que buscan la bendición. Tal rito socavaría el testimonio católico sobre la naturaleza del matrimonio y la familia. Confundiría y engañaría a los fieles. Y heriría la unidad de nuestra Iglesia, porque no podría ser ignorada ni respondida con el silencio.

Por su parte, el cardenal Paul Josef Cordes, ex presidente del Consejo Pontificio Cor Unum, ha escrito un comentario en el portal  católico austríaco kath.net. «La iniciativa del Cardenal Marx ignora la clara Revelación de Dios», asegura, y explica que «la Iglesia está, en su cuidado pastoral, ligada a la Sagrada Escritura y su interpretación a través del Magisterio de la Iglesia». Cordes denuncia que «Marx si siquiera menciona que la homosexualidad siempre contradice la Voluntad de Dios». y llama a la idea de bendecir a las parejas homosexuales «aterradoramente ingenuas».

En cuanto a los que buscan ese tipo de bendición, dice:

Quien reflexione sobre esto por un momento, descubre la verdadera intención de los interesados. [...] En este caso, las personas no desean recibir la ayuda de Dios para sí mismas; más bien, apuntan con su solicitud al reconocimiento y la aceptación de su modo de vida homosexual y su valorización eclesial.

El prelado alemán agrega a este análisis su comentario:

«¿Una bendición eclesial como confirmación de una relación que es contraria a la Voluntad de Dios? Eso realmente parece sacrílego».

Para el Cardenal Cordes, está claro que el cardenal Marx «entiende mal la idea de la pastoral como una forma de aceptación sentimental». Y añade: «Esas cosas que son contrarias a Dios [ Gottwidrigkeiten] (intrinsice malum - intrínsecamente malas) son siempre un pecado»

El Cardenal Cordes concluye su comentario de la siguiente manera:

«¿O qué tal dar «en casos individuales»: más aliento para las actividades de los mafiosos? ¿Y aceptar la atención pastoral para los médicos que procuran abortos? ¿Qué hombre de iglesia es finalmente tan presuntuoso como para esperar más salvación de su «compasión» confusa que de escuchar la Voluntad de Dios? ¿Qué sirviente sabe más que su Maestro? En cualquier caso, una declaración de San Agustín muestra al cardenal [Marx] sus límites: «Ama a las personas que están equivocadas; pero combate con odio su error! Sin orgullo disfruta de poseer la verdad; ¡Lucha por ello con mansedumbre y bondad! »(San Agustín en Contra litteras Petiliani, 1,31)»

 

http://infocatolica.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS EN PDF

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén