Martes, Julio 17, 2018

Política de Estado


Martes, 10 Abril 2018 11:16

Arzobispo Aguer afirma que "los cristianos no deben callarse" en el debate sobre el aborto

El arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, aseguró que "es preciso proteger a la mujer embarazada y a la vez al fruto de su embarazo". Indicó que la gente que llenó las calles del país el 25 de marzo proponen "'sí a la vida, no a la muerte'; en este caso la muerte es el asesinato de un ser humano inocente, de una persona inocente".  

El arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, afirmó que "es preciso proteger a la mujer embarazada y a la vez al fruto de su embarazo" y que "los cristianos no deben callarse", al comentar las Marchas por la Vida, realizadas en el Día Mundial de los Derechos del Niño por Nacer, durante el programa televisivo 'Claves para un Mundo Mejor', emitido en Canal 9. El 10 de abril comienza en la Cámara de Diputados el debate formal del proyecto que pretende legalizar el aborto; mientras que afuera del Congreso, habrá movilizaciones a favor y en contra. 

"Así como esa gente que llenó las calles de Buenos Aires el 25 de marzo seguramente participará de otras manifestaciones, esa voz debe dejarse oír continuamente, tiene que seguir sonando. Nuestra propuesta es 'sí a la vida, no a la muerte'; en este caso la muerte es el asesinato de un ser humano inocente, de una persona inocente. Hay crueles Herodes todavía y hay mártires inocentes. Nosotros decimos: basta de mártires, basta de Herodes sobre todo; en nuestras manos está, de alguna manera, que eso no ocurra más", denunció el prelado. 

Aguer lamentó que "algunos gobernantes, aquellos que han presentado proyectos abortistas" crean que la mayoría está "a favor del aborto y sacan, cada tanto, alguna estadística como argumento". "En las Marchas por la Vida hubo una señal de que el pueblo argentino no come vidrio. Una cosa son las élites, especialmente las pseudoilustradas, desgraciadamente muchos jóvenes a quienes en las universidades les masajean el seso, y otra cosa es el pueblo. Los gobernantes tendrían que atender un poquito a eso", explicó. 

Fuente: AICA.

 

http://verdadenlibertad.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS EN PDF

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén