Sábado, Septiembre 22, 2018

Política de Estado


Miércoles, 11 Abril 2018 10:35

Danial Bashir: «Decidí donar mi vida al servicio de Dios porque Él me ha salvado»

Daniel Bashir, de 28 años, coordinador nacional de Jesus Youth, el movimiento de los misionaros laicos de Pakistán, explica a Asia News la manera en que el Señor le sanó de una enfermedad y cómo le ha llamado al sacerdocio.

(Asia News) Daniel representó a los jóvenes de su país en el Pre-Sínodo que se desarrolló en el Vaticano. Licenciado en Medicina, en junio entrará al seminario para iniciar el recorrido de formación sacerdotal. En lo que se refiere a su vocación, afirma «no podía no dedicar mi vida al Señor. Él me salvó cuando estaba solo, sin amigos, me avergonzaba porque no lograba hablar bien y vivía muy enojado conmigo mismo. Pero luego en 2003 mi mamá me llevó a la iglesia y yo, frente a Cristo eucarístico, puse en él mi confianza y le pedí que me curara. Y sin la ayuda de los médicos, poco a poco recobré el habla».

Daniel cuenta que tiene problemas de logopedia desde mi nacimiento: «No lograba hablar bien y con mi madre me entendía a gestos. A través de una simple seña, ella entendía lo que deseaba. Pero a causa de esta situación no tenía amigos, estaba totalmente sin esperanzas. Me avergonzaba y probaba un gran dolor. Un día fui a la iglesia y escuché una hermosa homilía de un sacerdote. Era antes de Pentecostés y los discípulos estaban solos, pero luego el Espíritu Santo descendió sobre ellos, que estaban reunidos con la Virgen María». En aquel instante, continúa, «advertí que estaba en la misma situación: no tenía amigos, estaba solo y con tanto miedo en el corazón. Me dirigí a Cristo eucarístico y le dije: ‘Soy un instrumento en tus manos, por favor úsame’. Desde aquel día inicié a mejorar poco a poco. Esto fue un gran milagro para mi vida». 

La llamada vocacional «llegó el 2 de diciembre de 2012, mientras me encontraba en una reunión de jóvenes en Dubai en los Emiratos Árabes. Tenía que hablar frente a un público de 300 personas y pude hacer tantos pasos desde cuando ni siquiera podía hablar. Empecé a llorar porque sabía que todo era obra de Cristo. Advertí la gracia de Dios sobre mí y entendí que quería servirlo y ser sacerdote. Mi familia me apoyó en esta decisión, si bien antes me alentaron a terminar los estudios. Ahora, gracias a Dios, soy médico y podré ser un sacerdote al servicio de los enfermos».

El joven es desde hace años miembro activo en el grupo de misioneros laicos. El compromiso le permitió viajar pos diversos países asiáticos y encontrase con jóvenes como él. «Como misionero católico, visitó diversas ciudades de Pakistán y fui también a Tailandia, Sri Lanka y también a los Emiratos árabes por un año. Con la ayuda de los obispos, organizamos encuentros de formación bíblica». El motivo, explica. «es que sobre la tierra tenemos 3 tareas: conocer, amar y servir a Dios. Y en la Biblia es donde encontramos las respuestas a nuestras preguntas». Como líder católico, «invito a otros jóvenes a ir a la iglesia, asistir a la misa y reconciliarse con el Señor a través del sacramento de la confesión».

En Pakistán, informa, «la Iglesia es muy activa gracias a la actitud de los obispos, que tienen grandes planes para los jóvenes. Además en 2018 celebramos el Año de La Eucaristía y ponemos la atención sobre 2 aspectos: adoración y confesión». Por cuanto respecta a la predicación del Evangelio, afirma «que en el país es muy fácil gracias a varios canales de televisión que difunden el mensaje cristianos a todas las horas, proyectando la celebración de la misa, las oraciones y los servicios litúrgicos. Espero qu los jóvenes se comprometan más dentro de la Iglesia, pero también en los estudios porque hoy en la sociedad paquistaní faltan figuras profesionales expertos entre los católicos». Al mismo tiempo, concluye refiriéndose a los recientes casos de blasfemia, es necesario estar muy atentos con el uso de la rede sociales. Como católicos paquistaníes, tenemos que respetar al país y a la religión oficial de la nación en la cual vivimos. Debemos respetar a todas las religiones de los otros y pedimos respeto por la nuestra.

 

infocatolica.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS EN PDF

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén