Miércoles, Agosto 15, 2018

Política de Estado


Sábado, 09 Junio 2018 19:24

Dios habla del amor de misericordia a los pobres

 

 
LUNES, 13 DE AGOSTO DE 2007

Dictado del 13-8-07

El amor es algo inefable y sublime. Todo el mundo necesita amor, hasta el pecador mas empedernido. Dar amor es dar tanto consuelo, que a ninguna otra cosa se le puede comparar. Las almas necesitan amor, amor en grandes cantidades. Amor verdadero, de entrega y abnegación.

Pero solo Yo, Espíritu Divino, puedo provocar ese amor en una criatura para que lo de a las almas. Amor sin miramientos, que no le importe el traje que lleve, ni la reputación que tenga. Esa forma de dar amor, Yo la inspiro.

Quien socorre a un pobre desgraciado y lo ama así, ha socorrido a Cristo que se ha disfrazado de mendigo y ha salido al encuentro de algún alma, que lo ame de esta forma. Es obra de misericordia ayudar al indigente, darle de comer, de beber, calentarlo, cobijarlo. Ya no se practican estas obras de misericordia y quienes la practican, son censurados incluso, por su propia familia.

Pero esa forma de amar da mucha gloria a Dios, porque el que recibe el bien que le hacen, nunca podrá pagar a quien se lo hace. Y Dios que paga todo centuplicadamente, esas obras que socorren sin interés alguno, ni más obligación que hacer de buen samaritano, las pagará en el cielo, admirablemente.

Y al pobre que socorren que es despreciado y marginado de todos, le dan una lección cristiana que no le será baldía y le hará pensar, que existe el bien y personas buenas que lo practican, sin esperar nada a cambio.

El alma QUE ME POSEE PONE EN PRACTICA LAS OBRAS DE MISERICORDIA porque Yo le inspiro a ello. Es mi don de caridad que en algunas almas está más arraigado que en otras. Otras almas tienen más desarrollado el don de consejo o sabiduría y así, unas y otras, se mueven con los dones que Yo les inspiro.

Dios es Amor y ser testimonio, con obras, de este Amor Divino, es un acto muy grande que ayuda a quien lo realiza, a dar un gran paso adelante en el amor a Dios y al prójimo.

¡Practicad almas queridas! la caridad perfecta. Recordad el canto de San Pablo, si no tengo amor, nada soy… (Cor 13) Ved en vuestros semejantes a Cristo y haced con ellos lo que haríais por El, si os lo encontrarais realmente.

¡Dad gloria a Dios! con vuestras obras de caridad. Sed reflejos de El, Yo os muevo a hacer el bien, no sofoquéis mis inspiraciones.

¡Que Dios Santísima Trinidad, os bendiga! ¡Dios es Amor!

 
 
 
dadmedebeber.blogspot.com.ar
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS EN PDF

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén