Martes, Diciembre 11, 2018

Política de Estado


Martes, 07 Agosto 2018 11:00

Obispo japonés lanza este mensaje al cumplirse 73 años de la bomba atómica sobre Hiroshima

Con motivo del 73° aniversario del lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima, el presidente de la Conferencia Episcopal Japonesa (CBCJ), Mons. Joseph Mitsuaki Takami, expresó su preocupación por la amenaza que representa la posesión de armas nucleares.

El 6 de agosto de 1945, en la Solemnidad de la Transfiguración del Señor, cayó sobre Hiroshima la bomba “Little Boy”, lanzada por Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y que dejó más de 140 mil muertos, más de 70 mil heridos y gran parte de la ciudad destruida.

La ciudad de Nagasaki correría la misma suerte tres días después.

En su mensaje publicado en el sitio web de la CBCJ, Mons. Takami afirmó que “la paz y la protección de los derechos humanos ha sido un deseo universal”.

Sin embargo, “los serios conflictos regionales, el terrorismo, la amenaza de las armas nucleares, los problemas de refugiados, las diversas formas de discriminación, las disparidades económicas y las fricciones continúan amenazando la paz de los pueblos alrededor del mundo”, expresó el también Arzobispo de Nagasaki.

Manifestó que “la idea de que las armas nucleares son necesarias para disuadir es fuerte. Sin embargo, la posesión de armas nucleares es, más bien, responsable de la carrera de armamentos que inevitablemente conduce a una dependencia económica de la industria armamentista y la demanda militar, y da forma a la política”.

“La disuasión es un intento de mantener la paz por medio de las armas, pero al aumentar aún más factores de conflicto como la hostilidad, la desconfianza mutua y los conflictos de intereses, se van desmantelando los cimientos de la reconciliación, la paz y el entendimiento mutuo”, señaló.

“Los problemas urgentes que enfrenta el mundo (medio ambiente, inmigrantes, refugiados, disparidades de riqueza y pobreza) nacen de la teoría de la disuasión y sus instituciones económicas desequilibradas”, prosiguió el Presidente de la CBCJ.

El Prelado recordó que a fines del 2017 el Papa Francisco pidió difundir la fotografía de un niño ante un crematorio con el cuerpo de su hermano muerto por la bomba atómica sobre Nagasaki, “para transmitir su fuerte convicción de que nunca debemos recurrir a la guerra”.

También indicó que el Vaticano figura entre los once estados que ratificaron el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, adoptado por la ONU en julio de 2017.

Mons. Takami señaló que la humanidad ha sido creada a imagen y semejanza de Dios y que Él “nos ha dado la misión de construir la solidaridad a través de la reconciliación y el amor mutuo. Con base en esa convicción, intentemos utilizar la información para decir la verdad con amor, para fortalecernos mutuamente y crear vínculos”.

“Mantengámonos siempre atentos a la situación en el mundo, especialmente en el este de Asia, y oremos para que los políticos continúen con un diálogo paciente para buscar los beneficios mutuos y la paz, en lugar de sus propios intereses”, concluyó su mensaje.

La visita de San Juan Pablo II a Hiroshima

El 25 de febrero de 1981 San Juan Pablo II visitó el Parque Memorial de la Paz de Hiroshima y aseguró en su discurso que “la guerra es obra del hombre. La guerra es la destrucción de la vida humana. La guerra es la muerte”.

“Inclino mi cabeza al traer a la memoria los miles de hombres, mujeres y niños que perdieron sus vidas en ese terrible momento, o que durante muchos años llevaron en sus cuerpos y mentes esas semillas de muerte que inexorablemente proseguían su proceso de destrucción. El balance final del sufrimiento humano que comenzó aquí no ha sido plenamente evaluado, ni ha sido calculado el coste humano total, especialmente cuando vemos lo que la guerra nuclear ha producido —y puede todavía producir— en nuestras ideas, nuestras actitudes y nuestra civilización”, expresó el Pontífice polaco.

También señaló que “la humanidad está obligada a resolver las diferencias y los conflictos por medios pacíficos” y dijo que recordar el bombardeo de Hiroshima “es aborrecer la guerra nuclear”.

“Recordar Hiroshima es comprometerse con la paz”, afirmó.

 

aciprensa.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS EN PDF

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén