Jueves, Octubre 18, 2018

Política de Estado


Viernes, 10 Agosto 2018 01:39

MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA PARA SUS HIJOS FIELES, LUEGO DE LA VICTORIA DE LA VIDA SOBRE LA MUERTE, DEL DIA 8 DE AGOSTO DE 2018

MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA PARA SUS HIJOS FIELES,

LUEGO DE LA VICTORIA DE LA VIDA SOBRE LA MUERTE, DEL

DIA 8 DE AGOSTO DE 2018

 

Buenos Aires, Argentina.

Amados pequeños míos, Yo, vuestra Madre, os saludo y bendigo. Han sido días arduos y cansadores para mis pequeños, muchos han viajado desde lejos, para hacer llegar sus peticiones a vuestros dirigentes. Yo he estado con ustedes y lo estaré siempre.

Hoy descansaréis, pero a partir de mañana preparaos nuevamente para la lucha, porque el demonio no descansa. Como dije en el mensaje de ayer, está furioso por la derrota. Las fuerzas infernales han sido humilladas por los aquellos, mis apreciados niños, que considera insignificantes ante su poder destructivo.

Pero vuestras oraciones, unidas a mí, fueron su derrota, y a la vez, escudo contra sus ataques e insidias infernales.

Alegraos, y festejad por el triunfo de la Vida, pero no caigáis en grandes celebraciones y borracheras, porque el demonio ha planificado, en lo oculto, volver al ataque. Y como Madre debo alertaros, para que volváis a estar en guardia.

Ha quedado humillado, y buscará por todos los medios, retomar la carga con la ley infernal. Moverá los corazones de aquellos que representan al pueblo, para que abran el debate nuevamente, y si es necesario, llevarán el proyecto a instancias superiores.

Mañana mismo, vigilad a vuestros funcionarios. No les perdáis pisadas, porque la ira y la traición están en puerta. Mañana mismo, vestíos de las armadura del buen cristiano, y volved a la carga del Santo Rosario, penitencia, y Santa Misa.

No os relajéis rápidamente. No está mal que descanséis, pero no bajéis la guardia. Mi niño mensajero ha descansado algunas horas, pero lo he llamado nuevamente a poneros en alerta, para que el triunfo de la luz sobre las tinieblas no sea en vano, sino duradero. Recuperad fuerzas, y tornad prontamente a la vigilia.

Es mi deber maternal, enseñaros cómo piensa el enemigo del alma, cuando es derrotado. Las tropas infernales se dispersan, pero luego, vuelven a reagrupase para contraatacar. Han aprendido de la capitulación, y de sus debilidades, por lo que preparan nuevas estrategias para la próxima vez, para  no ser derrotados.

Es como un reino que ha sido atacado por sus enemigos. Éste se defiende en ardua contienda, día y noche, hasta que vence a sus invasores.

Llega la victoria, y con ella los festejos del reinado, con todos sus habitantes. Entre ellos está su ejército, y aquellos que deben vigilar las murallas.

Grandes banquetes y felicidad reina en las calles, pero también las idas y venidas de las bebidas.

Las horas pasan, llega la noche, y fuera de los límites de las murallas, las tropas enemigas se han vuelto a reagrupar, esperando que todos los que habitan dentro de las muros, caigan en profundo sueño, Y en las horas de la madrugada, antes de que despunte el sol, hora de las tinieblas, atacarán en golpe mortal y decisivo.

Los guardias están dormidos, como su ejército. Y en gran sigilo, las fuerzas enemigas, penetraron el reino, sin demasiada resistencia, destruyendo y tomando prisioneros a todos.

El demonio dice que los católicos, se contentan en la primera victoria, creen que han derrotado totalmente al enemigo. Os relajáis, bajáis la guardia, y la defensa. Pensáis que ya nada pasará, y ese es el gran error de mis niños.

Confiáis demasiado en vuestras propias fuerzas, las cuales son sus debilidades, que os conducen a la derrota.

Soy Madre de la Humanidad. Y ante tal privilegio, concedido por Mi Dios, debo estar alerta, y como Gran Capitana, vigilar que mis niños no sean tomados por sorpresa.

Os agradezco a todos, por haberme acompañado en la contienda. Todos sus nombres ya están escritos en el Libro de la Vida, cuando llegue el momento de presentaros frente al Señor. Él mismo dirá: He escuchado vuestro nombre por la boca de Mi Madre, sean benditos y bienvenidos a la Casa de Mi Padre.

No temáis, si veis que las fuerzas opositoras se agrupan con gran ferocidad. Vosotros, seguid en oración, tal como habéis hecho en los días previos a la votación. Pero sed precavidos y sabios, astutos, para ver cada movimiento de los demonios. Y una vez descubiertos sus planes, cerradles el paso con la oración del Santo Rosario, y la acción del buen obrar de los hijos de Dios.

Yo os estoy con ustedes. Permaneced fieles hasta el fin. En los próximos mensajes os explicaré la importancia del día de ayer.

Argentina será purificada. De tal acto no podrá escapar. Hay mucho que limpiar. El pecado no puede convivir con los asuntos del Altísimo. No hay lugar ante Su mirada.

Pero el tiempo de la purificación será acortado, gracias a la valentía de mis pequeños. En caso contrario, se habría extendido.

Dicha tarea está en manos del Señor. Es necesario soltar todas aquellas cadenas de pecado, de miserias, y de tantos males que no os permiten ser un país libre, en Dios Nuestro Señor.

No os asustéis por lo que os dije, sino ejercitad la vida cristiana con dedicación y empeño, como un atleta. Sólo así saldréis vencedores en cada ataque del demonio, y ninguna desgracia os alcanzará.

Nuevamente os bendigo, y los aliento a seguir firmes, y de pie, como lo habéis hecho hasta ahora. No juzguéis, ni critiquéis, a aquellos hermanos vuestros que están en el sendero opuesto.

Mis hijos no entran en disputas o discusiones, que llevan a la agresión verbal o física; ni en insultos, enojos o improperios. Porque si obráis de tal manera, tened por seguro que habréis caído en la trampa de Satanás. Y, sin daros cuenta, ya son parte de sus tropas.

Mis pequeños, a imagen de mi Jesús, sed dóciles, delicados en las palabras, y siempre atentos con sus hermanos, porque vuestros enemigos son de carne y hueso, como ustedes. Proceden de la misma mano creadora, y vuestra misión es salvarlos de la condenación eterna.

Compadeceos por ellos. No saben, y no conocen, del Amor de Dios. Son violentos, porque el pecado es violento. En cambio, si dirigís las oraciones a ellas, para su conversión, veréis los frutos, y la deserción de las tropas nocturnas. Muchos, abrazarán la luz.

Mantened vuestros sentidos puestos sólo en el Señor, y cubríos con las Sangre del Cordero, para que nada os haga vacilar.

Os bendigo, en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Estoy con todos ustedes, siempre.

Vuestra Mamá Celeste.

 

Deseo que este mensaje, llegue a toda la Argentina, a todas las naciones de Latinoamérica, y al mundo entero.

Lecturas: Romanos 16,17-20; 1 Corintios 15, 54-55; 2 Corintios 13, 11-13.

Valora este artículo
(1 Votar)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS EN PDF

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén