Martes, Septiembre 25, 2018

Política de Estado


Martes, 11 Septiembre 2018 14:47

Mons. Chomali: «Quienes abusaron nunca debieron haber ingresado al Seminario y menos haber sido ordenados»

«Los abusos de toda índole que se han vivido al interior de la Iglesia son la negación misma de la vida que nos propuso Jesús», afirmó el Arzobispo de Concepción (Chile), Mons. Fernando Chomali, en su reciente carta pastoral titulada «Vivir el Evangelio en tiempos de crisis».

 

(ACI Prensa) En el documento publicado el 7 de septiembre y dirigido a los fieles de la arquidiócesis, Mons. Chomali aseguró que «no están los tiempos para ser católico. Están los tiempos para ser un gran católicoPara lograrlo, Dios nos dará su gracias, porque para Él no hay nada imposible».

El Prelado aseguró que después de la visita del papa Francisco a Chile en enero de este año y del informe elaborado sus enviados especiales «hay un antes y un después en el modo de tratar las denuncias de abusos al interior de la Iglesia y en el modo de proceder».

Mons. Chomali reconoció que «el horror de los abusos sexuales, de poder y de conciencia, se pudieron haber evitado» y afirmó que lo acontecido «cuestiona en su raíz el proceso de selección de los postulantes a los seminarios , la formación que recibieron en su interior y el acompañamiento durante su vida ministerial».

«Quienes abusaron nunca debieron haber ingresado al Seminario y menos haber sido ordenados», lamentó.

Asimismo, criticó «los protocolos, a la hora de identificar situaciones que generaban fundadas sospechas de ambientes potencialmente abusivos, así como los protocolos para recibir denuncias y actuar en consecuencia».

Mons. Chomali señaló que en el encuentro de los obispos de Chile con el Papa, este último les dijo con claridad que «hemos hecho las cosas mal».

En ese sentido, afirmó que «todos los católicos, debemos cuestionarnos sobre lo que hemos hecho, lo que estamos haciendo y replantearnos lo que vamos a hacer. Y, además, comprender que el modo de ser Iglesia o será distinta a la del presente o no surgirá nada nuevo que vuelva a encantarnos y, menos aún, a encantar a los demás».

Esta tarea implica «reconocer modos de actuar arraigados en una cultura que piensa en la Iglesia como una institución piramidal donde el Papa, los obispos y los sacerdotes mandan y los demás obedecen, y no como una comunidad donde se vive la fraternidad que nos genera la fe en Dios manifestado en Cristo Jesús y que se despliega como vida nueva en el Espíritu».

«Urge reconocer la autoridad como un servicio, y, al estilo de Jesús, lavarnos los pies los unos a los otros», expresó Mons. Chomali.

Para el Prelado, la causa última de la crisis está en que «la evangelización ha tenido poco espesor y profundidad, por lo que ha ido dejando ausente lo central: el amor a Dios y al prójimo. En el fondo, la crisis de la Iglesia es una crisis de fe que ha llevado a una vida espiritual superficial».

«Buena parte de los abusos se producen donde se han configurado relaciones asimétricas de poder, como es el caso del clericalismo, que ha desfigurado a la Iglesia y ha hecho mucho daño», agregó.

En su carta, Mons. Chomalí dio a conocer una serie de medidas concretas para llevar adelante un mejor modo de proceder en temas de abusos en la Archodiócesis de Concepción, entre las que se destacan la creación de una Política de recepción y acogida de denuncias, y de una Comisión de Apoyo en Materias de Abusos.

Además, «con el mismo celo con que colaboramos para que se esclarezca la verdad y se haga justicia, en el caso de denuncias contra obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas y laicos, hemos de colaborar para restituir la honra de la persona, en el caso en que se declare su inocencia».

Mons. Chomali también pidió perdón por sus propios errores en esta materia y expresó que «una vez que la verdad surja y se haga justicia respecto de aquellos que han sufrido abusos, y se vuelva a repetir con claridad que no hay espacio para quienes abusan en la vida consagrada, podremos mirar el futuro con esperanza».

El Arzobispo resaltó luego que «hoy es necesario recordar las palabras de San Pablo cuando nos dice que llevamos este tesoro –Jesucristo– en vasijas de barro –nosotros– , y las palabras de Jesús que nos manda servir y no ser servidos. Hoy es más urgente que nunca poner más atención y fe en el tesoro, no tanto en la vasija».

«Hemos de transmitir con fuerza que la Iglesia es el lugar para vivir la fe en Jesucristo en un contexto de relaciones humanas sanas, serenas y maduras de cara a Dios y al prójimo; una instancia privilegiada para generar un tejido de vida al estilo de Jesús que represente lo mejor del ser humano, y que por su dinámica propia se convierta en fuente de transformación de la sociedad hacia sus valores. Hemos de pedirle al Señor la gracia de volver a ser la sal y la luz del mundo», subrayó el Prelado.

 

http://www.infocatolica.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS EN PDF

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén