Imprimir esta página
Jueves, 04 Octubre 2018 11:15

Arrestan a un sacerdote y varios voluntarios provida en un negocio abortista

El sacerdote y los voluntarios entraron de forma pacífica en un negocio abortista a entregar rosas rojas a las mujeres que esperaban a abortar. No es la primera vez que algunos de estos voluntarios dan con sus huesos en la cárcel por ofrecer ayuda a las mujeres en riesgo de aborto.

La policía de la localidad de Montclair en New Jersey (Estados Unidos) arrestó a un sacerdote y cuatro activistas provida que ingresaron a un negocio abortista para convencer a las madres de desistir de acabar con la vida de sus bebés.

El sábado 29 de septiembre, el padre Fidelis Moscinski, de la Comunidad de los Franciscanos de la Renovación, y otras cinco personas ingresaron en el Pilgrim Medical Center de New Jersey para un “rescate de rosas rojas”, una actividad que la organización Citizens for a Prolife Society realiza para evitar abortos en los establecimientos dedicados a esta práctica.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Citizenz for a Prolife Society informa en su sitio web que el sacerdote y los activistas entraron pacíficamente a la clínica. Además de una rosa roja, entregaron a las madres una tarjeta con un mensaje a favor de la vida y con los números telefónicos de los centros de ayuda para embarazadas.

En el estado de New Jersey una persona puede ser acusada de irrumpir ilegalmente tras habérsele advertido que no puede estar en un lugar determinado

La policía arrestó al P. Moscinski y cuatro de sus acompañantes: Patrice Woodworth, Matthew Connolly, William Goodman, y una mujer identificada como “Baby Jane Doe”. Esta última y el sacerdote ya han sido arrestados antes en situaciones similares. La quinta acompañante, Adele Gilhooly, no fue detenida sino escoltada por los oficiales fuera de la clínica.

El arresto ocurrió después de que trabajadores del centro de abortos pidieran al sacerdote y a los activistas que se retiren del lugar. Al hacer caso omiso del pedido, el personal llamó a la policía que llegó en unos 10 minutos.

En el estado de New Jersey una persona puede ser acusada de irrumpir ilegalmente tras habérsele advertido que no puede estar en un lugar determinado. La pena puede ser de hasta 30 días de cárcel y una multa de mil dólares. Esta es la razón del arresto.

Mientras el sacerdote y los activistas estaban dentro de la clínica de abortos, un grupo de presbíteros y religiosos de los Frailes Franciscanos de la Renovación estaban fuera del recinto rezando y dando apoyo espiritual a los participantes del “rescate de rosas rojas”.

El P. Moscinski y los otros cuatro detenidos fueron dejados en libertad unas tres horas después del arresto. Fueron citados para comparecer ante una corte este 3 de octubre, acusados de irrupción ilegal.

* Publicado originalmente en ACI Prensa

 

actuall.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios