Imprimir esta página
Jueves, 15 Noviembre 2018 11:49

Intenso debate entre los obispos de EE.UU sobre la crisis por abusos y el caso McCarrick

Los obispos de los Estados Unidos reanudaron ayer su debate sobre los recientes escándalos por abusos sexuales. Varios prelados hicieron mención del caso McCarrick y de las cartas de Mons. Viganò.

(CNA/InfoCatólica) Mons. Richard Stika, obispo de Knoxville, aseguró que las acusaciones contra McCarrick, y el escándalo de su ascenso y caída, no solo afectaban a católicos de toda la vida. Muchas personas en proceso de ingresar a la Iglesia se encuentran con el ejemplo del ex-cardenal, y es usado por amigos y familiares como prueba de que están ingresando a una institución en crisis.

Mons. Stika dijo que McCarrick y las cartas del ex Nuncio Carlo Maria Vigano, sirven como «munición» para desalentar a las personas a unirse a la Iglesia, y advirtió que muchos católicos sentían que los obispos solo responden a la crisis de abusos sexuales cuando son «forzados» por los medios de comunicación.

Varios obispos hablaron a favor de que la USCCB actuara institucionalmente a la hora de tratar el caso McCarrick.

El obispo Michael Olson de Fort Worth, dijo a la sala  que «terminamos donde empezamos.  Gran parte de la indignación que experimentamos, y creo que es una indignación legítima, se debe a la injusticia que nuestra gente ha experimentado a manos de los depredadores, al trato de nuestros seminaristas y sacerdotes que fueron confiados al cuidado del ex Cardenal McCarrick, un fideicomiso que no solo fue violado, sino que fue ignorado por otros responsables de prestar atención»

Mons. Olson observó que, si bien el Papa Francisco había aceptado la renuncia de McCarrick del colegio de cardenales y lo había enviado a una vida de oración y penitencia en espera de un proceso canónico, la USCCB aún tenía que responder como un solo cuerpo al escándalo causado por uno de los suyos.

«Es un emérito [obispo de una diócesis de los Estados Unidos] y, como tal, se supone que sería un huésped bienvenido aquí. No es bienvenido y deberíamos decirlo », dijo Mons. Olson.

También planteó la cuestión de si la confianza de los obispos en la reforma estructural y procesal no estaría opacando su necesidad de actuar con autoridad moral.

Condena a la petición de Viganò de renuncia del Papa

«Hemos dicho que la Santa Sede debería permitirnos dar nuevas normas, lograr llevar a cabo juntos un proceso. ¿Usamos este proceso para evitar nuestras responsabilidades pastorales?», preguntó Olson, sugiriendo que la conferencia episcopal necesitaba condenar no solo el comportamiento de McCarrick, sino también el llamado de Vigano a la renuncia del Papa, lo cual considera un ataque al ministerio petrino .

El obispo Liam Cary de Baker insistió igualmetne en que la USCCB debía responder al escándalo de McCarrick como un solo cuerpo, diciendo que McCarrick había «ofendido gravemente» no solo a sus víctimas sino a todos los católicos, sacerdotes y obispos.

Al abusar de los seminaristas «sucesivamente, durante décadas», Cary dijo que McCarrick había dejado un «residuo vergonzoso» a todos los obispos, y que mientras otras instituciones habían revocado los honores otorgados al ex cardenal, la USCCB no había tomado ninguna medida.

Mons. Cary citó el ejemplo de instituciones, como el Senado de los EE. UU., que podrían aprobar resoluciones para censurar a sus miembros como una forma de respuesta a sus malas actuaciones, e insistió en la necesidad urgente de tomar algún tipo de medida.

«¿Qué hacen las personas con nuestro silencio?», preguntó. «¿cómo llevamos a nuestro hermano a la misericordia de Dios si dejamos a un lado sus demandas de justicia?»

El obispo Cary se hizo eco de la preocupación del Obispo Olson de que McCarrick todavía estaba calificado técnicamente como un participante en las reuniones de la USSCB.

«Si McCarrick viniera a este micrófono, ¿se le permitiría hablar?» preguntó Cary, señalando que no había un micrófono abierto para sus víctimas.

Además del problema específico del arzobispo McCarrick, los obispos también discutieron cómo proceder de manera más general, tras la intervención de la Santa Sede para evitar que voten para adoptar los estándares propuestos para la conducta episcopal o para crear una comisión especial independiente para investigar denuncias contra obispos.

El obispo Kevin Vann, de Orange, resumió el dilema que enfrenta la conferencia. «No podemos simplemente sentarnos y no hacer nada», dijo a los demás. Si no es posible un voto deliberativo, añadió, deberían al menos tomar «algún tipo de voto consultivo» para demostrar que los obispos estadounidenses estaban firmemente dispuestos a abordar la crisis.

El obispo Robert Christian, obispo auxiliar de San Francisco, expresó las frustraciones de muchos obispos por la incapacidad de la conferencia para actuar. Señaló que al estallar varios escándalos durante el verano «se impidió que el liderazgo de esta Conferencia trabajara en asociación con la Santa Sede o nos la dejara a las diócesis».

Mons. Christian dijo que le preocupaba la intervención de la Santa Sede. Observó que podrían pasar meses hasta que el Vaticano produzca una resolución final después de la reunión de febrero entre el Papa y los presidentes de las conferencias episcopales del mundo. Esto podría significar, dijo, que los obispos de EE.UU. se encontraran con que todavía les es «imposible» tomar decisiones  en marzo, o incluso en junio, del próximo año.

Diferentes criterios

A pesar del apoyo de muchos prelados a la propuesta original de que una comisión independiente investigue las acusaciones contra obispos, algunos sugirieron adoptar un un sistema completamente diferente.

El obispo Gregory Hartmayer, de Savannah, propuso que se pidiera a Roma que considerara la posibilidad de enmendar la ley canónica para otorgar a los arzobispos metropolitanos un papel y una autoridad más amplia para tratar las denuncias contra obispos de su provincia eclesiástica. Su propuesta fue respaldada por el obispo Robert Coerver de Lubbock.

Mos. Hartmayer señaló que podría ser mejor que las acusaciones contra un obispo sean consideradas por «un jurado de sus pares», ya que, según él, «nadie entiende a un obispo tanto como otro obispo».

También dijo que los obispos se deben mutuamente la «cortesía» de escuchar «a uno de nuestros hermanos que se ha portado mal de alguna manera».

Si bien la mayoría de las intervenciones de la sala se centraron en qué acción directa podría tomar la conferencia, otras fueron más reflexivas.

El obispo Barry Knestout, de Richmond, ofreció una larga y clara reflexión personal sobre el dolor experimentado por sacerdotes y laicos en su antigua diócesis, Washington.

Mos. Knestout dijo que consideraba los escándalos actuales como la continuación de crisis anteriores, que se remontan 50 años, a la promulgación de Humanae vitae, y aseguró que el rechazo por parte de muchos clérigos de ese documento y la enseñanza de la Iglesia sobre la dignidad de la vida humana y la sexualidad , había provocado «una larga crisis de liderazgo y enseñanza» en la Iglesia.

A pesar de los llamamientos claros y contundentes de varios obispos para obtener una declaración clara sobre el caso del Arzobispo McCarrick, cuando los obispos volvieron a sus asientos después de almorzar para almorzar, rechazaron una resolución para «alentar» a la Santa Sede a divulgar cualquier documento sobre el ex-cardenal.

Mientras debatían los detalles de la redacción de la resolución, los obispos se dieron cuenta de que ni siquiera podían ponerse de acuerdo sobre la inclusión de la palabra «pronto».

Texto de la resolución no aprobada:

En relación a la investigación de la Santa Sede sobre el caso del Arzobispo McCarrick, se acuerda que los obispos de la USCCB animen a la Santa Sede a publicar pronto toda la documentación que se pueda publicar según la ley civil y canónica, acerca de las alegaciones de mala conducta contra el Arzobispo McCarrick.

Después de la derrota de la propuesta -no se ha publicado el número de votos en un sentido u otro-, un obispo comentó a CNA que «parece que no podemos hablar con claridad, incluso cuando queremos estar de acuerdo».

 

http://www.infocatolica.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios