Martes, 20 Noviembre 2018 10:42

El debate sobre la eutanasia hace olvidar el incremento de muertes mal atendidas en la Sanidad pública

75.000 personas han fallecido en 2017 sin haber tenido acceso a una atención de cuidados paliativos

En el marco del debate sobre la legalización o no de la eutanasia que está inmerso el Congreso de los Diputados los grandes olvidados son los cuidados paliativos, que sí son los responsables de proporcionar una muerte digna a las personas que encaran un difícil final de vida por circunstancias determinadas. En ese sentido, ForumLibertas informaba que el trámite parlamentario para aprobar la eutanasia estaba arrinconando el de el proyecto de Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona ante el Proceso Final de su Vida, la conocida ley nacional de cuidados paliativos, que necesita ser consensuada para presentarse a la Comisión de Sanidad y de ahí al Congreso.

Mientras los diputados están centrados en el proceso sobre la propuesta de Ley que quiere despenalizar la eutanasia, presentada por el grupo socialista en el Congreso, el grupo de diputados que discuten la ponencia sobre los cuidados paliativos está debatiéndola desde marzo de 2017. Es evidente que el debate de la eutanasia está desplazando del debate la necesidad de una ley de cuidados paliativos que dote a los médicos de unos procedimientos y una partida presupuestaria de una herramienta fundamental para la calidad de vida del paciente en la última etapa de su vida.

En ese sentido, la Ley de mayor necesidad es la de los cuidados paliativos es una necesidad de la que adolecen muchas comunidades autónomas y los pacientes que la necesitan. Por ejemplo, la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) explica que en 2015 fueron 54.000 las personas que sufrieron una muerte sin haber tenido acceso a una atención de cuidados paliativos que les ayudara a pasar ese trance mejor. El mismo organismo afirma que ahora esa cifra es de 75.000 personas.

Una sociedad que envejece y sin recursos

En un contexto en que la sociedad envejece y en que la curva de natalidad está en caída libre no es de recibo que ese contexto no se esté tomando seriamente. Los recursos para hacer frente a esas circunstancias y paliar el sufrimiento de las personas son cada vez menores y, además, depende de la comunidad autónoma. Secpal lo expresaba así por medio de un portavoz: “Hay falta de medios y desigualdad en el acceso a los recursos en prácticamente todos los sitios”.

Tanto el grupo de atención al final de la vida de la Organización Médica Colegial (OMC) como la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) asesoraron al partido de Albert Rivera en la elaboración de la citada Ley de Garantías sobre cuidados paliativos. El aspecto más polémico es el que permitiría la sedación como un derecho del paciente, sin sujetarlo a la indicación facultativa. Algunos vieron aquí una puerta a la despenalización de la eutanasia y alertaron en este sentido. Es por eso que el trámite se encuentra paralizado.

 

Con este panorama, a los paliativistas les surge una duda más que razonable: si no está asegurado el acceso a los paliativos en todo el territorio español y la eutanasia está penada, ¿qué ocurrirá cuando se despenalice?

 

http://www.forumlibertas.com