Viernes, 07 Diciembre 2018 13:34

El ministro de Educación italiano defiende los tradicionales Belenes instalados en los colegios por Navidad

No hay que esconder el Crucifijo y el «Pesebre» (Nacimiento) en las escuelas, ha dicho el ministro de Educación italiano, Marco Bussetti. «Son símbolos de nuestros valores, nuestra cultura, nuestras tradiciones y nuestra identidad. Quienes piensan que la inclusión debe llevar a esconderlos en las escuelas van desencaminados», afirmó.

(Gaudium Press / InfoCatólica) El día 29 de noviembre, durante el Congreso Anual de la Federación de Escuelas Católicas de Italia, evento que reunió 180 profesores y líderes escolares, el ministro de Educación de Italia, Marco Bussetti, defendió la instalación de crucifijos y pesebres en los colegios del país.

Se le preguntó por esta cuestión a Marco Bussetti, Ministro de Educación, quien entrevistado por Corriere della Sera ha reiterado la importancia de los valores de la cultura italiana y católica. Para Bussetti es correcto defender la identidad y tradiciones de los italianos, y no entiende cómo estos símbolos pueden molestar en las aulas.

En la entrevista, el Ministro Bussetti explica: «El crucifijo y el pesebre (el Belén) son símbolos de nuestros valores, nuestra cultura, nuestras tradiciones y nuestra identidad. No veo qué problema causen en la escuela. Quienes piensan que la inclusión debe llevar a esconderlos van desencaminados».

Prohibición en un colegio en Terni

Su discurso ocurre casi un mes después que un colegio en la ciudad de Terni, al noroeste de Roma, prohíba una representación navideña para niños sobre el nacimiento de Jesús. Según el informativo 'Voice of Europe', el motivo de la prohibición era el de «no ofender a los alumnos de diferentes religiones que están en la escuela».

La asesora del municipio de Terni, Valeria Alessandrini, resaltó que «solo respetando (nuestras propias tradiciones) podemos hacer que otros comprendan que todos son libres de practicar sus propias creencias, pero que también es necesario que respeten la historia y la cultura del país en que viven».

Y concluyó diciendo: «Espero que los niños y jóvenes de la escuela puedan compartir con sus compañeros y con sus padres los momentos más bellos, intensos y significativos de la Navidad». (EPC).

 

http://www.infocatolica.com