Lunes, Julio 22, 2019

Política de Estado


Sábado, 09 Febrero 2019 08:38

El Vaticano celebra el 90º aniversario de los pactos lateranenses

El próximo 12 de febrero se llevará a cabo una mesa redonda en el Pontificio Colegio Teutónico con motivo del 90º aniversario de la firma de los pactos lateranenses entre la Santa Sede y el Reino de Italia, realizado el 11 de febrero de 1929.

Esta iniciativa, promovida por el Comité Pontificio de Ciencias Históricas, fue presentada el 8 de febrero en la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

El Presidente del Comité Pontificio para las Ciencias Históricas, P. Bernard Ardura, explicó que “con la estipulación de los Pactos Lateranenses, se puso fin jurídicamente a 59 años de relaciones tensas, desde la ‘toma de Roma’, con la consiguiente pérdida de la soberanía temporal del Pontífice”.

La toma de Roma ocurrió el 20 de septiembre de 1870 y fue el evento final de la unificación italiana conocida como el Risorgimento. El P. Ardura recordó que “los Pactos Lateranenses se firmaron diez años después del último ‘feo’ institucional que sufrió la Santa Sede; a saber, la oposición de Italia a la participación de la Santa Sede en las negociaciones de paz de 1919, para concluir la Primera Guerra Mundial”.

Según su opinión, “desde el punto de vista italiano, el país quería desembarazarse de la imagen de ‘perseguidor’ del Papa” y durante los siguientes años, bajo Pío XI, “se instauró una conciliación ‘de facto’ mientras los pactos lateranenses marcaron la conciliación ‘de iure’ -y añadió que- hubo casi unanimidad sobre la necesidad de resolver la llamada ‘cuestión romana’ y, por lo tanto, ese status conflictivo”.

En esta línea, el P. Ardura mencionó que hubo “una gran diversidad de opiniones sobre cómo lograrlo”. Algunos consideraban “necesario crear un estado independiente, pero se planteaban la cuestión de Roma: para algunos el nuevo Estado habría tenido que englobar, al menos, una parte de la ciudad”.

Además, el Presidente del Comité Pontificio para las Ciencias Históricas explicó que “desde San Pío X, los Papas ya no reivindicaban la restauración del Estado pontificio y es fácil comprender que Pío XI desease tener una garantía de la independencia de la Santa Sede con respecto a Italia”.

Sin embargo, el Tratado fue acompañado por un Concordato con el régimen fascista, cuestión que despertó alguna perplejidad entre los católicos y en algún gobierno extranjero. Por ello, el P. Ardura señaló que “es bueno recordar que los tratados se firmaron con un Estado y no con un régimen político en particular”.

“Lo fundamental es la continuidad del Estado a través de la variabilidad de los regímenes políticos. Así, los Pactos Lateranenses fueron firmados entre la Santa Sede y el Estado italiano y se incorporaron a la Constitución italiana de 1948, cuando Italia decidió pasar de la monarquía a la República”, destacó.

También elogió la sabiduría de Pío XI, quien en su opinión, “optó por una solución que podría definirse ‘minimalista’ en cuanto al territorio del Estado, gracias también a la visión realista del Cardenal Gasparri”.

De este modo, 90 años después, “incluso si la realización concreta del Estado pudiera ser siempre objeto de discusión y reflexión, todavía hoy la cooperación activa entre la Santa Sede y el Estado italiano, especialmente en estos años de precariedad económica y social y más recientemente de crisis humanitaria, demuestra la bondad de los Pactos de Letrán”, dijo P. Ardura.

Por su parte, el Profesor de la Pontificia Universidad de Letrán, Matteo Nacci informó que la iniciativa del próximo 12 de febrero “examinará con la ‘lente’ del derecho concordatario, del derecho internacional, del derecho eclesiástico y de la historia de las relaciones entre la Iglesia y las comunidades políticas”.

Según el Profesor Nacci, los pactos lateranenses de 1929 son “un ejemplo válido de una elevada cultura jurídica que va más allá del gran valor que asumen como un 'producto' del derecho internacional, eclesiástico y concordatario porque expresan el grandísimo mérito de la Iglesia de saber escrutar, desde siempre, los 'signos de los tiempos' interpretándolos con prudencia y sabiduría a la luz del Evangelio”, concluyó.

 

1 comentario

Nena Vargas

Les falta celebrar el aniversario del concordato. Con el tercer reich de hitler

 

 

08/02/19 www.aciprensa.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén