Lunes, Mayo 27, 2019

Política de Estado


Domingo, 10 Marzo 2019 09:54

Los 9 seminaristas mártires de Oviedo fueron beatificados

Los Seminaristas Mártires de Oviedo, los Siervos de Dios Ángel Cuartas Cristóbal y ocho compañeros, mártires, fueron asesinados por odio a la fe en el periodo comprendido entre 1934 y 1937.

 

En la mañana del sábado 9 ha tenido lugar la ceremonia de beatificación de los Seminaristas Mártires de Oviedo, los Siervos de Dios Ángel Cuartas Cristóbal y ocho compañeros, mártires, que fueron asesinados por odio a la fe en el periodo comprendido entre 1934 y 1937, teniendo el mayor 25 años y el más joven, 18.

La ceremonia ha estado presidida por el cardenal Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y concelebrada por el Cardenal Arzobispo de Valladolid, Mons. Ricardo Blázquez Pérez y el Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz Montes; también estuvieron presentes el Arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez González; el Obispo de Sigüenza- Guadalajara, Mons. Atilano Rodríguez Martínez; el Obispo de Astorga, Mons. Juan Antonio Menéndez Fernández; el Obispo de Santander, Mons. Manuel Sánchez Monge; el Obispo de Orense, José Leonardo Lemos Montanet; el Obispo auxiliar de Madrid, Mons. Juan Antonio Martínez Camino; y el Obispo auxiliar de Santiago de Compostela, Mons. Jesús Fernández González.

Al comenzar el rito de beatificación, entraron en procesión las reliquias de los nuevos beatos, introducidas en la Caja de las Ágatas –un relicario del siglo X que se conserva en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo–, portadas por el diácono Miguel Ángel Bueno y acompañadas de un grupo de seminaristas, con ramas de laurel y lámparas. La Caja de las Ágatas fue depositada sobre un sencillo pedestal del color del martirio, que se encontraba delante de un prisma elevado sobre el cual se proyectaron imágenes de los mártires. La procesión fue acompañada musicalmente por el himno de los mártires, con el título «¿Quiénes son y de dónde han venido?», compuesto para la ocasión por el sacerdote Leoncio Diéguez, Director de la Schola Cantorum, con letra de la poetisa Carmen Cerezo.

El cardenal Angelo Becciu recordó en su homilía que estos nueve jóvenes seminaristas de la Archidiócesis de Oviedo «estaban convencidos de su vocación al sacerdocio ministerial, comprometidos sinceramente en un camino formativo para convertirse en fieles servidores del Evangelio». Eran «entusiastas, cordiales y devotos –afirmó–, se dedicaron por completo al estilo de vida del Seminario, hecho de oración, de estudio, del compartir fraterno, de compromiso apostólico. Siempre se mostraron decididos a seguir la llamada de Jesús, a pesar del clima de intolerancia religiosa, siendo conscientes de las insidias y de los peligros a los que se enfrentarían. Supieron perseverar con particular fortaleza hasta el último instante de sus vidas, sin negar su identidad de clérigos en formación». Esta identidad de clérigos –dijo– «equivalía a una sentencia de muerte, que podía ejecutarse inmediatamente o ser retrasada, si bien no había ninguna duda sobre el destino que esperaba a los seminaristas una vez que habían sido identificados. Por lo tanto, cada uno de ellos, conscientemente, ofreció su vida por Cristo en las circunstancias trágicas ocurridas durante la persecución religiosa de los años treinta del siglo pasado». También quiso recordar el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos que estos jóvenes procedían «de familias cristianas sencillas y de una clase social humilde, hijos de la tierra de Asturias», y que su mensaje «habla a España y habla a Europa de sus comunes raíces cristianas. Ellos nos recuerdan que el amor por Cristo prevalece sobre cualquier otra opción y que la coherencia de vida puede llevar incluso a la muerte».

Finalmente el cardenal Angelo Becciu manifestó que «necesitamos sacerdotes, personas consagradas, pastores generosos, como estos mártires de Oviedo. Necesitamos sacerdotes honestos e irreprensibles que lleven las almas a Dios y no causen sufrimiento a la Iglesia ni turbación al pueblo de Dios».

La beatificación ha congregado en la Catedral a un gran número de fieles, alrededor de 2.000, entre ellos más de 130 familiares de los nueve beatos y una extensa representación de los feligreses de sus parroquias natales que habían fletado autobuses para la ocasión.

Al finalizar, el Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz, manifestó su profundo agradecimiento «al Santo Padre, el Papa Francisco, por haber señalado a estos hermanos seminaristas como nuevos beatos que nos recuerdan la llamada a la santidad que se vive en la vida ordinaria que nos toca en suerte cada día». Además, quiso tener un recuerdo especial a los seminarios de la Provincia Eclesiástica –Oviedo, Astorga, León y Santander–, encomendando «a estos nuevos beatos el presente y el futuro de nuestros centros de formación sacerdotal». Asimismo, extendió su felicitación «a nuestro Presbiterio diocesano, que durante tantas generaciones ha tenido viva la memoria de estos seminaristas mártires. Que su intercesión redunde en una renovación gozosa y serena de nuestro sacerdocio».

 

4 comentarios

 Pedro Amate
Me alegró muchísimo . Una Gran Fiesta en el Cielo y en la Tierra.
En la Diócesis de, Jaén hay abierto un Proceso de Beatificación de 130 Mártires de la Persecución Religiosa en España durante los años 1.934-1.939.
El próximo 9 de Abril hace tres años; espero y deseo ,que sean pronto enviado el Proceso a Roma.
Cuánto tiempo ha durado el Proceso de Beatificación de los Mártires de Oviedo ?....
La guerra civil española,empezó en el año 1.934 ,y no el 18 de Julio del 36 ,como muchos desinformados piensan ,víctimas del engaño de la " propaganda "...
9/03/19 6:14 PM
 
 Chico
Al buen entendedor, etc. Tantos Obispos a la vez. Esto es un grito, un alarido de Fe de la Iglesia en España. Ojalá muchos lo entiendan.
9/03/19 6:36 PM
 
 Jvg
La Iglesia de Asturias se siente firme en la fe y lo ha demostrado hoy en la Celebración de la Beatificación de estos jóvenes de nuestra tierra. Asturias es generosa y universal.
9/03/19 10:47 PM
 
 enrique
Esta noticia de la beatificacion de los 9 martires de Oviedo, que sumados a los mas de 2,000 martires de la guerra civil española por odio a los cristianos, debia llegar a Zapatero, a Sanchez y de los de su igual, para que vean que se esta cumpliendo lo de la " memoria historica " tan promulgada por ellos. Pero que sepan que fueron ejecutados por los que fefendieron sus mismas ideas. enrique.
9/03/19 11:11 PM
 
 
09/03/19 www.infocatolica.com
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén