Lunes, Mayo 27, 2019

Política de Estado


Miércoles, 13 Marzo 2019 09:34

El Papa Francisco comienza el séptimo año de su pontificado

El 13 de marzo de 2013, los cardenales eligieron al entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, como sucesor de San Pedro. El cardenal Bergoglio se convertía de esta manera en el primer Papa americano en la historia de la Iglesia.

Jorge Mario Bergoglio nació en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936, hijo de emigrantes piamonteses: su padre, Mario, era contador, empleado en ferrocarril, mientras que su madre, Regina Sivori, se ocupaba de la casa y de la educación de los cinco hijos.

Se diplomó como técnico químico, y eligió luego el camino del sacerdocio entrando en el seminario diocesano de Villa Devoto. El 11 de marzo de 1958 pasó al noviciado de la Compañía de Jesús. Completó los estudios de humanidades en Chile y en 1963, al regresar a Argentina, se licenció en filosofía en el Colegio San José, de San Miguel. Entre 1964 y 1965 fue profesor de literatura y psicología en el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe y en 1966 enseñó las mismas materias en el Colegio del Salvador en Buenos Aires. De 1967 a 1970 estudió teología en el Colegio San José, y obtuvo la licenciatura.

El 13 de diciembre de 1969 recibió la ordenación sacerdotal de manos del arzobispo Ramón José Castellano. Prosiguió la preparación en la Compañía de 1970 a 1971 en Alcalá de Henares (España), y el 22 de abril de 1973 emitió la profesión perpetua. De nuevo en Argentina, fue maestro de novicios en Villa Barilari en San Miguel, profesor en la facultad de teología, consultor de la provincia de la Compañía de Jesús y también rector del Colegio.

El 31 de julio de 1973 fue elegido provincial de los jesuitas de Argentina, tarea que desempeñó durante seis años. Después reanudó el trabajo en el campo universitario y entre 1980 y 1986 es de nuevo rector del colegio de San José, además de párroco en San Miguel. En marzo de 1986 se traslada a Alemania para ultimar la tesis doctoral; posteriormente los superiores le envían al colegio del Salvador en Buenos Aires y después a la iglesia de la Compañía de la ciudad de Córdoba, como director espiritual y confesor.

Es el cardenal Antonio Quarracino quien le llama como su estrecho colaborador en Buenos Aires. Así, el 20 de mayo de 1992 Juan Pablo II le nombra obispo titular de Auca y auxiliar de Buenos Aires. El 27 de junio recibió en la catedral la ordenación episcopal de manos del purpurado. Como lema elige Miserando atque eligendo y en el escudo incluye el cristograma ihs, símbolo de la Compañía de Jesús.

El 3 de junio de 1997 fue promovido como arzobispo coadjutor de Buenos Aires. A la muerte del cardenal Quarracino, le sucede, el 28 de febrero de 1998, como arzobispo, primado de Argentina. El 6 de noviembre sucesivo fue nombrado Ordinario para los fieles de rito oriental residentes en el país y desprovistos de Ordinario del propio rito.

Tres años después, en el Consistorio del 21 de febrero de 2001, Juan Pablo II le crea cardenal, asignándole el título de san Roberto Bellarmino. En esa ocasión, invita a los fieles a no acudir a Roma para celebrar la púrpura y a destinar a los pobres el importe del viaje.

En octubre de 2001 fue nombrado relator general adjunto para la décima asamblea general ordinaria del Sínodo de los obispos, dedicada al ministerio episcopal, encargo recibido en el último momento en sustitución del cardenal Edward Michael Egan, arzobispo de Nueva York, de presencia necesaria en su país a causa de los ataques terroristas del 11 de septiembre. En el Sínodo subrayó en particular la «misión profética del obispo», su «ser profeta de justicia», su deber de «predicar incesantemente» la doctrina social de la Iglesia, pero también de «expresar un juicio auténtico en materia de fe y de moral».

En 2005 fue elegido presidente de la Conferencia episcopal argentina, cargo que ocupa hasta 2011. En abril de 2005 participó en el cónclave en el que es elegido Benedicto XVI.

En la curia romana, fue miembro de las Congregaciones para el culto divino y la disciplina de los sacramentos, para el clero, para los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica; del Consejo pontificio para la familia y de la Comisión pontificia para América Latina.

El 13 de marzo de 2013, tras la renuncia de Benedicto XVI al ministerio petrino, Jorge Bergoglio fue elegido Papa durante el segundo día de cónclave.

 

5 comentarios en “El Papa Francisco comienza el séptimo año de su pontificado
  1. Belzunegui

    Dios mío, aparta de mí este caliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya, que sería permisiva y no volitiva.

  2. Abisinio

    No hay mal que cien años dure.

  3. Edgar

    Este es un día de acción de gracias por el maravilloso ministerio de Su Santidad el Papa Francisco, demos gracias al Señor por sus gestos y sus sabias palabras, que con tanta sencillez nos transmiten el Evangelio de Jesús. Hay gente que no lo quiere, por dos razones: una por racismo, no aguantan que un Papa latinoamericano haya llegado al Vaticano a poner en cintura la podredumbre que se había acumulado durante años de hegemonía de la decadente iglesia europea. Y la segunda razón, hay malos católicos que mezclan la fe con sus visiones ideológicas, entonces ven un Papa que no encuadra con su ideología y se sienten agredidos. El evangelio de Jesús no es cosa de derechas o izquierdas, sino de quien ama y quien se condena por no amar. Dios perdone a los detractores del Santo Padre y lo guarde a él muchos años.

  4. Belzunegui

    El Vaticano II, con la excusa del diálogo con el mundo y las ” religiones “, no quiso condenar el error ni el pecado. Francisco ha dado un paso más, gravísimo: convierte el pecado, en virtud de la ética de situación que aprueba, en ” la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios, pues esa es la entrega que Dios mismo está reclamando en medio de la complejidad concreta de los límites, aunque todavía no sea plenamente el ideal objetivo. ” : Amoris Laetitia 303, calificado por Seifert como la bomba que acaba destruyendo, no sólo la moral matrimonial y familiar, sino toda la moral, toda la doctrina católica.

    1. Edgar

      Déjate de exageraciones: tu eres un etarra y de los peores, cada uno de tus comentarios es un atentado con el Santo Padre, Dios te perdone.

       

       

      13/03/19 www.infovaticana.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén