Miércoles, 27 Marzo 2019 10:30

El Partido Comunista de China utiliza sobornos para dividir a la Iglesia católica clandestina

 

El Departamento de Trabajo del Frente Unido ofrece dinero como incentivo, además de utilizar tratos comerciales corruptos como cebo para atraer a los católicos clandestinos a unirse a la Asociación Patriótica Católica China.

 

Bitter Winter ha informado que sacerdotes clandestinos han sido arrestados debido a su negativa a unirse a la Asociación Patriótica Católica China (APCC). Nuevos informes sugieren que las autoridades también están tratando de sobornar a sacerdotes y a creyentes de la Iglesia clandestina para que se unan a la Iglesia oficial.

Desde la firma del Acuerdo entre el Vaticano y China del 2018, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha interpretado el acuerdo como si el mismo exigiera que los sacerdotes y obispos de la Iglesia Católica Clandestina deben unirse a la APCC controlada por el Estado. Tal y como informa UCA News, el obispo Vincent Zhan Silu, de Mindong, quien es miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) además de vicepresidente de la Asociación Patriótica Católica, dijo el 3 de marzo que los católicos clandestinos que se niegan a unirse a la Iglesia oficial están motivados por intereses personales. Afirmó que se sorprendió al escuchar que, según el Vaticano, los antiguos católicos clandestinos no deberían ser obligados a unirse a la Iglesia Patriótica. No obstante, esta es la posición de la Santa Sede.

Un creyente, quien solicitó permanecer en el anonimato, le reveló a Bitter Winter que el Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD, por sus siglas en inglés) le había ordenado al obispo Joseph Han Zhihai, de la diócesis de Lanzhou situada en la provincia china noroccidental de Gansu, que utilizara incentivos financieros para “alentar” a un sacerdote a unirse a la Asociación Patriótica Católica.

El sacerdote es el pastor de la Iglesia Católica de Sihaocun emplazada en la aldea de Sihao, en la ciudad de Zhangye de la provincia de Gansu. La iglesia fue demolida por el PCCh durante la Revolución Cultural y fue reconstruida en el año 1983 gracias a fondos donados por creyentes. En la actualidad, la iglesia cuenta con 12 presbíteros, un sacerdote y 600 creyentes.

Según esta fuente, en marzo de 2018, el obispo Han y los miembros del grupo de presión del UFWD se reunieron con Chen Long, uno de los presbíteros de la Iglesia de Sihaocun. El UFWD prometió proporcionarle al Sr. Chen un salario mensual de 1500 yuanes (aproximadamente 220 dólares) por unirse a la Asociación Patriótica, más una recompensa por cada creyente que llevara consigo. El Sr. Chen aceptó el trato. Dado que poseía un prestigio considerable en Sihaocun, y es el director del comité de la aldea de Sihao, algunos creyentes también fueron atraídos para unirse a la Iglesia oficial.

Según AsiaNews, monseñor Han fue inicialmente reconocido como obispo por la Santa Sede, pero no por el Gobierno. Pero el 10 de noviembre de 2017, el Gobierno lo instaló oficialmente como obispo de Lanzhou (Gansu) en una ceremonia celebrada en la Catedral del Sagrado Corazón de la ciudad.

Luego de que el obispo fuera exitosamente cooptado, el UFWD comenzó a planear la forma de atraer al sacerdote de la parroquia, Yang Duo.

Según el creyente, el obispo Han tentó al padre Yang diciendo: “El UFWD prometió proporcionarle un salario anual de 30 000 yuanes (alrededor de 4500 dólares) como recompensa. Quieren que haga arreglos para que los miembros de la iglesia se unan a la APCC rápidamente. Si el Gobierno cuenta con buenos proyectos para enriquecerse, lo ayudarán a hacer negocios, por lo cual el problema de las prestaciones sociales y de los ingresos de los miembros de la iglesia podrán ser resueltos”.

Posteriormente, el obispo Han hizo varias llamadas telefónicas al padre Yang para presionarlo, diciendo: “Si no promete unirse a la APCC, el UFWD clausurará la iglesia e incluso la demolerá. Tanto usted como esos obstinados miembros de la iglesia serán arrestados y encarcelados”.

Luego de que los feligreses se enteraran de la presión ejercida sobre su pastor, la mayoría de ellos dijeron que estaban comprometidos a seguir al sacerdote y a defender la doctrina pura. No se unirían a la APCC y lucharían contra el Gobierno y el obispo para proteger al sacerdote.

Pero algunos creyentes expresaron preocupación por las tácticas coercitivas de las autoridades, citando un antiguo modismo chino que dice “el brazo no es rival para el muslo”, lo que significa que los débiles no pueden competir con los fuertes.

El padre Yang no está dispuesto a unirse a la APCC, pero no se atreve a ofender al obispo. El mismo está inmerso en un dilema.

Información de Li Wensheng

 
 
 
 
es.bitterwinter.org