Imprimir esta página
Viernes, 18 Octubre 2019 11:22

Jesuitas brasileños promueven ideología de género con el aval de la Archidiócesis de Belo Horizonte

La Facultad Jesuita de Filosofía y Teología (FAJE) de Belo Horizonte, en Brasil, realizará el próximo miércoles 23 de octubre un evento que promueve la ideología de género y lo hará con la «bendición» de la Archidiócesis local.

 

El evanto consisten en la mesa redonda (conversatorio) «Teología y Diversidad Afectivo-Sexual: Género, Descolonialidad y Humanismo» organizado por el Grupo de Pesquisa, Teología y Diversidad Afetivo-Sexual y por la propia institución educativa al mando de la Compañía de Jesús.

La reacción de los católicos - y de los cristianos en general - de la ciudad no se hizo esperar y han solicitado por diversos medios la cancelación del evento, para garantizar el respeto a la identidad católica del centro educativo.

Los fieles pidieron la intervención del arzobispo de Belo HorizonteDon Walmor Oliveira de Azevedo, actualmente presidente de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB).

Una nota publicada este jueves, 17 de octubre, por la asesoría de comunicación de la Arquidiócesis de Belo Horizonte dio un aval al conversatorio alegando que es propio de la misión de una universidad abrir espacio al debate.

Sin embargo, en el evento realizado por la FAJE no hay espacio para el contrapunto ni para la «confrontación» de ideas diferentes.

Están anunciados solo cuatro expositores y todos ellos defienden públicamente un concepto de «género» que choca frontalmente con lo que la Iglesia cree y enseña. Además son militantes LGBT y proaborto.

Son dos hombres que dicen ser «mujeres trans», el político Eduardo ‘Duda’ Salabert, y el psicólogo Sarug Dagir; la psicóloga Cris Serra y el profesor Anderson Ferrari.

La oposición de los fieles

La noche del martes 15 de octubre una asociación de jóvenes, denominada Sou Católico, divulgó un breve video apuntando la incompatibilidad de la realización de un evento de ese género en una institución educativa católica.

Como acción concreta, convocaron una manifestación pacífica frente al palacio episcopal la noche del próximo viernes, 18 de octubre, para rezar y pedir al arzobispo y los obispos auxiliares que intervengan para que el conservatorio sea cancelado, y también para colocar orden en la Pontifícia Universidad Católica de Minas Gerais que también ha realizado eventos similares.

Al día siguiente, el Instituto São Pedro de Alcantara (ISPA), integrado por laicos que estudian la doctrina social católica, publicó un video que ofrece detalles del conversatorio, de los expositores, subraya que el año pasado hubo un evento en los mismos moldes.

El ISPA advierte que el rector de la FAJE, el jesuita Geraldo De Mori, al realizar la mesa redonda sobre «género» con ese abordaje ideológico unilateral, desobedece las directrices de la Veritatis Gaudium, constitución apostólica del Papa Francisco que rige a las universidades y facultades eclesiásticas.

Recuerdan que el arzobispo prometió el año pasado, en un mensaje a través de la radio de la archidiócesis, que no toleraría la promoción de la ideología de género en ambientes eclesiásticos y que aplicaría las sanciones canónicas correspondientes al clero o los fieles que la impulsaran.

Una petición online dirigida al arzobispo y al rector para que cancelen el evento también fue divulgada.

Es un debate, dice la Archidiócesis

El jueves 17 de octubre la asesoría de comunicación de la Arquidiócesis publicó una nota oficial donde dice:

«Cuando la universidad católica recibe investigadores o eventos que no comparten los preceptos de la Iglesia, no está 'difundiendo' lo que es contrario a la fe. Está ejerciendo su deber, que es promover debates, diálogos, lo que exige la convivencia respetuosa con lo diferente, el encuentro de perspectivas variadas, generando la oportunidad de difundir y profundizar el conocimiento sobre la doctrina católica en sus parámetros, valores y principios. Después de todo, incluso para establecer contrapuntos, uno debe conocer otras otras visiones de mundo en profundidad».

«El propósito del debate académico es, por lo tanto, contribuir a mostrar verdades y valores católicos cristianos, incluso cuando se escucha lo que es divergente de la doctrina católica. Por lo tanto, vale la tener en cuenta la distinción entre lo que es debate académico y promoción. Los debates no se refieren en absoluto a la promoción de una ideología, que sería inaceptable por negar la identidad de la institución católica de educación. Son momentos para discutir conceptos, involucrando a personas con diferentes puntos de vista».

Sin contrapunto

El texto de la archidiócesis recibió fuertes críticas en las redes sociales, por parte de fieles que, perplejos, no entendían como la archidiócesis defendia un evento que en realidad no presentaba las características de «debate» que le atribuía.

Entre los exponentes sólo hay académicos que a la vez son activistas de agendas «progresistas», y que tienen una visión unilateral del tema. En el conversatorio no hay ningún convidado que levante contrapunto.

¿Los profesores jesuitas que actuarán como moderadores presentarán la visión de la Iglesia sobre el tema?

Si consideramos los eventos anteriores, eso no acontecerá. No es la primera vez que los jesuitas realizan en Belo Horizonte un evento así. Hay registro desde por lo menos dos más, en los mismos moldes y con la colaboración del Grupo de Pesquisa, Teología y Diversidad Afetivo-Sexual. Uno en 2017 y otro en 2018.

En el de 2017 hablaron el profesor André Musskopf, especialista en la llamada Teología Queer y la socióloga Berenice Bento, que se define como «transfeminista», es especialista en «transexualidad» y es activa militante de la legalización del aborto.

En esa ocasión el mediador fue el padre Elio Gasda, actual coordinador de posgraduación del curso de Teología. No hubo contrapunto. Al contrario.

Él mismo ha defendido el evento de este año en un artículo, curiosamente publicado el mismo día de la nota de la archidiócesis, en el que dice que «hacemos género todo el tiempo» y que debe acabarse con la «ceguera de género» que domina nuestra sociedad y sus instituciones.

En el evento del año pasado el abordaje fue más radical.

Aquí, solo una muestra. Ana Ester Padua Freire, doctoranda en Ciencias de la Religión por la Pontifícia Universidad Católica de Minas Gerais (PUCMG) y miembro de la Asociación Brasileña de Estudios de Homocultura (ABEH) dijo:

«Salir del armario debe ser considerado como un sacramento… estar debajo de la falda de Dios, tocar el órgano sexual de Dios… lo que muchas personas entienden como perversión es para mi una delicia, Dios vive deliciosamente en mi, entonces yo soy pervertida, si, estoy en una relación monogámica, pero si yo puedo estar en una relación poligámica, voy a estar».

¿Hubo contrapunto y presentación del mensaje cristiano sobre ese tema? No. Nada.

Los expositores

Para tener una idea más exacta de cómo tendrá lugar la mesa redonda de este año conviene hablar un poco de los cuatro expositores.

Eduardo ‘Duda’ Salabert es un profesor de literatura y político de izquierda, disputó un escaño en el Senado en la elección general del año pasado, sin obtenerlo, y se le considera un posible candidato a las elecciones municipales del próximo año.

Se presenta como «mujer trans», maquillado y de pelo largo, pero está casado con una mujer con la que tiene un hijo, por el que - al nacer - pidió y obtuvo una licencia de «maternidad».

Según él una prioridad política es la legalización del aborto para todos los «cuerpos embarazados», o sea, mujeres «cisgénero», mujeres lesbianas o bisexuales y «hombres trans».

Sarug Dagir Ribeiro, es también un hombre que se presenta como «mujer trans», es psicólogo formado por la Universidad Federal de Minas Gerais, donde cursa el doctorado.

Una peculiaridad es que al mismo tiempo que desde los 20 años se ha dedicado a la prostitución - no sabemos si aún lo hace - a la par de realizar sus estudios universitarios, con una beca estatal. Su investigación de doctorado lleva por tema: «El valor terapéutico en las relaciones prostitutivas».

Según él la la persona que se prostituye propicia un bienestar a su cliente, acontece allí una terapia, además de ser una actividad de «emprendedurismo». Asegura que el origen de la prostitución está en la religión: inició como una función sagrada.

Hay un artículo publicado en la página web de la Pastoral de la Mujer, coordinado por las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, en la Archidiócesis de Belo Horizonte, donde se presenta su «testimonio».

Allí dice que en la prostitución encontró el amor, se «casó» con un cliente que no concuerda con que se prostituya, y para llegar a un arreglo, encontraron un «medio termino»: solo se prostituiría algunas horas al día.

Cris Serra es psicóloga y doctoranda en medicina social en la Universidad Estatal de Río de Janeiro, miembro del Centro Latinoamericano en Sexualidad y Derechos Humanos (CLAM), miembro del grupo abortista Católicas por el Derecho de Decidir e integrante de la coordinación de la Red Nacional de Grupos Católicos LGBT.

Es autora de un libro denominado «Venimos a comulgar - los grupos católicos LGBT brasileños y sus estrategias de permanencia en la Iglesia».

Anderson Ferrari, profesor en la Universidad Federal de Juiz de Fora, un importante polo de activismo radical LGBT, donde coordina el Grupo de Estudios y Pesquisas en Género, Sexualidad, Educación y Diversidad de la misma institución, es investigador del movimiento gay en el estado de Minas Gerais.

Entre 2014 y 2016 ocupó el cargo de presidente nacional da Asociación Brasileña de Estudios de la Homocultura (ABEH) que realiza periódicamente congresos nacionales e internacionales para académicos y activistas.

Género y descolonialización

Otro «detalle» que encendió los focos rojos entre los fieles es el tema a tratar, inserto de lleno en el llamado «feminismo descolonial», que, entre otras cosas, considera que valorar la heterosexualidad como un hecho natural y universal es una forma de ‘colonización’ contra la cual hay que luchar pues «genera violencia».

El feminismo descolonial es una de las versiones más radicales del feminismo, pues incorpora el bagaje de los estudios marxistas iberoamericanos sobre la «colonización ibérica» al feminismo «de género». El resultado es un feminismo «ultra rojo» que considera que la familia natural, la complementariedad de hombre y mujer y la acogida de los hijos, por ejemplo, son instrumentos de poder al servicio del sistema capitalista moderno.

La principal ideóloga de esta vertiente es la argentina Maria Lugones, que acuñó el termino. Para ella, la lucha contra el actual sistema de colonialismo capitalista, patriarcal y opresor, heredado de la conquista ibérica de Latinoamérica, comienza por ‘decontruir la heteronormatividad’, tejiendo nuevas formas de convivencia y estructuración social (léase nuevas formas de ‘familia) y sigue por revalidar la ‘sabiduría’ premoderna de los pueblos ‘originarios’ de la región.

Es importante destacar que la PUC Minas, cuyo rector es el obispo auxiliar Joaquín Mol, realizó ya un ciclo de debates sobre «feminismo descolonial» en los que solo fueron convidados expositores favorables a esa corriente. En esa ocasión tampoco hubo contrapunto, ni mucho menos una exposición clara de lo que la Iglesia cree y enseña respecto al valor de la sexualidad y la complementariedad entre hombre y mujer.

 

 

18/10/19 www.infocatolica.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios