Imprimir esta página
Sábado, 26 Octubre 2019 13:54

Un mafioso afirma que ayudó a matar a Juan Pablo I

Ayudó a matar al Papa — para que sus amigos se mantuvieran fuera del infierno.

Esa es la impactante afirmación del antiguo gángster de Colombo Anthony Raimondi, quien dice que, en 1978, fue a Italia con un equipo de sicarios a matar a Juan Pablo I. Según cuenta Raimondi en su nuevo libro —publicado por Page Publishing— lo envenenaron con cianuro apenas 33 días después del inicio de su pontificado.

Raimondi, el sobrino del legendario padrino Lucky Luciano, afirma que fue reclutado para el asesinato a la edad de 28 años por su primo cardenal, Paul Marcinkus, que dirigía el banco del Vaticano. El trabajo de Raimondi era aprender los hábitos del Papa y observar cómo Marcinkus noqueaba a John Paul al tomar su taza de té con Valium.

“Estaba parado en el pasillo fuera de las dependencias del Papa cuando se sirvió el té”, escribe, y agrega que la droga hizo su trabajo tan bien que su víctima no se habría movido «incluso si hubiera habido un terremoto», relata. «Había hecho muchas cosas, pero no quería estar allí en la habitación cuando mataron al Papa». Sabía que eso me compraría un boleto de ida al infierno.

En cambio, se quedó fuera de la habitación mientras su primo preparaba una dosis de cianuro, afirma. «Lo midió en el cuentagotas, puso el cuentagotas en la boca del Papa y lo apretó», escribe Raimondi. «Cuando terminó, cerró la puerta detrás de él y se alejó».

Después de que el pontífice dormitante fuese forzado a tragar el veneno, un asistente papal lo revisó y gritó que «el Papa se estaba muriendo». Fue entonces cuando Marcinkus y otros dos cardenales implicados en la trama «se apresuraron en la habitación como si fuera un gran sorpresa «, escribe Raimondi. “Se llamó a un médico del Vaticano, quien dictaminó que Juan Pablo I había sufrido un ataque cardíaco fatal”.

Usaron Valium y la toxina mortal para matar al papa sin dolor y así ganarse el favor en el más allá, afirma Raimondi. Para demostrar a Juan Pablo que no sufrí, Marcinkus y sus secuaces Pietro Palazzini y Antonio Ribeiro, también primos suyos, necesitaban que Raimondi testificara en su nombre ante Dios, afirma. «Dijeron que cuando muramos yo sería su testigo», dijo Raimondi, ahora de 69 años, a The Post.

Apuntaron al papa porque había amenazado con destapar un fraude masivo de acciones dirigido por personas del Vaticano, según el libro.

La estafa de mil millones de dólares involucró a un experto en falsificación en el Vaticano que fingió las posesiones de la iglesia en compañías estadounidenses de primer orden como IBM, Sunoco y Coca-Cola. Los mafiosos supuestamente vendieron los falsos certificados de acciones a compradores desprevenidos.

John Paul I prometió expulsar a los responsables, que incluían a Marcinkus y a «la mitad de los cardenales y obispos del Vaticano», dijo Raimondi al Post. «Habrían sido expulsados ​​y entregados a la justicia de Estados Unidos e Italia», dijo. «Se habrían ido a la cárcel».

Si Juan Pablo I «hubiera mantenido la boca cerrada», escribe Raimondi, «podría haber tenido un pontificado largo».

Cuando el cuerpo no estaba todavía frío ya se había concebido un nuevo plan para matar a su sucesor, Juan Pablo II, quien también parecía estar listo para tomar medidas contra los estafadores, escribe Raimondi. Entonces el hombre de la mafia fue llamado de regreso al Vaticano y se le dijo que se preparara para un segundo asesinato.

«Este tipo también tiene que irse «, dijeron. «De ninguna manera», dije. ‘¿Qué vais a hacer? ¿Seguir matando papas? «

Finalmente, Juan Pablo II decidió no actuar porque sabía que él también moriría, dijo Raimondi a The Post, y luego se convirtió en el segundo pontífice con más años en la historia moderna, hasta su muerte a los 84 años en 2005.

Su cambio de opinión también provocó una celebración, con el alcohol como protagonista, entre cardenales y mafiosos corruptos en la Ciudad del Vaticano, según Raimondi.

«Nos quedamos y festejamos durante una semana con cardenales vestidos de civil y muchas chicas», escribe. “Si hubiese tenido que vivir el resto de mi vida en la Ciudad del Vaticano, habría estado bien. Fue algo de preparación. Todos mis primos conducían Cadillacs. Estoy en el negocio equivocado, pensé. Debería haberme convertido en cardenal».

Ante quienes rechazan sus afirmaciones o señalan que su historia se asemeja a la trama de «El padrino III», Raimondi se encoge de hombros. “Fue una película terrible. A decir verdad, realmente no la recuerdo. Lo que dije en el libro lo mantengo hasta el día de mi muerte. Si toman [el cuerpo del papa] y hacen algún tipo de prueba, todavía encontrarán rastros del veneno en su sistema «.

El libro de Raimondi está cargado de otras confesiones, incluidos detalles íntimos sobre el atraco de Lufthansa, una de las estafas más notables en la historia de la mafia.

Pero su opinión difiere de la película «Goodfellas» y el libro «Wiseguy» en la que se basó, ya que ambos presentaron a James «Jimmy the Gent» Burke, interpretado por Robert De Niro, y Henry Hill de Ray Liotta como los cerebros detrás del robo épico.

Raimondi, un fijador y ganador de los Colombos, afirma que la verdadera mente maestra de Lufthansa fue el mafioso judío Meyer Lansky, jefe del Kosher Nostra y mentor de Raimondi, afirma. «Le involucré en el plan durante un viaje a su casa en Miami», escribe.

Otro de los primos de Raimondi era amigo del gángster Burke, quien supuestamente recibía propinas procedentes de las grandes cantidades de dinero que pasaban por el aeropuerto JFK.

Pero cuando la información circulaba entre la jerarquía Lucchese, la familia no podía «descubrir cómo armar este acuerdo», escribe Raimondi, por lo que convenció a Lansky de ir a Nueva York y orquestar el trabajo.

«Todo estaba muy bien planeado», escribe. “Meyer había establecido el tiempo para que todo sucediera. Lo tenía planeado para que todos tuvieran un trabajo preciso que hacer».

Al final, afirma Raimondi, la pandilla se escapó con mucho más dinero de lo que se creía anteriormente: alrededor de 45 millones de dólares entre efectivo y joyas y 35 millones en bonos al portador que Lansky creía que habían sido robados antes de ser enviados a Nueva York, dice el libro.

Raimondi escondió los bonos en la casa de su padre, después de lo cual Meyer los cerró a «85 centavos por dólar», escribe, y el botín se repartió entre las cinco familias del crimen organizado en un club social en Brooklyn en Cortelyou Road.

«Estuvimos allí durante horas, contando el dinero y dando a todos su parte», escribe Raimondi. “Los jefes venían de todas las familias personalmente. . . Estaban recibiendo millones «.

Se advirtió a todos que mantuvieran perfiles bajos y no hicieran compras extravagantes. Pero varios no lo hicieron, y fueron sistemáticamente eliminados, escribe Raimondi.

Michael Vecchione, ex fiscal superior de la oficina del fiscal de Brooklyn que persiguió a mafiosos de Colombo y escribió tres libros sobre la lucha contra el crimen, se muestra dubitativo. «Recuerdo el nombre de Raimondi, pero nunca escuché nada sobre Meyer Lansky involucrado en el atraco de Lufthansa», dijo. «No hay forma de verificar lo que dice este tipo».

En cuanto al autor, afirma que logró evitar el enjuiciamiento durante años, porque él y su equipo pagaron millones de dólares de su propio préstamo de préstamos y clubes al alcalde Ed Koch, con el ayudante de Koch Bess Myerson actuando como dama de bolsa.

«Teníamos casinos ilegales, dinero de shlock y Koch obtuvo un pedazo de todo y nunca tuvimos un problema con la ley», escribe. “Tomaba el paquete para Bess y lo llevaba a la casa [de una amiga], donde ella venía a recogerlo. Lo ponía en una bolsa de lona normal, y ella lo guardaba en su maletín «.

Raimondi, un miembro de Colombo descomunal y ferozmente leal apodado Plutón, también tiene una historia personal fascinante, ya que tuvo contacto regular con figuras notables de pandillas como Carmine Galante, Allie Boy Persico y Joe Colombo.

Alega que esquivó la vida en una prisión federal por un asesinato que cometió cuando era adolescente en Brooklyn después de que el Ejército lo reclutara para convertirse en francotirador durante la Guerra de Vietnam.

Raimondi afirma que su trabajo consistía en pasar por detrás de las líneas enemigas en Camboya y asesinar a los combatientes norvietnamitas, lo que dice que hizo sin piedad.

Supuestamente regresó a los Estados Unidos con un historial limpio y se lanzó al negocio de la mafia, beneficiándose de la ayuda de Lansky, quien, escribe Raimondi, «me enseñó muchas maneras diferentes de despreciar a un tipo». También me enseñó muchas maneras de matar a un chico, porque Meyer era mortal. No dejes que nadie te engañe: Meyer mató a muchos hombres en su tiempo «.

Raimondi, quien ahora lucha contra el cáncer y vive en Brooklyn, dijo que decidió dejar la vida y contar su historia porque «ya no necesito esto».

«Todos los viejos fueron a prisión o murieron o fueron a protección de testigos», dijo a The Post.

«Los nuevos muchachos no hacían las cosas a la antigua usanza. Dije, ¿sabes qué? hora de irse”.

 

22 comentarios en “Un mafioso afirma que ayudó a matar a Juan Pablo I
  1. rastri

    Cuando el cuerpo no estaba todavía frío ya se había concebido un nuevo plan para matar a su sucesor, Juan Pablo II, quien también parecía estar listo para tomar medidas contra los estafadores, escribe Raimondi. Entonces el hombre de la mafia fue llamado de regreso al Vaticano y se le dijo que se preparara para un segundo asesinato.

    Y cómo sabían estos mafiosos que Josef Wojtyla , después Juan Pablo II, iba a ser papa si aún no habían enterrado a Juan Pablo I

    Menudo rollo

    1. Juanjo

      Porque el que «se inventó» este relato tenía en mente lo wue sucede en una monarquía hereditaria, en la que se sabe de antemano quién será el sucesor.

      No ha tenido en cuenta que el papado es una monarquía electiva, y pasaron muchos días hasta conocer al secesor. Se excedió en la metáfora «el cuerpo no estaba todavía frío»…

    2. Eddy

      Es solo una novela, no olvidemos que el papel aguanta con todo. No hay que darle importancia; mal por infochismes que se nota que su fijación con el Sínodo los ha dejado escaldados.

  2. Juanjo

    No niego la posibilidad de que Juan Pablo I fuera envenenado. Pero este relato es inverosimil y desmerece de Infovaticana.

    1. Betsaida

      También pienso eso, Juanjo.

  3. JUAN NADIE

    Traer este tipo de relatos fantasticos al portal desprestigia a IV. El becario vuelve a hacer de las suyas…

  4. Chester Ton

    Agradecería que ademas de las suposiciones personales, alguien aporte algún dato en contra del contenido el artículo.

    1. Exacto.

    2. Si existía la la duda de su muerte por envenenamiento de acuerdo a la ley terrenal se requería la autopsia para comprobar pero primaron
      los principios religiosos para evitar la investigación de los hechos.

  5. Este bulo lo que pretende, en realidad, es difamar a Juan Pablo II. Y por ahí no paso.
    Mentiras podridas, de las que también le pedirán cuentas, al final de su vida.

    1. Eddy

      Es que la verdad Juan Pablo II no hizo nada contra las mafias internas del Vaticano, ¡nada! Los dejó florecer mientra él se pavoneaba por el mundo. Benedicto XVI empezó a atacar las mafias y en el pontificado de Francisco se ha desmantelado toda esa estructura putrefacta que hacía de las suyas, hasta gente de sotana hay tras las rejas. Francisco no habitó el Palacio Apostólico para evitar ser controlado y asesinado.

      1. Mario Enriquez

        Eddy dice usted:
        » Juan Pablo II no hizo nada contra… » y luego dice «y en el pontificado de Francisco se ha desmantelado toda esa estructura putrefacta…»

        Esta usted haciendo afirmaciones como alguien que conoce a fondo el tema, solo Dios y las personas directamente involucradas saben eso.

        Dice Jesucristo:
        «Mas yo os digo, que toda palabra ociosa que hablaren los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio»

        1. Santiago

          Así es Mario. El pobre desgraciado Eddy es un ocioso desventurado sin familia ni formación alguna que está todo el día metido en el ordenador para contestar en este blog. Qué vida más vacía la de este pobre amanerado. Mi esposa y yo con nuestros 7 hijos entramos 10 minutos al día, vemos los comentarios por encima y contestamos sólo a uno de ellos A ver si recibe una luz el pobre mentecato porque lo cierto es que da mucha pena alguien así. A saber cómo fueron sus padres, si los conoció y que educación le dieron. Por eso mejor no juzgar al pobre degenerado. Recemos por él pero ignoremoslo.

        2. Los peores herrores que se han cometido en todos los tiempos,han Sido las historias de el pasado de la humanidad cuando vienen contadas y escritas en el orden religioso ,no importan si estás son militares,políticas ,sociales económicas o personales.

      2. Eddy, Juan Pablo II fue el designado por el Dios uno y trino para que en sus 26 años de pontificado se cumpliera aquella santa Palabra del Maestro que dice: «… y se predicará este Evangelio en todo el mundo, como testimonio ante todas las naciones y después vendrá el fin… »
        ¿Estás preparado para tu encuentro personal con Dios altísimo, uno y trino, que te conoce en profundidad, te ama con amor divino y eterno y desea que le abras tu corazón para bendecirte como nisiquiera sospechas?

        1. Eddy

          Francisco también es el designado por Dios uno y Trino y ustedes no muestran el más mínimo respeto por él.

          1. ¿Y él por Cristo?

  6. Walrus

    La Kosher Nostra es la maffia judía??? Jajahajjj que primo este!!!

    1. Sí, sí, la judeoamericana, pero si lo tiene hasta en la WIKI, ¡jajajajajaja! HASTA EN LA WIKI.

  7. Lo que dice es retórica:

    <>

    Esto significa que había pasado poco tiempo, apenas había dado lugar a que Juan Pablo II, recién electo y con el impacto emocional de la muerte de JPI en extrañas circunstancias, ya se iniciasen los planes para asesinarlo también.

    Este libro NO es una novela como alguien ha dicho, es un documento histórico que con datos nuevos servirá para abrir futuras investigaciones. El problema de este tipo de crímenes es que nunca parece llegarse a una conclusión final como, por ejemplo, el asesinato de Kennedy, o el de Carrero Blanco, o acerca de quien fue el cerebro oculto del 23-F. La cuestión es que se trata de una confesión de parte, lo que no significa que todo sea cierto o que siéndolo no tenga cierta intención.

  8. Siento simpatía y soy seguidor de Infovaticana, pero esta noticia lamento tener que deciros que parace mas bien un pasaje del Bombero torero. Increíble la bajada de nivel del portal!.

  9. Sancho

    Este hombre está luchando con un cancer y cree en el infierno. Con el precedente de los escándalos vaticanos de los que no estamos enterando últimamente, es bastante probable que todo lo que cuenta sea cierto.

     

     

    26/10/19 www.infovaticana.com