Jueves, 05 Diciembre 2019 10:58

Las medidas de Hungría consiguen más matrimonios, pero no más bebés

Hungría ha aumentado los matrimonios en 2019 después de la introducción de incentivos gubernamentales para que las parejas se casen y tengan hijos, pero las reformas aún no han dado un impulso a las tasas de natalidad en picada del país.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, y su administración han ofrecido varios incentivos financieros para que las parejas en el país se casen y tengan hijos, incluidos préstamos subsidiados para aquellos que se casen antes del 41 cumpleaños de la mujer.

Los incentivos para tener hijos están incluidos en el préstamo. Un tercio de la misma puede ser perdonada si la pareja casada tiene dos hijos, y el préstamo completo puede ser perdonado si tienen tres hijos.

Hungría afirma que la política está funcionando: su oficina central de estadísticas informó recientemente un aumento del 20% en los matrimonios en los primeros nueve meses de 2019, en comparación con el mismo período de nueve meses de 2018, según informa Reuters.

La tasa de natalidad del país permanece muy por debajo del nivel de reemplazo de 2,1 nacimientos por mujer, y la tasa aún no ha registrado un aumento en 2019. La cantidad de nacimientos en los primeros tres trimestres de 2019, de enero a septiembre, disminuyó un 1,6% desde 2018, según informó también la oficina, con una tasa de fertilidad total estimada de 1,48 nacimientos por mujer.

Los matrimonios renacen

Katalin Novak, secretaria de estado del país para asuntos familiares y juveniles, tuiteó el lunes que “el matrimonio está viendo un renacimiento en Hungría” debido a las “políticas pro-familiares” de la administración. Estas políticas incluyen una alta tasa de gastos gubernamentales por familia y vivienda y asistencia automotriz para familias, dijo.

El primer ministro Orban abordó abiertamente el declive de nacimientos del país durante décadas en un discurso reciente, y describió el objetivo a largo plazo de revertir la tendencia y alcanzar el nivel de reemplazo.

En su discurso del 14 de noviembre en la novena reunión del Consejo de la Diáspora húngara, Orban señaló que “no lo lograremos en el corto plazo, y tal vez solo en diez años a la brevedad”, refiriéndose a la tasa de reemplazo. Orban enfatizó la necesidad de mantener el rumbo y continuar el “plan de acción familiar” del gobierno, del cual habrá una expansión el próximo año, dijo.

En muchos otros países occidentales, las tasas de natalidad se sitúan por debajo de la tasa de reemplazo de 2,1 nacimientos por mujer. Los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) informaron la semana pasada que el número de nacimientos registrados en el país disminuyó en un 2% entre 2017 y 2018, y las tasas de natalidad disminuyeron en los rangos de edad entre 15 a 44 años.

Los números provisionales de los CDC publicados en mayo mostraron que la tasa de fertilidad de Estados Unidos en 2018 se encuentra en su nivel más bajo registrado, habiendo caído cada año, salvo uno desde 2007.

Las causas no están claras

Sin embargo, las causas de la disminución de los nacimientos en el mundo occidental no están tan claras. A principios de este año, CNA habló con dos expertos que han estudiado las tendencias demográficas, las causas y las posibles soluciones a los descensos demográficos. Ambos destacaron las causas complejas de las bajas tasas de fertilidad y advirtieron en contra de poner demasiada esperanza en los incentivos financieros del estado.

Johnathan V. Last, autor del libro Qué esperar cuando nadie espera, le dijo a CNA que los incentivos financieros estatales para tener hijos han sido probados en países de todo el mundo sin mucho éxito. Citó el ejemplo de Singapur “donde el gobierno básicamente ofreció 20.000 dólares para que las personas tengan un hijo”. Según el Departamento de Estadística de Singapur, la tasa de fertilidad total en 2018 fue de solo 1,14 nacimientos por mujer en edad de procrear.

“La conclusión es que tener un hijo es un trabajo pesado, y ninguna política va a tomar la decisión de alguien de hacerlo”, dijo Last a CNA.

Las causas de las bajas tasas de natalidad para las mujeres jóvenes tienden a ser más culturales que un producto del pensamiento económico racional, sostiene la doctora Catherine Pakaluk, profesora asistente de investigación social y pensamiento económico en la Universidad Católica de América.

“Mi lectura es que si hablas con mujeres de poco más de 20 años, obtendrás una respuesta que suena muy consciente y deliberada. Pero las opciones que “tienen sentido” para las personas parecen estar altamente afectadas por la cultura “, afirmó Pakaluk a CNA.

 

 

05/12/19 www.forumlibertas.com