Lunes, Febrero 24, 2020

Política de Estado


Martes, 24 Diciembre 2019 10:43

J.K. Rowling en el punto de mira de la “inquisición de género”

El pasado mes de marzo, la inglesa Maya Forstater fue despedida de su trabajo como experta en el think tank Center for Global Development. ¿El motivo? Maya había expresado en twitter su convicción de que por mucha autopercepción que se tenga, hablando en términos biológicos una mujer sigue siendo una mujer aunque se declare hombre. Maya fue acusada de transfobia y despedida.

El tweet de Maya tuvo lugar en medio del debate acerca de una nueva ley de género en el Reino Unido que permitiría cambiar de sexo sin ningún requisitomás que la propia declaración. Aunque Maya acepta usar el pronombre que cada persona desea, como su propio empleador ha reconocido, considera que  la ley no puede obligarla a creer o actuar como si una persona trans hubiera cambiado literalmente de sexo. En ocasiones, explica, es importante reconocer que el sexo de una mujer trans es masculino, especialmente cuando se formulan políticas o se habla de cambios en las leyes.

Maya llevó su despido a los tribunales, que fallaron en su contra argumentando que afirmar lo que dice la ciencia, que una mujer sigue siendo en términos biológicos mujer aunque se perciba como hombre, “viola la dignidad de las personas trans” y por esta razón sus opiniones “no son dignas de respeto en una sociedad democrática”.

La polémica se ha desatado y son miles quienes se han posicionado en defensa de Maya ante este nuevo avence del totalitarismo de género.

Entre ellas la afamada escritora J.K. Rowling, la creadora de la saga de Harry Potter, que no es precisamente una militante conservadora pero que no ha dudado en posicionarse frente a esta nueva y peligrosa doctrina estatal que nos exige que conformemos nuestras conciencias a la ideología de género.

Evidentemente, la inquisición trans se ha abatido en masa sobre Rowling, convertida en una bruja transfoba y no se cuantas maldades más. Es el precio de afirmar lo obvio en nuestro mundo intolerante y en lucha permanente contra la realidad.

 

1 comentario

Se nace hombre o mujer.
¿Porqué no lo aceptan?
Así se hagan lo que sea no podrán contra la naturaleza.

 

 

24/12/19 www.forumlibertas.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén