Jueves, 27 Febrero 2020 10:24

Veinte muertos en Nueva Delhi durante las protestas por la ley que discrimina a los musulmanes

Se eleva a 20 el saldo de víctimas mortales en los enfrentamientos de carácter religioso que se suceden en Nueva Delhi, capital de la India, por cuarto día consecutivo.

 

Los vecindarios afectados por las protestas son aquellos del sector noreste, habitados en su mayor parte por población musulmana.

El motivo de los enfrentamientos es la nueva ley de ciudadanía, que discrimina a los fieles del islam. En diálogo con AsiaNews, A C Michael, ex miembro de la Comisión para las minorías de Delhi, condena los hechos de violencia y define la situación como «terrorismo de Estado».

Lo que está sucediendo en la capital, explica, «puede ser clasificado como ‘terrorismo de Estado’. A primera vista, el aparato de Estado quizás no sea tan visible en estos violentos incidentes. Sin embargo, existen pruebas firmes y evidentes que demuestran que cuentan con la aprobación tácita del gobierno, del Ministro del Interior, que es el responsable directo del orden público en Delhi, ya que la policía metropolitana de Delhi depende directamente de él».

Las áreas de los enfrentamientos parecen el escenario de una guerra: negocios destruidos, autos incendiados, restos de sangre, vidrios hechos añicos, ladrillos arrojados por manifestantes, residuos y escombros apilados e incendiados. Ayer, dos mezquitas fueron asaltadas: la primera, parcialmente incendiada, con páginas del Corán arrojadas por las calles; la profanación de la segunda muestra algunas personas que intentan arrancar la medialuna de la cima del minarete.

En los vídeos de aficionados que circulan por la red, explica Micharl «puedes ver a la policía observando a la gente que está siendo golpeada, a los francotiradores.etc. Los oficiales han permitido a los partidarios de la ley [anti-islámica] organizar su protesta cerca de la de los oponentes, la cual ya estaba en marcha. La policía permitió que pudieran llevar armas y espadas sin ninguna dificultad a los lugares de protesta».

Según el P. Savarimuthu Sankar, portavoz de la archidiócesis de Delhi,«el derecho a la protesta es uno de los derechos fundamentales garantizados por la Constitución india. Lamentablemente, sin embargo, toda protesta y disensión es tildada de antinacional y los que participan en las manifestaciones son llamados traidores por los grupos Hindutva. La violencia perpetrada contra los manifestantes por la policía y otras personas no tiene precedentes».

El sacerdote recuerda que «la India obtuvo la libertad a través de la lucha no violenta llevada a cabo por Mahatma Gandhi. Hacemos un llamamiento a los gobiernos central y provinciales para que identifiquen y detengan a los autores de esta horrible violencia y proporcionen una seguridad adecuada a quienes participan en reuniones pacíficas».

 

 

27/02/20 www.infocatolica.com