Jueves, 23 Abril 2020 11:02

El director del Programa Mundial de Alimentos advierte que estamos al borde de una hambruna de proporciones bíblicas

El director de la agencia de alimentos de las Naciones Unidas advirtió ayer que, además de la pandemia por coronavirus, el mundo está también «al borde de una pandemia de hambre» que podría conducir a «hambrunas múltiples de proporciones bíblicas» en unos pocos meses si no se toman medidas inmediatas.

 

El Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, dijo al Consejo de Seguridad de la ONU que incluso antes de que el COVID-19 se convirtiera en un problema, él había advertido a los líderes mundiales que «2020 enfrentaría la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial». Uno de los factores que puede provocar tal escenario es la gran plaga de langostas que ha afectado este año a varios países de África

Beasley explicó que a día de hoy 821 millones de personas se acuestan con hambre todas las noches en todo el mundo. De ellos, 135 millones de personas sufren «crisis alimentaria severa o fatal», y un nuevo análisis del PMA muestra que como resultado del COVID-19, otros 130 millones de personas «podrían llegar al borde de la inanición para fines de 2020».

El PMA está proporcionando diariamente alimentos a casi 100 millones de personas, incluidas «unos 30 millones que literalmente dependen de nosotros para sobrevivir». Beasley, que se está recuperando tras contraer el COVID-19, dijo que si no se puede contactar con esos 30 millones de personas, «nuestro análisis muestra que 300.000 podrían morir de hambre todos los días durante un período de tres meses».

Relación entre pandemia de COVID-19 y pandemia de hambre

Las causas de esta previsible pandemia de hambre son múltiples, según el informe del PMA: Países como Haití, Nepal y Somalia dependen en gran medida de las remesas exteriores, que disminuirán con la crisis económica, mientras que otros como Etiopía perderán ingresos por la caída del turismo, que representa el 47% de sus exportaciones totales. Al mismo tiempo, el colapso de los precios del petróleo podría devastar a Sudán del Sur, puesto que el petróleo es esencialmente su única exportación real.

En el informe se añade que «la incertidumbre del impacto de la pandemia combinada con las restricciones de movimientos, el aumento del paro, el acceso limitado a la alimentación y la erosión de unos recursos ya frágiles puede generar descontento y provocar violencia y conflicto», añade el informe. Y, tal como recordó el alto funcionario, una de las principales causas del hambre en el mundo son los conflictos sociales y políticos.

La organización está implementando planes para almacenar tres meses de alimentos y efectivo para atender las operaciones identificadas como prioritarias y solicitó 350 millones de dólares para establecer una red de centros logísticos y sistemas de transporte para mantener activas las cadenas humanitarias de suministro en todo el mundo

Para intentar frenar al máximo las consecuencias alimentarias del coronavirus, Programa Mundial de Alimentos propone preservar aquellos alimentos más esenciales para hacer frente a la crisis humanitaria. También pide que, para poder actuar rápidamente, se expandan en tiempo real los sistemas de monitorización a distancia que permiten tener información sobre el impacto de la pandemia en la seguridad de los alimentos, la salud, el acceso a servicios, mercados y cadenas de suministros .

Al mismo tiempo, señaló David Beasley, es necesario proporcionar alimentos a aquellos países más necesitados y asegurarse de que las personas que tienen más riesgo de sufrir COVID-19 tengan acceso a los alimentos.

Los 10 países más afectados por la desnutrición en 2019 fueron: Yemen, Congo, Afganistán, Venezuela, Etiopía, Sudán del Sur, Siria, Sudán, Nigeria y Haití. África concentra la mitad de la población afectada por la desnutrición

Por último lanzó este mensaje:

«La verdad es que no tenemos tiempo de nuestro lado, así que actuemos sabiamente y actuemos rápido. Creo que con nuestra experiencia y nuestras organizaciones, podemos reunir a los equipos y los programas necesarios para asegurarnos de que la pandemia de COVID-19 no se convierta en una catástrofe humanitaria por crisis alimentaria».

 

10 comentarios

 Oscar de Caracas
Aplican la ayuda [de alimentos] contra el hambre destruyendo la capacidad local de cultivar alimentos en los países con hambre...al ofrecer esa ayuda directamente a gobiernos corruptos la revenden a precios más bajos que los productos agrícolas locales arruinando a sus productores. Es una potente herramienta de control política pero eso no lo cuentan jamás. Hay que darles herramientas y soluciones para mejorar las cosechas y comida también.
22/04/20 1:26 PM
 
 veritas liberabit
Perfectamente creible y predecible. No sé si se podrá atajar o no esa realidad y me pregunto si estaremos de verdad en tiempos de Apocalipsis. No es fácil saber el día y la hora y las predicciones se suelen equivocar. Pero, aunque estos tiempos de tribulación se han dado ya en otras ocasiones, nos encontramos ante dos de sus jinetes: la peste, la muerte más acelerada y podemos tener ante nosotros otros dos: el hambre y, ante ella, la violencia y la guerra por conseguir sobrevivir que agravarían aún mas la muerte. Tiempos de serena reflexión y de oración.
22/04/20 1:40 PM
 
 Horacio Castro
Según las estimaciones del PMA al respecto, que no están recogidas en el informe, pero sí tienen sobre su mesa de trabajo, 265 millones de personas podrían sufrir inseguridad alimentaria extrema, perder bienes esenciales y necesitar ayuda urgente durante 2020. Lo que se agravará es la situación económica porque así como pese a la caída del precio del petróleo, técnicamente, no se puede interrumpir totalmente su extracción, tampoco se interrumpe totalmente la producción de alimentos que continuará aunque cambie de propietarios la maquinaria agrícola. La cuestión es poder comprar los alimentos. La gente dedicada a actividades agrícolas no está especialmente alcanzadas por el confinamiento más estricto. Lo que el director del Programa Mundial de Alimentos está requiriendo es el incremento de la solidaridad y ayuda internacional PARA ENFRENTAR UNA HAMBRUNA YA EXISTENTE causada por los conflictos armados, el cambio climático, plagas y las crisis económicas que aumentarán con la pandemia. Explica a la comunidad internacional que si por alguna razón disminuye la ayuda, los trabajadores humanitarios del Programa Mundial de Alimentos no podrán llegar a las personas atrapadas en zonas de guerra y de hambruna, porque no tendrán suficientes fondos y si la cadena de suministro no funciona, ellas serán quienes paguen el precio porque ya están en una posición tan débil que no pueden ir a ninguna parte. Morirán de hambre.
22/04/20 2:15 PM
 
 Graliro
Primero promueven marchas contra la agricultura y ganaderia modernas denostando a los presidentes que las facilitan. Invocan los derechos de la "madretierra" por sobre los humanos. Esto es lo que querian:hambrunas.
22/04/20 2:22 PM
 
 pedro de madrid
Me alegro que haya leido la Biblia "hambrunas de proporciones bíblicas" ya que actualmente se desconoce lo que es la Sagrada Biblia o la obvian.
22/04/20 6:33 PM
 
 Maria
Pedimos a diario el pan nuestro de cada día. Y el Padre Dios nos lo da. Lo que pasa es que los hijos de satanás arrancan el pan de la boca a los pequeños indefensos. Acumulan riquezas robadas....matan a los pobre y aún quieren insaciablemente más. Y tienen el descaro de hacerse pasar por filántropos.
Piensan que vivirán eternamente en la tierra?
22/04/20 6:53 PM
 
 Rafaelus
Estoy entre los que creen que esto es una crisis mundial causada por esta epidemia como un desastre natural del tipo de la gripe de 1918. Pero a veces, al ver el curso de los acontecimientos, me tiento a pensar que sí esto es un castigo divino pero, al observar las actitudes políticas económicas de la gente ante la crisis, más de quienes tienen y mandan, se ve que no cambiamos. Continuamos creyendo que sólo la lujuria es pecado y nos dispensamos la avaricia.
22/04/20 9:24 PM
 
 yo Nicodemo de noche
Ademas, siempre tendremos a los pobres; la hambruma es causa de pecado; guerra, corrupcion, mentiras, envidia, etc etc.
Ayudemos al projimo, obvio, material y economicamente lo que se pueda, pero, empezando con la oracion y viviendo vidas de acuerdo a la Ley de Dios. Primero Dios, luego vendran los frutos (salud, comida, agua, trabajo, familia y demas). Viva Dios!
mi pobre aporte, saludos a todos
22/04/20 9:40 PM
 
 Irma Garza
Graliro: Coincido con ud.
Tengo 70 años, y procuro mucho cuidar el medio ambiente.
Pero el mundo, en este caso agricultura y ganaderia, no se pueden parar sorpresivamente, tiene que ser gradual. Y que Dios ilumine a todos los jefes .
23/04/20 12:10 AM
 
 Maribel
Oscar de Caracas, quizá carezca usted de conocimientos e información sobre una de las mayores plagas de langosta que haya habido en los últimos sesenta años y lleva moviéndose desde hace meses desde Asia central hasta Africa. Por otro lado, la erosión provocada por las inundaciones descomunales de los últimos años, especialmente en Pakistán y en regionesb fértiles del Norte de la India, el Punjab, además de las peores sequías que haya sufrido Africa, Yemen, Afghanistan junto con la plaga de langosta han sido factores decisivos en esta crisis hambruna. Las regiones dónde la langosta ha caído son regiones agrícolas fértiles de gran productividad, nada que ver con lo que sugiere de gente floja que necesita sacudir la flojera y necesita herramienta. Nada de eso. Los agricultores de las zonas afectadas tienen los medios y los conocimientos, pero tienen una peste que es imposible erradicar. Los agricultores de las zonas inundadas han vivido un fenómeno de inundación sin precedentes, de lo contrario no cultivarlan esas áreas.  El problema es sumamente serio y urgente.
23/04/20 8:11 AM
 
 
22/04/20 www.infocatolica.com