Martes, 09 Junio 2020 10:56

¿Ha dañado la pandemia a la fe?

No existe una respuesta general verificable, al menos no todavía, pero esto ya es por sí mismo una respuesta, porque viene a decir que en todo caso no ha servido para impulsar de una forma potente, masiva.

Es interesante conocer las consideraciones del conocido filósofo alemán de origen coreano Byung-Chu Han, que en su entrevista en El Mundo el pasado 6 de junio respondía así:

No me gustaría recibir los últimos sacramentos de un sacerdote que lleva puesta una mascarilla protectora. La pandemia ya está poniendo de manifiesto que vivimos en la sociedad de la supervivencia.  Sobrevivir lo es todo, como si nos halláramos en un estado de guerra permanente. Todas las fuerzas vitales se emplean hoy para prolongar la vida. En vista de la pandemia la sociedad de la supervivencia prohíbe las misas incluso en Pascua. Hasta los sacerdotes practican la distancia social y llevan mascarillas protectoras. Sacrifican completamente la fe a la supervivencia. ¿La caridad? Se expresa guardando la distancia. El virus derroca la fe. Todo el mundo está pendiente Y lo que dicen los virólogos, qué adquieren así el monopolio absoluto de la interpretación. La narrativa de la resurrección queda totalmente desbancada por la ideología de la salud y la supervivencia. ni siquiera el Papa Francisco es una excepción. San Francisco abrazaba a los leprosos.

Son unas consideraciones radicales, contundentes, pero que también dan que pensar ante una fe que se fundamenta en la promesa de resurrección y una práctica histórica basada en el testimonio hasta las últimas consecuencias, es decir, los mártires, que en definitiva es lo que significa tal nombre, “testigo”. Poco se sabe de este filósofo que mantiene una vida personal muy apartada de los media, y mantiene una gran reserva, propia de quien ha criticado en una de sus obras “La Sociedad de la Transparencia”. No sabemos, por tanto, cuál es su postura religiosa si bien por los términos en los que se expresa el culto católico no le es extraño. En cualquier caso sí sabemos que su tesis doctoral trató sobre Martin Heidegger y que su obra ya ha merecido un interés pastoral como muestra este texto.

En cualquier caso, sus palabras merecen ser meditadas en la oración. ¿En qué medida confundimos fe con fanatismo? ¿En qué medida lo sobrenatural cristiano forma parte de nuestra vida natural?

 

 

08/06/20 www.forumlibertas.com