Domingo, 21 Junio 2020 05:54

Muere Erik el Belga, uno de los mayores ladrones de obras de arte del siglo XX

René Alphonse Ghislain van den Berghe -Erik el Belga-, considerado el mayor ladrón de obras de arte del siglo XX, ha fallecido este viernes en Málaga, donde residía desde hace décadas, a los 81 años de edad.

Uno de los robos más célebres de este “expoliador”, como lo calificó el inspector de la Policía Nacional Fernando Sánchez, aconteció el 7 de diciembre de 1979 en Roda de Isábena, Huesca. Un botín que continúa en paradero desconocido cuatro décadas después de la noche del robo, informa el Heraldo de Aragón.

De allí se llevó unas 50 piezas, entre ellas una silla de tijera, en madera esculpida, del siglo IX, llamada de San Ramón; la arquilla de San Valero; dos mitras del siglo XII; dos báculos episcopales del mismo siglo, uno metálico y otro en marfil; un tapiz; una campana del siglo XIV; varios cuadros de los siglos XVI y XVII; y telas y sudarios de los siglos X y XII de origen visigótico y árabe.

Al final de su vida, cuenta el medio aragonés, el ladrón se quiso convertir en benefactor. En 1995, regresó a Roda, el lugar del robo. Los vecinos le dieron la espalda y lo recibieron con abucheos y gritos de ‘Ladrón, ladrón’. Solo el cura, el ya fallecido José María Lemiñana, y algunos curiosos asistieron en la catedral, el escenario del robo, para la inauguración de una exposición con cuadros suyos con cuya venta pretendía paliar en alguna medida los efectos del robo. Lemiñana tuvo palabras de perdón para el antiguo traficante de obras de arte.

 

5 comentarios en “Muere Erik el Belga, uno de los mayores ladrones de obras de arte del siglo XX
  1. juan brusi

    Que Dios le haya perdonado, pero humanamente no se ha perdido nada

  2. EP

    Los mayores expoliadores de la historia de España no han sido estos traficantes de obras de artes, la mayoría de ellos amantes y conocedores de nuestro patrimonio. Los peores, los causantes del mayor desastre cultural y espiritual de nuestra historia, fueron los Mendizabal y compañía, los agentes diabólicos de la revolución liberal, que vendieron y expoliaron nuestro patrimonio espiritual de la iglesia y conventos, vendiendo su patrimonio y enseres al mejor postor, bibliotecas y hasta las campanas. Claro que lo peor fue echar a la calles a los monjes y religiosas de estos conventos, obligados a la mendicidad pública.

  3. Spes

    Un ladrón con buen gusto. Que le haya ido como a San Dimas,