Sábado, 05 Septiembre 2020 08:22

León XIII sigue siendo el Papa más longevo de la Historia

Hoy saltaba la noticia anecdótica de que Benedicto XVI, a sus 93 años y 141 días, se convertía en el Papa más longevo de la historia, superando en un día al segundo, León XIII. Pero Joseph Ratzinger no es Papa. En todo caso, es el hombre más longevo entre los que han sido Papas.

Podría haberlo sido. De haber sido diferente la historia, de haber tomado él mismo otra decisión, de no haberse sentido superado por la presión del cargo, efectivamente, Benedicto XVI sería el Papa más longevo de la historia.

Pero -disculpen que insistamos- Benedicto XVI no es el Papa. Renunció. Todos hemos visto el vídeo del momento, o podemos verlo. El Papa es Francisco, y de ninguna manera pueda haber dos Papas.

Sí, es cierto, sigue en el Vaticano, vestido de blanco, los propios cardenales le besan el anillo y el propio Francisco le llama “Santidad”. Como, por otra parte, se hace con los obispos o aun reyes eméritos, que conservan tratamientos y símbolos de su pasado cargo.

También es cierto que muchos han puesto sus esperanzas en teorías de la conspiración un poco cogidas por los pelos, sobre defectos formales en la redacción latina de su renuncia, sobre la posibilidad de un desdoblamiento del ministerio petrino. Es cierto que todo lo dicho en el párrafo anterior no contribuye mucho a aclara el panorama, como que la furia renovadora de Francisco y su estilo campechano en el hablar -por no decir nada de su peculiar criterio en la elección de amistades- ha llevado a muchos a confundir deseos con realidades y caer en la trampa ‘benevacantista’.

Pero Benedicto ha tenido múltiples ocasiones de deshacer el malentendido, si lo hubiere, y en cambio ha insistido en lo obvio: que el único Papa es Francisco. Por otra parte, en la historia de la Iglesia se han dado situaciones aún más confusas en la determinación del Papa. Me viene ahora a la cabeza el cónclave de 1378 en el que los cardenales eligieron a Urbano VI en el convencimiento de que, de no hacerlo, el populacho romano que fuera de la sala entonaba “¡romano lo queremos o, al menos, italiano!” les descuartizaría. Pero Urbano VI es un Papa de la Iglesia, reconocido como tal. Y en este casi no ha habido un solo cardenal que haya disputado la condición de Francisco como Papa legítimo.

En Infovaticana, para qué negarlo, no nos distinguimos por un entusiasmo indescriptible sobre la renovación que quiere traer a la Iglesia el Santo Padre. Pero es el Santo Padre. Y, en cualquier caso, no nos correspondería a nosotros decidir lo contrario.

 

12 comentarios en “León XIII sigue siendo el Papa más longevo de la Historia”
  1. Sigo insistiendo al igual que en el artículo de ayer, que el hombre más longevo que ha ocupado la Silla de San Pedro, es Benedicto XIII, el Papa Luna, que murió con cerca de 95 años, y está autentificado

  2. Bravo por infovaticana al nombrar hoy a este gran papa. Sigamos su importante indicación de “retirar a los masones su máscara para que se les conozca tal cual son”. Bastaría con un pronunciamiento de la Iglesia contando a la humanidad lo que está ocurriendo para que se vinieran abajo los planes criminales de reducir y hacer estragos a la población con la vacunación obligatoria proxima, creada por criminales que ni se esconden de sus intenciones. Tendrán que dar cuenta a Dios por este pecado gravísimo de omisión y colaboración con ellos pues dejan e incluso empujan a las ovejas en manos de los lobos. Increíble vivir para ver esto.

  3. La mafia de san gallen, que hizo la vida imposible a BXVI, no es un cuento chino; la rosa tampoco; la modernista menos todavía. El 80% del episcopado, incluidos Francisco, no es católico. ¿ Puede ser sacerdote, obispo o papa un no católico ? Saludos cordiales al articulista.

  4. VIGANÒ: C’È UN SUPERDOGMA DEL VATICANO II. INTOCCABILE…

    Marco Tosatti
    Cari amici e nemici di Stilum Curiae, vi presentiamo qui la traduzione italiana della risposta che l’arcivescovo Carlo Maria Viganò ha fatto a p. Raymond J, De Souza nel dibattito in corso sul Concilio Vaticano II.

    Alcuni giorni fa, poco dopo un altro articolo di analogo tenore pubblicato da padre Thomas Weinandy, padre Raymond J. De Souza ha scritto un commento dal titolo Il rifiuto dell’arcivescovo Viganò del Concilio Vaticano II promuove lo scisma?. Il pensiero dell’estensore è subito espresso: «Nella sua ultima “testimonianza”, l’ex nunzio ha una posizione contraria alla fede cattolica sull’autorità dei concili ecumenici».

    Posso comprendere che per molti versi i miei interventi possano provocare non poco fastidio ai sostenitori del Vaticano II, e che mettere in discussione il loro idolo rappresenti un motivo sufficiente per meritare le più severe sanzioni canoniche …

  5. Estoy totalmente de acuerdo con su artículo, desgraciadamente el papa es Francisco y Benedicto no lo es, por más que algunos quieran insistir en ello. Como dice Dante del papa Celestino, Benedicto es “colui che fece il gran rifiuto”. ¿Cobardía?, ¿miedo?… no sabemos. Pero, si sabía lo que iba a venir hizo un gran daño a la Iglesia, que tardará mucho en recuperarse.

  6. 25/4/2005 El pontificado de Benedicto XVI comenzó ayer con una multitudinaria y festiva misa al aire libre en la plaza de San Pedro en la que el Papa pidió la ayuda de los católicos y fue objeto del cariño de los fieles en un primer paseo en papamóvil. Entre los aplausos de las 350.000 personas congregadas en el Vaticano, Benedicto XVI, de 78 años, recibió dos importantes símbolos que encarnan su misión y su autoridad: el palio, una estola blanca bordada con cruces rojas, y su propio anillo de Pescador, que representa a Pedro echando las redes.

    “Queridos amigos, en este momento sólo puedo decir: rogad por mí, para que aprenda a amar cada vez más al Señor. Rogad por mí, para que aprenda a querer cada vez más a su rebaño, Rogad por mí, para que, por miedo, no huya ante los lobos”, confesó el 265 Pontífice de la historia.

    ¿ Seguro que huyó, seguro que abdicó ? Lo que es seguro es que las oraciones no faltaron.

  7. Cari amici e nemici di Stilum Curiae, è con grande piacere che vi parliamo oggi di un libro scritto a quattro mani da due amici di lunga data: il M° Aurelio Porfiri e il collega vaticanista di lungo corso Aldo Maria Valli. Il libro si intitola “Decadenza. Le parole d’ordine della Chiesa postconciliare“. Il libro è edito da Chorabooks.

    È un poderoso volume gli autori intendono dimostrare qualcosa di semplice: che negli ultimi decenni nella Chiesa cattolica si sono prese delle direzioni che non aiutano la sua missione spirituale e pastorale. Queste direzioni sono state favorite dall’uso di parole che sono servite come grimaldelli per giustificare certe pratiche e certi atteggiamenti. Qui gli autori ne identificano una decina: dialogo, pastorale, sinodalità, ponti, autoreferenziale, fragilità, misericordia, ecumenismo, discernimento, periferie.

     

     

    04/09/20 www.infovaticana.com