Lunes, 02 Noviembre 2020 07:24

El Vaticano envía un comunicado a los obispos del mundo explicando las declaraciones del Papa

La Secretaría de Estado del Vaticano ha enviado un comunicado a los obispos de todo el mundo a cuenta de las declaraciones del Papa Francisco sobre las uniones civiles entre personas del mismo sexo y que causaron una enorme polémica.

Según confirmó a Aciprensa el Nuncio Apostólico en México, Franco Coppola, se trata de “aclaraciones que la Secretaría de Estado de la Santa Sede ha encargado a las Nunciaturas para que las difundan entre los Obispos”.

Les ofrecemos el texto del escrito, publicado por Aciprensa:

PARA ENTENDER ALGUNAS EXPRESIONES DEL PAPA EN EL DOCUMENTAL “FRANCISCO”

Algunas afirmaciones, contenidas en el documental “Francisco” del guionista Evgeny Afineevsky, han suscitado, en días pasados, diversas reacciones e interpretaciones. Se ofrecen por lo tanto algunos elementos útiles, con el deseo de favorecer una adecuada comprensión de las palabras del Santo Padre.

Hace más de un año, durante una entrevista, el Papa Francisco respondió a dos preguntas distintas en dos momentos diferentes que, en el mencionado documental, fueron editadas y publicadas como una sola respuesta sin la debida contextualización, lo cual ha generado confusión. El Santo Padre había hecho en primer lugar una referencia pastoral acerca de la necesidad que, en el seno de la familia, el hijo o la hija con orientación homosexual nunca sean discriminados. A ellos se refieren la palabras: “las personas homosexuales tienen derecho a estar en familia; son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de la familia a nadie ni hacerle la vida imposible por eso”.

El siguiente párrafo de la Exhortación apostólica post-sinodal sobre el amor en la familia Amoris Laetitia (2016) puede iluminar tales expresiones: «Con los Padres sinodales, he tomado en consideración la situación de las familias que viven la experiencia de tener en su seno a personas con tendencias homosexuales, una experiencia nada fácil ni para los padres ni para sus hijos. Por eso, deseamos ante todo reiterar que toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar “todo signo de discriminación injusta”, y particularmente cualquier forma de agresión y violencia. Por lo que se refiere a las familias, se trata por su parte de asegurar un respetuoso acompañamiento, con el fin de que aquellos que manifiestan una tendencia homosexual puedan contar con la ayuda necesaria para comprender y realizar plenamente la voluntad de Dios en su vida» (n. 250).

Una pregunta sucesiva de la entrevista era en cambio inherente a una ley local de hace diez años en Argentina sobre los “matrimonios igualitarios de parejas del mismo sexo” y a la oposición del entonces Arzobispo de Buenos Aires al respecto. A este propósito el Papa Francisco ha afirmado que “es una incongruencia hablar de matrimonio homosexual”, agregando que, en ese mismo contexto, había hablado del derecho de estas personas a tener cierta cobertura legal: “lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil; tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”.

El Santo Padre se había expresado así durante una entrevista del 2014: “El matrimonio es entre un hombre y una mujer. Los Estados laicos quieren justificar las uniones civiles para regular diversas situaciones de convivencia, movidos por la exigencia de regular aspectos económicos entre las personas, como por ejemplo asegurar la asistencia sanitaria. Se trata de pactos de convivencia de diferente naturaleza, de los cuales no sabría dar un elenco de las distintas formas. Es necesario ver los diversos casos y evaluarlos en su variedad”.

Por lo tanto es evidente que el Papa Francisco se ha referido a determinadas disposiciones estatales, no ciertamente a la doctrina de la Iglesia, numerosas veces reafirmada en el curso de los años.

 

17 comentarios en “El Vaticano envía un comunicado a los obispos del mundo explicando las declaraciones del Papa”
    1. Se escabulle el ‘Príncipe de los Apóstoles’. Rogad por que ninguna mujeruca lo reconozca por la calle: «¡Tú eres amigo del Nazareno!»; y le dé al hombre un síncope…

  1. Se confirma lo sustancial: “lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil; tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”, a sabiendas que las distintas legislaciones que han aprobado la unión civil para homosexuales, a efectos prácticos, la han equiparado al matrimonio a tosos los efectos, incluidos adopción, fecundación in vitro y útero en alquiler, ahí donde está aprobado este último.

    FRANCISCO VÉTE YA.

  2. Y lo de que no se puede echar a un hijo homosexual de casa tampoco es verdad. Depende. Si hace de su homosexualidad una causa en unión con la mafia LGTB, no sólo se puede sino que hasta se debe, por el bien de la familia. Muchos son unos tiranos y la tiranía LGTB hay que resistirla, por el bien de las familias, de la sociedad y del Estado.

    BASTA DE BAJARSE LOS PANTALONES O LAS SOTANAS.

    1. Belzunegui lo dice muy bien, y no seré yo quién añada nada a lo dicho. Solo una curiosidad humorística: lo de “bajarse los pantalones o las sotanas” yo lo habría escrito, “bajarse los pantalones o subirse las sotanas”, queda más gráfico.

    2. Belzunegui tiene razón, y Francisco se equivoca: Si por ejemplo un hijo de 18 años o más, lleva una vida homosexual y no quiere cambiar, claro que pueden y deber echarlo de casa.

  3. Una aclaración que no aclara nada.

    El matrimonio homosexual también tiene carácter estatal y no por eso los católicos pueden defender su existencia.

  4. Nos siguen tomando por borregos, no por ovejas. El Papa dijo lo que dijo, bastante clarito para lo que acostumbra, y en español, sin problema de interpretación del traductor-traidor. Declaró estar a favor de las uniones civiles homosexuales, escuchado por el menda y por tantos mendas que “al entrar en la iglesia nos quitamos el sombrero pero no la cabeza”.
    Estoy escandalizado con un Papa que no piensa como un católico, sino que piensa como el mundo.
    Que Dios le pille confesado y arrepentido cuando le llegue su hora porque está sembrando confusión y error. Porque dispersa al rebaño que se le ha encomendado.

  5. Sigan, sigan intentando explicar hasta que revienten. Van siete años y medio de : Uno, declaraciones heréticas del Papa. Dos, nota aclaratoria. Uno, declaraciones heréticas. Dos, nota aclaratoria. Uno… dos.. uno,, dos…uno..dos

  6. Empieza a circular por las nunciaturas una ‘nota’ explicando las controvertidas palabras de Francisco sobre las uniones civiles. A buenas horas y de malas maneras. ¿Estamos ante otra explicación, que nada explica, que el pontífice no quiere hacer? Con lo bien que se le entiende el español y lo que quiere decir, no tiene mucho sentido tantas vueltas y revueltas que al fin nos dejan como estábamos. Specola. O peor.

  7. Lo grave de esta intervención es que “oficializa” la posición contraria a la moral social de este pontificado ( y ahora de esta gestión vaticana). Una cosa es una opinión personal de un Papa y muy otra la toma de posición de la oficialidad. Esto anuncia la certeza de un quiebre entre el Vaticano y quienes mantienen fidelidad a las enseñanzas eternas de la Iglesia.

  8. La aclaración no aclara nada, sinó que refrenda errores. Primero : No fue un problema de sacar de contexto una frase, sinó que Francisco lo dijo, y deberían tener la honestidad de reconocerlo.
    Segundo: AL ya se equivocó al hablar de “acompañamiento con el fin de que …puedan contar con la ayuda necesaria para comprender …la voluntad de Dios en su vida”. Esto no son formas de afrontar el tema, sinó que debería definir la homosexualidad como pecado, cosa que no hace Francisco.
    Tercero: Decir en el comunicado que el Papa no se ha referido a la doctrina de la Iglesia es falso, pues
    Francisco apoyó y apoya las leyes de convivencia civil de homosexuales y esto va contra la doctrina de la Iglesia.
    No veo autocrítica en este comunicado, sinó un deseo de defender lo indefendible.

    1. Lo que tenía que haber hecho Francisco es retractarse, reconocer que se equivocó, Y decir claramente que las leyes de convivencia civil de homosexuales son reprobadas por la doctrina de la Iglesia.

       

       

      02/11/20 www.infovaticana.com