Domingo, 20 Diciembre 2020 08:03

La supuesta ‘censura’ del mensaje provida de Francisco

Se quejaba el otro día Francisco, en carta privada dirigida a sus antiguos alumnos, de que los medios censurasen -en el sentido, al menos, de ignorar su mensaje- sus reiteradas defensas del no nacido y su oposición al aborto, y hoy aparece en el blog del vaticanista Sandro Magister, Settimo Cielo, la carta de un sobrino del predecesor de Bergoglio al frente de la archidiócesis de Buenos Aires, José Arturo Quarracino, en la que su autor se pregunta por qué el Santo Padre no da a sus declaraciones contra el aborto la misma publicidad y ‘oficialidad’ que a sus otros proyectos favoritos, como ecología o inmigración.

En un sentido, esa dicotomía ha sido uno de los principales hilos conductores del presente pontificado. No es tanto que ‘censuren’ al Papa como que el propio Papa elige para sus declaraciones provida canales -entrevistas, cartas y comunicaciones privadas- que en sí mismo tienen menos fuerza y menos recorrido mediático que documentos o alocuciones oficiales.

Brillan indudablemente más, y se le da mucho más espacio en medios, incluidos los vaticanos, a esos proyectos que le alían con instituciones con frecuencia hostiles no solo a la Iglesia sino a la cultura cristiana en general, como en el reciente Consejo para un Capitalismo Inclusivo.

Lo que se preguntan muchos cristianos es: ¿qué pesa más cara a la opinión pública internacional, un comentario ocasional comparando el aborto con la contratación de un asesino a sueldo, o la alianza con empresas y fundaciones como la Ford o la Rockefeller, cruciales en la campaña internacional para la reducción de la población en todo el mundo y entusiastas abortistas?

Sin duda esta alianza, como los estrechos lazos que ha forjado con la ONU y su Agenda 2030 o el Pacto Educativo, tiene un grandioso objetivo benéfico del que cree que la Iglesia debe participar. Pero es obvio que cuando uno se asocia con otros en grandes empresas siempre se siente presionado para no irritar a los socios con referencias que estos encontrarán ingratas.

Es algo parecido a lo que sucede con sus pactos secretos con el gobierno chino. Puede estar justificado llegar a acuerdos con la peor tiranía y la más abiertamente anticristiana para arrancarle algunas ventajas o, como parece ser el caso, para normalizar las relaciones de la Santa Sede con esa superpotencia emergente. Pero cualquiera advierte que esa coyunda parece haber impedido a Su Santidad pronunciarse con contundencia contra la represión que ejerce Pekín sobre sus habitantes, muy especialmente contra las minorías étnicas y religiosas y aún más particularmente contra los fieles católicos. Todos recordamos su modo de salirse por la tangente cuando fue preguntado en vuelo por la represión de las protestas de Hong Kong, en un lenguaje y con una vaguedad marcadamente distinta a la que emplea para fulminar sobre sus temas favoritos.

Así, puede decir que Trump “no es cristiano” porque “construye muros” (no ha construido ninguno), lo que no dirá de su presunto sucesor por su entusiasmo en la eliminación de niños por nacer. O de la tiranía china. O incluso del gobierno de su propia tierra, que acaba de legalizar el aborto. Sí, todos sabemos lo que el Papa piensa del aborto. Pero también sabemos lo que piensa de la fraternidad universal, y no se priva de repetirlo a tiempo y a destiempo.

Todo esto es esencial en una época de información incesante, en tiempo real y constante. Los fieles notan esto, en el sentido de que los ciudadanos en general advierten los mensajes no solo por la literalidad de una frase, sino por muchas otras señales, desde la insistencia hasta las ocasiones elegidas para transmitirlos, desde los nombramientos clave hasta lo que se omite.

No creo ser irrespetuoso con el Santo Padre al afirmar que si realmente quiere que su mensaje provida no pase desapercibido, tiene sobrados medios para conseguirlo, aunque pierda algunos amigos de ocasión.

 

26 comentarios en “La supuesta ‘censura’ del mensaje provida de Francisco”
    1. jajaja Beluzunegui siempre me hace mucha gracia por lo ácido y amargo en sus comentarios sobre el Papa Francisco, que, aunque no lo acepte como Papa es el Papa, el representante de Cristo en la tierra y te daría toda una cátedra sobre eclesiología pero no es el caso ni vale la pena. Lo bueno es que, no te olvides, “hay un Dios y todo lo ve”. En horabuena y que estas Navidades te rejuvenezcan el un poco el corazón, que el Niño Jesús te conceda ese milagro….

      1. Juan
        Pues lo que te puedo decir es que sobre las venas de Jesús Nazaret corre sangre preciosa, sangre de salvación, sangre de resurrección.
        Y claro, sabemos que Dios lo ve todo, y Jesucristo su Hijo Único, a quien se debe adorar, va a sacar todo a la luz.

    2. Será o no será papa. No descarto ninguna de las dos opciones. Lo que tengo clarísimo es que ejerce de todo, de todo, menos de papa. Quiere destruir la Iglesia, empezando por el papado.

      1. Ante la información sobre la “mafia de San Ga llo”, existen indicios para sospechar la posibilidad de que la elección fuera inválida. Por eso como bien dice Belzunegui, no podemos estar seguros de ninguna de las dos opciones.

        1. Como ya ha ocurrido varias veces en el pasado, podría suceder que cuando venga otro Papa declare a Francisco anti papa o que condene sus errores.

          1. Si, puede suceder. Hoy se suspende a los ortodoxos y se promociona a los heterodoxos, cuanto más maricas mejor. Francisco se ha rodeado de ellos para que no tengamos duda alguna, salvo los de encefalograma plano, asociado a la papolatría.

          2. Susanaa, si me suspendieran por decir la verdad y defender el bien y la unidad de la Iglesia, sería como San Juan de la Cruz y tantos que fueron injustamente perseguidos por sus superiores. Pero eso serían méritos para alcanzar el Cielo. En cualquier caso, si ese día llega, ya informaré oportunamente a Infovaticana para que pueda dar público testimonio de un nuevo acto “misericordítico” de su querido Francisco.

  1. San Juan Pablo II pidió perdón por algunos silencios de la jerarquía ante el nazismo, y por supuesto no es que no se condenara esa ideología nefasta, pero pudieron faltar gestos más contundentes. Y ahora da la impresión que ocurre algo similar o peor. Francisco nunca habla de forma clara y convincente contra el aborto ni la eutanasia, lo cual si un día llega un pontificado más valiente y profético, tal vez propiciará que se pida perdón por la pasividad de Francisco ante este grave crimen. Pero mientras tanto el daño que se está causando es terrible.

    1. Como bien sabrá, pudo haber silencio o incluso apoyo de algunos sectores de la Iglesia conmel nazismo al principio, pero no por parte del papado. Tras la firma e incumplimiento del concordato, que no fue sino un intento de mantener la presencia católica, opuesta al nazismo, en la vida civil, vino la tremenda encíclica antihitleriana Mit Brenender Sorge, leída por sorpresa en todas las parroquias del Reich. A partir de ahí, tras la represión siguiente, los silencios fueron impuestos, y las ayudas a las vícrimas, secretas, porque las declaraciones jerárquicas causaban muertes en represalia, como sucedió en Holanda. No sabía que San Juan Pablo II pidiera perdón por eso, pero desde luego no había mucho por lo que pedirlo, no lo que algunos se imaginan por la propaganda antieclesial.

      1. Lo malo del artículo es que lleva razón. Y como un día contó el Cardenal Brandmuller, esa actitud es una estrategia calculada para aliviar la mala imagen de la Iglesia, apartando temas polémicos para poder llegar a ser escuchados en el anuncio de Cristo. Fue un error mayúsculo, como se está viendo. Aparte de eso, es clara la debilidad de este pontificado hacia la pinza plutocracia-izquierda que domina la política global y los grandes medios.

      2. Estoy harto de que se pida perdón en la Iglesia por los supuestos pecados ajenos, alejados en el tiempo, y no por los propios, manifiestos y actuales, imputando además a la Iglesia los pecados de quien tiene nombres y apellidos.

        1. Yo también estoy en contra de que en la Iglesia se pida perdón por supuestos pecados de otros. Además que hacerlo, puede agrandar la leyenda negra contra la Iglesia. Por ejemplo, en el caso que he citado del nazismo, opino que el hecho de pedir perdón contribuyó a dar una imagen de la Iglesia que no se ajusta a la realidad, ya que la Iglesia, y muy especialmente el Papa de entonces, fueron muy claros en su rechazo del nazismo. Sin embargo ahora no ocurre lo mismo, pues ahora Francisco y la mayoría del episcopado, están callados ante el aborto y la eutanasia.

    2. Que no habla claro de la eutanasia o el aborto.
      Solo tienes que leer los documentos del Dicasterio correspondiente, algunos muy recientes, y las cartas publicadas del Papa.
      Pero está claro que no hay peor ciego que el que no quiere ver.
      UN saludo,

  2. Hoy ha firmado en un SIMPOSIO VATICANO Y ONU el pacto sobre EDUCACIÓN… lo único que he entendido es la educación INTEGRAL SOLIDARIA y más tostones que al final tuve que dejar DD escucharlo… vamos una cuasi ley Celaá… UN asco!!! Al este Papa le importa un pimiento los derechos humanos basados e. La LEY MORAL. Parece que tenga doble discurso: nada que ver con su antecesor PAPAS. JUAN PABLO II que se desplazó varias veces a la sede de la ONU para hablar muy claro sobre la defensa VIDA Y FAMILIA NATURAL… con qué ejemplo me quedo???

  3. Por sus hechos los conocerán.

    Y por encima de las palabras que tenga, por lo muy bajini, respecto al aborto….. están los hechos: los apoyos plenos a regímenes abortistas y eugenésicos como China, como Biden, como la pandilla de masones de Rockefeller y Cia. Y están los ningunéos, por no hablar de claros ataques, a los movimientos próvida y a los mandatarios que los apoyen (USA y Trump, sin ir más lejos).

    Facts, no words. Y por las obras se conoce como piensa realmente la persona.

  4. Desde el comienzo de su pontificado, Francisco ha eludido en la práctica hacer denuncias explícitas del aborto. Aunque la postura del Papa en defensa de la vida no tiene porque ponerse en duda (sus críticas a la “cultura del descarte” son bien conocidas), muchos católicos interpretamos la “desaparicion” del tema “aborto” (y también de la eutanasia) de los discursos del papa como prueba (una más) de la acomodación del Vaticano a los dictados del globalismo.
    En cuanto a la queja de Francisco de que los medios silencian (censuran) su mensaje provida, éstos no hacen otra cosa que dejar patentes las omisiones que el propio papa ha decidido para sus discursos

  5. Lo malo del artículo es que lleva razón. Y como un día contó el Cardenal Brandmuller, esa actitud es una estrategia calculada para aliviar la mala imagen de la Iglesia, apartando temas polémicos para poder llegar a ser escuchados en el anuncio de Cristo. Fue un error mayúsculo, como se está viendo. Aparte de eso, es clara la debilidad de este pontificado hacia la pinza plutocracia-izquierda que domina la política global y los grandes medios.

  6. Un principio moral de la doctrina católica, es que la omisión tambiém nos hace responsables del pecado ajeno.
    Por eso, los silencios de Su Santidad sobre el tema pro vida, le convierten en cómplice indirecto de la ley de eutanasia que se ha aprobado esta semana en España.

  7. Alaba y premia a abortistas, apoya a todos los candidatos abortistas del planeta, suscribe programas abortistas y genderistas de la ONU, la OMS y entidades filiales y colaterales. Invita al Vaticano a los mayores partidarios del control de la población, incluido el aborto, la homosexualidad y la eutanasia, para reducirla a 1000 millones, etc, etc. ¿ Y luego quiere que le creamos cuando dice estar en contra ? Obras son amores y no buenas razones.

     

     

    18/12/20 www.infovaticana.com