Lunes, 15 Febrero 2021 14:53

Tenemos mucho que aprender esta Cuaresma de los cristianos perseguidos

Al abordar las prácticas penitenciales de la Cuaresma, los católicos pueden aprender mucho de las comunidades cristianas perseguidas, afirmó un abogado de Ayuda a la Iglesia Necesitada en el Vaticano el pasado viernes.

 

«Piense en los muchos sacerdotes y hermanas secuestrados en África que las milicias retienen para pedir rescate... Tenemos mucho que aprender de ellos. ¿Les estamos ayudando o quizás estamos sentados en su cruz? Tenemos que saber que están listos para ayudarnos a llevar nuestra cruz con su vida, oración y muerte», dijo Marcela Szymanski en una conferencia de prensa en el Vaticano el 12 de febrero.

Szymanski es la Oficial de Defensa de la Unión Europea y las Naciones Unidas para la Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), una organización benéfica que sirve a cristianos perseguidos en aproximadamente 140 países.

Con sede en Bruselas, se conectó a través de un enlace de video al evento del Vaticano reflexionando sobre el mensaje de Cuaresma del Papa Francisco para compartir historias de las comunidades perseguidas que representa a través de su trabajo.

«El ejemplo de aquellos que prefieren morir antes que renunciar a su fe es inolvidable y muy difícil de comprender», dijo Szymanski.

Como editora de los informes regulares de ACN sobre «Libertad religiosa en el mundo», Szymanski ha escuchado historias de cristianos perseguidos en muchas partes del mundo: «Cuando escucho las historias de los oprimidos y quedo en shock por la impresión, solo los escucho. Me dicen: “Pero Marcela, por favor, cuando hables de nosotros, pídeles que recen por nosotros. Queremos ser como tú, poder leer la Biblia cuando queramos, ir a templos abiertos todo el día, celebrar la Navidad como tú”».

«Entonces me viene a la mente la visión de Biblias polvorientas en estanterías, iglesias cerradas, la extraña Navidad que vivimos recientemente… Y tengo que contestarles: “No, no voy a rezar para que seas como nosotros, sino para nosotros podamos ser como tú. A mis vecinos y a mí nos gustaría tener su fe y esperanza sólidas en el futuro, y la fuerza para seguir dando a los demás como usted lo hace”», dijo.

Ella compartió la historia del arzobispo Selwanos Petros al-Nemeh, un metropolitano sirio ortodoxo de Homs y Hama, Siria, quien murió de cáncer en diciembre pasado a la edad de 52 años.

«Selwanos fue huérfano desde muy joven, y fue criado por hermanas religiosas, donde vino a buscar su llamado religioso, junto con su hermano», dijo.

«Trabajó incansablemente por los huérfanos de la región. Muchos recuerdan su silueta oscura en las calles durante los bombardeos cuando buscaba a los niños para traerlos de regreso a un lugar seguro».

«Una de esas bombas mató a su hermano en una catedral en 2014. Sin embargo, con o sin bombardeos, nunca dejó de brindar cuidados de crianza a los niños, y tan pronto como cesaron las balas, reabrió escuelas y nuevos jardines de infancia».

«Justo en medio de la guerra en 2017, vino a Bruselas, donde vivo, llevando grandes maletas llenas de dibujos de los niños de Alepo, Homs y Damasco. Los dibujos estaban pensados como cartas a los políticos, pidiéndoles que aumentaran la ayuda humanitaria y que les mostraran cómo era su vida diaria».

«En otra ocasión, podría hablarles de los insultos y humillaciones que Selwanos recibió de algunos políticos europeos. Cuando estuve allí estaba furioso, pero él había visto cosas peores en la vida. Prometió orar por ellos. Regresó a Homs, donde sirvió a los pobres hasta su último aliento».

Szymanski mostró uno de los dibujos de una niña cristiana de Alepo de 11 años, que había representado su recuerdo de la época en que los terroristas islamistas del Frente al-Nusra, que lucharon contra el gobierno sirio en la guerra de Siria, atacaron a su familia, matando a su hermana y hermano en 2016.

Señaló que esto se trazó a solo 2.200 kilómetros (aproximadamente 1.367 millas) de Roma, «la misma distancia en automóvil al sur de España. Así de cerca está Alepo de Roma».

«Tenemos que ser conscientes de su cercanía, no solo espiritualmente, sino también físicamente con nosotros. Esto es lo que sufrieron», dijo.

«¿Qué podemos aprender para la Cuaresma, de una familia así, que pasó por un Calvario cruel, pero se consideran realmente resucitados con Cristo? ¿Qué les diríamos si los conociéramos hoy? Lo hemos escuchado a menudo del Santo Padre que, con el poder del amor, con la mansedumbre, se puede luchar contra la arrogancia, la violencia y la guerra, y se puede lograr la paz para toda la Iglesia».

Szymanski dijo que el testimonio de los cristianos perseguidos sirvió como recordatorio de que «el sacrificio va de la mano con un amor profundamente arraigado». También destacó el trabajo de los cristianos en India para ayudar a los pobres durante la pandemia de coronavirus.

«Durante el primer cierre de COVID-19 en India… millones de trabajadores quedaron varados sin trabajo ni refugio durante días bajo el calor mortal, esperando un pequeño espacio en el tren para regresar a casa», dijo.

«Un grupo llamado las Pequeñas Comunidades Cristianas, una red en la India que incluye a laicos y religiosos, se encargó de distribuir alimentos y agua, así como máscaras y gel desinfectante a los que estaban a lo largo de las vías».

«Los miembros de estas Pequeñas Comunidades Cristianas son tan pobres como los que necesitan ayuda, pero confían plenamente en el poder de la oración y la Providencia. Así que volvieron a casa y organizaron oraciones desde sus hogares utilizando megáfonos para recitar las letanías desde el techo y que así los que estaban en las vías pudieran unirse a ellos».

«Tenemos que recordar esto y tomarlo en serio: el infierno tiembla ante el sonido de las oraciones de los pobres», dijo.

 

5 comentarios

 Víctor
Por supuesto que tenemos mucho que aprender de nuestros hermanos perseguidos en todo el Asia, África y buena parte de América. Una pregunta, ya que me han puesto el escrito a tiro: "en la Plegaria Universal, ¿por qué no hay una petición a Dios por nuestros hermanos perseguidos?
De esta forma ellos mismos, se enterarían de que la Iglesia los recuerda y pide a Dios por ellos. Yo lo hago todos los días y en las parroquias donde voy, nunca se pide por ellos. Muchas peticiones absurdas y por estos hermanos nuestros no se dice nada. Paz y Bien
13/02/21 9:49 PM
 
 maru
Realmente es espantoso y, al mismo tiempo, estremecedor, el coraje y fe de todos los cristianos perseguidos y masacrados, tanto católicos como de otras religiones. Recemos por ellos y por los sacerdotes destinados en esos lugares de terror.
14/02/21 11:26 AM
 
 Generalife.
Claro que tenemos mucho que aprender ,nosotros queremos rebajar la exigencia, diluir,edulcorar.Ellos están siendo testigos del evangelio y ni se plantean esto que hacemos nosotros
14/02/21 4:16 PM
 
 Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Coincido en todo con los comentarios de Victor y maru.
Oremos, oremos, oremos por nuestros hermanos perseguidos y por los sacerdotes destinados en los lugares de persecución.
14/02/21 6:29 PM
 
 Miguel López Paúl
Desde hace cerca de 60 años, el principal perseguidor y enemigo de la religión católica es el clero, integrado en su mayor parte por burócratas sin Fé, herejes, o comunistas.
15/02/21 7:23 AM
 
 
13/02/21 www.infocatolica.com