Lunes, 08 Marzo 2021 08:51

Religiosas buscan la beatificación para el segundo obispo nativo de Indonesia

La fe inquebrantable del difunto prelado ha animado a las monjas de la congregación religiosa llamada las Hijas de la Reina del Rosario a asegurarse de que los católicos en Indonesia y en otros lugares lo recuerden.

 

El arzobispo emérito Gabriel Wilhelmus Manek de Ende, una ciudad en la isla de Flores, de mayoría católica, murió hace casi 32 años a la edad de 76. Pero su espíritu de servicio a los necesitados sigue vivo entre los católicos de Indonesia.

Nacido en agosto de 1913 y ordenado sacerdote del Verbo Divino en enero de 1941, se convirtió en prelado diez años después, en marzo de 1951.

Siete años después, el 15 de agosto de 1958, él y una monja de las Hermanas Misioneras del Espíritu Santo fundaron una congregación religiosa llamada las Hijas de la Reina del Rosario (PRR).

«Creemos que no fundó la congregación por su propia voluntad. Todo lo creado por los humanos se desvanece. Pero lo que fundó ha seguido creciendo desde entonces. Era la voluntad de Dios», dijo la hermana M. Leoni, provincial del PRR en la región occidental de Indonesia.

Desde su establecimiento, PRR ha tenido más de 400 monjas sirviendo en muchos países. «Somos sus hijas. Sin él, no existiríamos», dijo la hermana Leoni.

El obispo Manek fue nombrado arzobispo de Ende en enero de 1961 y nombrado arzobispo titular de Bavagaliana en diciembre de 1968.

Ocho años después, renunció debido a problemas de salud y se fue a los Estados Unidos para recibir tratamiento médico. Allí sirvió a comunidades japonesas y afroamericanas antes de morir en 1989 en Denver, Colorado. Inicialmente fue enterrado en Techny, Illinois, pero sus restos fueron devueltos a Indonesia en 2007.

«Fue muy triste que no pudiéramos asistir a su funeral. Todavía era novicia en ese momento. Pero siempre hemos estado cerca de él en las oraciones», dijo la hermana Leoni.

El arzobispo emérito tenía una gran compasión por las personas pobres y marginadas y los enfermos de lepra, dijo. «Como obispo, a menudo visitaba a personas con lepra que vivían en una pequeña colonia insular y les donaba ropa».

El arzobispo emérito Manek, cuyo lema episcopal era «María Protegente» (Bajo la protección de la Santísima Madre), tenía una gran devoción a la Santísima Virgen María.

«Sufrió mucho. Fue muy criticado mientras se desempeñaba como arzobispo de Ende, pero creía que podía superarlo porque Dios, a través de la intercesión de la Santísima Virgen, lo ayudaría», dijo la hermana Leoni.

Esperanza de beatificación

La fe inquebrantable del difunto prelado ha animado a las monjas PRR a asegurarse de que los católicos en Indonesia y en otros lugares lo recuerden.

La hermana María Gratiana, quien encabeza la congregación, reveló en enero que las monjas habían decidido iniciar el proceso para buscar la santidad del difunto arzobispo.

«Hace unos dos años, enviamos a un miembro de nuestra congregación a estudiar documentos sobre el proceso de beatificación y canonización en el Vaticano durante un año. El primer paso es obtener la aprobación de un obispo local donde vivió un candidato durante los últimos 10 años», dijo.

«Dado que el cuerpo del prelado se encuentra en la capilla de Monseñor Gabriel Manek en Larantuka, el obispo de Larantuka debe dar su aprobación. El 8 de enero, nuestros representantes se reunieron con el obispo Fransiskus Kopong Kung de Larantuka, y él, con gran corazón y oraciones, dio permiso para todos los procesos».

Cuerpo intacto

El cuerpo del arzobispo emérito Manek fue exhumado en 2007 a pedido de la congregación, 18 años después de su sepultura. Los informes dicen que su cuerpo permaneció intacto. Luego, su cuerpo fue colocado en la capilla del PRR.

Como parte de los procesos, las monjas PRR y miembros del grupo laico católico llamado Amigos de Monseñor Gabriel Manek iniciaron recientemente la Gran Novena de Oración, que se lleva a cabo durante nueve días consecutivos cada mes.

«No sabemos cuándo terminará esta oración. El proceso de beatificación es un camino largo. Puede llevar años o nunca sucederá. Lo dejamos en manos de Dios», dijo la hermana Gratiana.

Vida ejemplar

El obispo Kopong Kung creía que el difunto prelado no era un fanfarrón, y su espiritualidad de vida daba un buen ejemplo.

«Tuvo el coraje de fundar PRR. Fue un movimiento espiritual que lo llevó a fundar la congregación, que ahora cuenta con miembros en diferentes países. No se trata de PRR, sino de la grandeza del Espíritu Santo que guió al difunto prelado», dijo.

«Lo más importante es su vida ejemplar, cómo su presencia puede ser un ejemplo para la Iglesia, no solo para las monjas PRR».

Refiriéndose a la integridad del cuerpo del difunto prelado, el obispo Kopong Kung dijo que no debe verse simplemente como un signo de santidad, ya que los cuerpos de muchos santos estaban dañados.

«Pero esas cosas externas pueden ayudar a las monjas del PRR a su causa. Las monjas PRR pueden reflexionar sobre ello y luego rezar. También se pueden investigar las experiencias espirituales de los laicos que rezan a Dios por intercesión del difunto prelado», dijo.

Una de las experiencias espirituales involucró a una mujer con un tumor en Timor-Leste. Un día, de camino a casa desde un hospital, se detuvo en una capilla donde estaba colocada una imagen del arzobispo emérito Manek. Se acostó ante la imagen. Posteriormente, el tumor desapareció.

Fransiskus Loeky Tjoa, que dirige los Amigos de Monseñor Gabriel Manek, estuvo de acuerdo en que se debe seguir la vida ejemplar del segundo obispo nativo de Indonesia, después del padre jesuita Albertus Soegijapranata.

«Es por eso que nuestro grupo ha visitado regularmente a familias enfermas desde que se estableció nuestro grupo en 2017. El espíritu del difunto prelado de servir a los necesitados debe estar vivo», dijo.

 

 

07/03/21 www.infocatolica.com