Miércoles, 14 Abril 2021 11:09

A través de los ojos de Laura: la falsa promesa de empoderamiento del aborto

Durante décadas, el aborto legalizado ha sido hábilmente comercializado o “empaquetado” por el movimiento feminista y la industria del aborto como un “empoderamiento” para las mujeres.

Irónicamente, el mismo movimiento que pretende defender la igualdad de las mujeres ve a las mujeres como intrínsecamente incompletas. Esto, argumentan, solo se puede lograr otorgando a las madres el "poder" de imponer fuerza letal contra sus hijos por nacer.

La Federación Internacional de Planificación de la Familia declara, en su sitio web,

"Negar a las mujeres la posibilidad de elegir interrumpir un embarazo no deseado en condiciones seguras y legales es una violación de los derechos humanos y va en contra de la agenda de empoderamiento".

Como dijo sabiamente Jeffrey Ventrella de Alliance Defending Freedom: "Cuando el lugar más peligroso para un joven de hoy es el útero de su madre, eso es obra del diablo". De hecho, y cuando se trata de la falsa promesa del aborto de empoderar a las mujeres, el diablo está en los detalles.

Después de hablar en una iglesia recientemente, una mujer se acercó a mí y me contó su desgarradora historia. Te paso esto con su permiso, aunque he cambiado su nombre.

La inocencia infantil de "Laura" fue robada por una serie de novios de su madre que la abusaron y violaron repetidamente.

Su propia madre hizo la vista gorda ante el abuso de Laura, y en 1977, con solo 12 años, Laura quedó embarazada.

Al darse cuenta de las consecuencias legales y el trastorno relacional que esto podría causar, su madre entró en pánico. Y así, cinco meses después del embarazo de Laura, puso a su hija en el automóvil y la llevó a una clínica de abortos de Planned Parenthood. Laura no tenía idea de adónde iba ni de lo que iba a suceder, pero recuerda haber tenido que firmar algo en esa clínica a esa tierna edad.

En poco tiempo, esta niña, que debería haber estado en casa jugando con amigos del vecindario, estaba acostada en una mesa experimentando un tremendo dolor físico y emocional mientras su madre se sentaba junto al abortista, narrando fríamente los horribles detalles de su aborto en tiempo real.

Nada podría agregarse a esta historia para empeorarla, excepto el hecho brutal de que este escenario se repitió dos veces más durante la infancia de Laura: dos veces más quedó embarazada de los novios pervertidos de su madre. Dos veces más, Laura se sometió a abortos forzados.

Como Laura me señaló, si el aborto hubiera sido ilegal o no hubiera sido posible, el abuso probablemente habría terminado, su abusador habría sido encerrado y su primer hijo estaría vivo hoy.

En cambio, el aborto legalizado proporcionó cobertura a los hombres inmorales, allanando el camino para más abusos y más destrucción.

El único "empoderamiento" en este escenario fue realizado por los hombres que violaron a una preadolescente y por los abortistas que mataron a sus hijos con fines de lucro.

Tweet This: #aborto no empodera a las mujeres, pero sí empodera a los abusadores sexuales #prolifegen #prolife

A los 14 años, Laura comenzó el proceso de escapar de esta vida y encontrar la curación emocional. Como resultado, ha experimentado este consuelo y curación y ahora está felizmente casada.

La historia de Laura es una prueba viviente de que el aborto no empodera a las mujeres ni a las niñas; los convierte en víctimas.

A pesar de todas sus fanfarronadas, las mayores víctimas de Big Abortion son aquellas que dice defender.

¿No se merecen algo mejor que esto las mujeres y las jóvenes como Laura? La próxima vez que escuche la mentira de que el aborto tiene algo que ver con el empoderamiento, recuerde a Laura. Sé que lo haré.

 

 

26/09/2016 www.physiciansforlife.org