Imprimir esta página
Sábado, 24 Abril 2021 10:33

La arquidiócesis francesa da dinero para construir una gran mezquita

Vincent Jordy, recientemente nombrado arzobispo de Tours en el centro de Francia, se ha visto obligado a publicar una declaración después de que las declaraciones de un líder musulmán local revelaran que la diócesis católica ha dado fondos para la construcción de una gran mezquita, y que estos fondos pueden ser Se dice que fue financiado por el “denier du culte”: contribuciones parroquiales dadas por católicos en la diócesis para su mantenimiento y costos operativos.

La historia estalló hace diez días cuando un periódico local, la Nouvelle République, publicó una historia para el inicio del Ramadán el 13 de abril, con comentarios del presidente de la comunidad musulmana del departamento de Indre-et-Loire en el valle del Loira explicando que la nueva Gran Mezquita de Menneton aún no estaba lista para recibir a los fieles musulmanes, en particular en sus áreas destinadas al culto público.

Salah Merabti, hablando de las restricciones de COVID que evitarán que los fieles “rompan el ayuno” en cenas comunales en su actual mezquita, dijo que espera que el próximo año se hayan terminado las obras en el nuevo edificio, por lo que 4 millones de euros ( casi $ 5 millones) ya se han gastado. En la actualidad, faltan fondos por valor de 2 millones de euros para pagar el techo, la cúpula y los trabajos de sellado. El proyecto de construcción ya tiene varias semanas o meses de retraso debido al COVID-19, y ahora el precio de los materiales de construcción ha aumentado considerablemente, comprometiendo la capacidad de la comunidad musulmana para financiar contratos futuros.

Fue en este punto que Merabti habló sobre quienes habían ayudado o siguen ayudando con la financiación del proyecto: “En París, conocí al jefe de Coca-Cola Argelia que nos dio la suma de 150.000 € para el techo. Esto es excepcional. También recibimos obsequios de funcionarios electos de la metrópolis [de Tours], de la comunidad judía de Tours y de la diócesis para el área de culto de la mezquita. Es un gran consuelo ".

La historia fue recogida por el sitio web católico independiente “Riposte-Catholique”, que preguntaba: “¿Debemos entender que la financiación parroquial de la iglesia se ha desviado para las necesidades de la comunidad musulmana? Esta es una pregunta que debería plantearse a la oficina de contabilidad de la diócesis ”.

La diócesis de Tours normalmente recibe un presupuesto global anual de alrededor de 1,6 millones de euros a través de contribuciones parroquiales, en comparación con los costos operativos anuales de alrededor de 6,7 millones de euros, para los cuales también se proporcionan colectas dominicales, obsequios con motivo de bodas y funerales e intenciones de misa.

Si bien la diócesis tenía una cómoda suma de casi € 9,5 millones escondidos a fines de 2019, su situación financiera se ha visto gravemente afectada por la crisis del COVID-19, lo que llevó a un llamamiento dramático del obispo Jordy este mes. Destacó la “disminución total” de las colectas dominicales desde que comenzaron las medidas para contener la pandemia, así como una disminución casi total de las contribuciones con motivo de algunos sacramentos y de la financiación parroquial; incluso los obsequios para las intenciones de la misa han disminuido "muy significativamente", deploró. Jordy pidió a todos los católicos de su diócesis que colaboraran, y agregó que esto era "vital".

En estas circunstancias, el momento de la expresión de agradecimiento de Salah Merabti a la Arquidiócesis de Tours difícilmente podría haber sido más desafortunado, especialmente cuando fue recogido por Riposte catholique y comentado en las redes sociales, y se siguieron preguntas a los funcionarios diocesanos.

El obispo Vincent Jordy publicó una declaración el 15 de abril, solo dos días después de que se conociera la noticia de la financiación diocesana para una mezquita en Tours:

En 1996, durante la visita a Giras del Papa San Juan Pablo II, como los subsidios eran casi inexistentes, la diócesis había lanzado un llamado a donaciones para asegurar la financiación de esta recepción. En esta ocasión, la comunidad musulmana de Tours quiso hacer una donación simbólica. A cambio, la diócesis de Tours quiso hacer una donación similar y simbólica con motivo del lanzamiento del proyecto de la mezquita de Tours hace más de 15 años.

Añadió (en una frase en gran parte incomprensible que parece equiparar las celebraciones cristianas y musulmanas): “Dado que las comunidades cristianas viven a la luz de las celebraciones de Pascua y las comunidades musulmanas han entrado en el período del Ramadán, este recordatorio nos permite estar a la altura. a nuestras vidas como creyentes ”.

Por lo tanto, parece que la donación de la arquidiócesis para la construcción de un lugar de culto musulmán en realidad tuvo lugar bajo el predecesor de Jordy, y hace bastante tiempo. Pero los católicos locales piden explicaciones: ¿por qué no se les informó de esta donación? ¿Cuánto dieron los musulmanes por la visita de Juan Pablo II y se donó una suma equivalente para la mezquita? ¿Qué quiso decir el obispo con un regalo "similar" y "simbólico"? Un miembro de un foro católico de Internet escribió:

En cuanto al 'recordatorio' de una donación hecha por una comunidad musulmana de Tours en 1996, hace 25 años, para la visita de Juan Pablo II, que hoy justificaría una donación a cambio, es una completa broma. No sé por qué esta comunidad musulmana quiso hacer esta donación, 

si es cierto, pero en cualquier caso, esta comunidad musulmana nunca ha financiado la construcción de una iglesia. El hecho de que la diócesis de Tours quiera aparecer como uno de los financistas de la mezquita de Tours marca el final de su existencia como diócesis católica. Que se disculpe con sus donantes, si todavía tiene fuerzas.

Otros católicos subrayaron que una cosa es ayudar a pagar la visita de un Papa a una comunidad local y otra para financiar la construcción de un lugar de culto duradero. Por supuesto, tales críticas se han alimentado en los últimos años después de que varios ataques islámicos golpearon Francia, incluido el degollamiento de un anciano sacerdote, el p. Jacques Hamel, mientras celebraba la misa, y otro ataque terrorista contra católicos en una iglesia de Niza a principios del año pasado. Pero incluso sin estos trágicos incidentes, la presencia de una creciente y vital comunidad musulmana en Francia, que se beneficia de las leyes locales "contra la discriminación", ha generado temores y tensiones.

Es una señal de los tiempos en que el año pasado, el presidente Emmanuel Macron se unió a una fiesta musulmana que celebraba el final del Ramadán en junio, pero ni siquiera envió deseos de Navidad o Pascua a los católicos franceses en los últimos meses.

También se plantearon preguntas sobre el derecho de la diócesis a utilizar los fondos dados por donantes católicos para un objeto que es tan obviamente distante de las razones por las que fueron entregados. Los fieles contribuyen a la financiación del culto católico en todas sus dimensiones, incluido el mantenimiento de las iglesias parroquiales y los edificios diocesanos, y los ingresos de los sacerdotes diocesanos, no a la financiación de lugares de culto para otras religiones. Los estatutos oficiales de la asociación diocesana de Tours recuerdan lacónicamente que sus fondos son para cubrir “el mantenimiento del culto”. Culto católico, por supuesto ...

Un católico local se quejó: "Si hubiera querido financiar la construcción de una mezquita, lo habría hecho yo mismo directamente". Otro comentó: "Juan Pablo II se fue, pero la mezquita permanecerá".

Esta no es la primera vez que una diócesis francesa entrega dinero donado por los fieles a los intereses islámicos. En 2015, la diócesis de Auch (suroeste de Francia) ayudó a reconstruir un lugar de culto islámico que fue destruido por un incendio provocado. “La caridad no conoce fronteras”, explicó el obispo local, Maurice Gardès, en el tiempo. Esta donación también desató una ola de críticas, lo que llevó a la diócesis a afirmar más tarde que también había entregado 12.000 euros para los cristianos perseguidos en Oriente Medio.

Al menos la diócesis de Auch anunció públicamente el regalo cuando se hizo. La noticia provocó una fuerte disminución en las donaciones de fondos parroquiales. En el semanario católico Famille chrétienne, la especialista en Islam, Annie Laurent, también subrayó el peligro del relativismo vinculado a tal participación en la construcción de mezquitas islámicas en Francia: “El mensaje coránico tiene como objetivo desacreditar los grandes misterios cristianos de la Encarnación, el Trinidad, Redención, Resurrección de Jesús, etc. ”, escribió.

En mayo del año pasado, la diócesis de Burdeos pidió a los católicos locales que hicieran donaciones generosas a la cuenta de fondos de beneficios sociales de las mezquitas locales para ayudar a los "estudiantes subsaharianos que viven en Burdeos y sus alrededores". Debido a las restricciones de COVID, cuatro mezquitas locales habían pedido dinero para pagar paquetes de alimentos para musulmanes indigentes que de otro modo se hubieran unido a las comidas en la mezquita. Obviamente, esta ayuda alimentaria está en otro nivel que la financiación de los lugares de culto, pero al mismo tiempo, la diócesis católica de Burdeos ha multiplicado recientemente eventos junto con dignatarios islámicos que van más allá de los gestos humanitarios, como cuando un imán local, Hassan Belmajdoub, conocido por haber invitado a predicadores radicales a su mezquita, se le pidió que hablara en una iglesia católica en noviembre de 2017 sobre el tema: "Encontrar al otro con toda sinceridad".

 

 

23/04/21 www.lifesitenews.com