Sábado, 30 Noviembre 2013 11:08

El hundimiento demográfico de España

 
 
En los próximos diez años perderá 2,6 millones de personas y todas las provincias salvo siete reducirán su población. El fenómeno migratorio y el crecimiento vegetativo negativo, principales causas. Desde 2017 habrá menos nacimientos que muertes
Una sentencia a tener en cuenta: "sin más nacimientos, nos espera un inexorable declive demográfico, con graves implicaciones económicas, políticas y sociales"
 
Víctor Ruiz

España perderá en los próximos diez años 2,6 millones de personas, lo que equivale a un 6% de la población. Y la tendencia va en aumento. De hecho, todas las provincias españolas perderán población en ese espacio de tiempo salvo Almería, Málaga, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Ceuta y Melilla.

 

Las principales causas de este hundimiento demográfico español tienen que ver con el fenómeno migratorio, es decir con la marcha de inmigrantes hacia el exterior y, en menor medida, la emigración de autóctonos; además de que a partir de 2017 habrá un crecimiento vegetativo negativo, o sea que el número de fallecimientos superará al de nacimientos, algo que ya sucede entre los españoles autóctonos.

 

Tanto es así que los nacimientos se reducirán en un 25%, pasando de 456.000 en 2013 amenos de 340.000 en 2023, según las previsiones elaboradas por la Fundación Renacimiento Demográfico.

 

Otras cifras preocupantes que muestra el estudio es que de 2013 a 2023 se perderán en España 2,3 millones de personas en edad laboral; que las personas de 25 a 45 años, franja vital para la producción y el consumo, serán 4,4 millones menos; y que el porcentaje de población con 65 años o más pasará del 17,7% (2013) al 22% (2023).

 

Ante este escenario de futuro, cabe recordar que en el pasado los grandes imperios acostumbraron a hundirse, entre otras, por razones demográficas, como sucedió con el imperio romano, que tardó más de 250 años en pasar de la crisis demográfica a la política. En aquellos tiempos no se conocía la demografía y era imposible hacer previsiones y tomar medidas, pero ahora sí se podría hacer y no se hace.

 

En ese sentido, España no tiene políticas ni demográfica, ni de natalidad, ni siquiera familiar. Y se le viene encima una crisis del sistema de pensiones que ya ha empezado.

 

El factor natalidad

 

Una cuestión a tener en cuenta en las previsiones de futuro es que las que hacen referencia al crecimiento vegetativo se basan en cálculos de una tasa de fertilidad de 1,4 hijos por mujer.

 

Sin embargo, hay que considerar que esa fertilidad tiende a retrasarse cada vez más, y que es más que probable que la tasa de fertilidad no alcance ese 1,4 hijos por mujer y se quede en 1,37 ó 1,38 con lo que la situación del crecimiento vegetativo empeoraría.

 

También es probable que la emigración no sea tan alta como está previsto, pero en cualquier caso se trata de una proyección de futuro nada halagüeña.

 

Tal como dice el estudio de la Fundación Renacimiento Demográfico, "es difícil predecir con exactitud la cuantía de los flujos migratorios futuros desde y hacia España, una vez que superemos la crisis económica. Pero la bajísima tasa de natalidad de España nos aboca, con toda certeza, a un panorama demográfico decadente, similar el previsto, con más muertes que nacimientos, y una sociedad más y más envejecida".

 

Casi todas las provincias pierden población

 

El estudio muestra la pérdida de población por provincias, basándose en los datos del Instituto nacional de Estadística (INE). A la vista de esos datos, tal como puede observarse en la tabla adjunta al pie de esta información, prácticamente todas las provincias perderán población en los próximos diez años.

 

Entre las diez más perjudicadas, cabe destacar que se encuentran dos de Cataluña: Barcelona, que lidera el ranking, con una variación de la población de -633.093 personas para 2023 (-11,6%) y Girona, con -67.415 personas (-9%).

 

Por detrás de Barcelona están Zamora, Burgos y Castellón (-10,5%), Valencia (-10,2%), Teruel (-9,9%), Segovia (-9,7%), Orense (-9,4%) y Palencia (-8,8%).

 

Otra cuestión interesante en el apartado de las provincias con mayor pérdida de población es la significativa presencia del eje mediterráneo, ya que aparecen en posiciones muy malasBarcelona, Castellón, Valencia, Tarragona y Alicante.

 

Como lo es también que las cuatro provincias catalanas estén por encima de la media española (-5,6%).O que Barcelona, con ese 11,6% de pérdida, casi duplique la de Madrid (-6,4%).

 

La solución, defensa de la familia y la maternidad

 

Ante un escenario tan preocupante, la Fundación Renacimiento Demográfico, en sus conclusiones finales, "urge que las autoridades y la sociedad española en su conjunto sean conscientes de que el problema demográfico es uno de los mayores desafíos que debemos afrontar, y de que sin más nacimientos, nos espera un inexorable declive demográfico, con graves implicaciones económicas, políticas y sociales".

 

De esa misma opinión es el Foro de la Familia, que hace un llamamiento "a una reflexión profunda sobre estos datos y solicita medidas eficaces que realmente ayuden a invertir nuevamente la pirámide demográfica en España"

 

Esta organización considera que la proyección de población hecha pública por el INE hace unos días, viene a constatar que "la situación demográfica que atraviesa España puede llegar a ser muy crítica si no se empiezan a implementar medidas que ayuden de forma efectiva a paliar esta situación".

 

También afirma que esta situación es consecuencia de "distintos fenómenos como la caída de la natalidad, la disminución de la nupcialidad, las dificultades para la conciliación, la extensión de la anticoncepción y el aborto, las consecuencias sociales de la propia crisis económica...", entre otras cuestiones.

 

Por ello, el presidente del Foro, Benigno Blanco, solicita al Gobierno que cree una comisión de expertos que analice este fenómeno consolidado de declive demográfico en España, que estudie las medidas que se están adoptando en otros países europeos para hacer frente a problemas similares y que haga una propuesta de iniciativas a adoptar para evitar que se consolide en el tiempo esta anunciada pérdida de población.

 

Blanco destaca que “la solución a la caída de la natalidad pasa, entre otras cosas, por la defensa de la familia y la implementación de políticas públicas que supongan un trato de favor y un apoyo solidario a la mujer embarazada y la maternidad".

 

"Sólo con políticas públicas y leyes no se arreglará este problema, pero las políticas públicas y las leyes pueden ayudar a crear un ambiente más favorable a la recuperación de la natalidad”, insiste.

 

Respecto al elevado número de rupturas matrimoniales, el presidente del Foro de la Familiarecuerda que éste “es un fenómeno muy preocupante pues, más allá del fracaso y drama personal que para los miembros de la familia supone una ruptura, un número tan alto y en continuo crecimiento de rupturas matrimoniales genera una dinámica de inestabilidad social, de empobrecimiento femenino. [...] Sin familias estables es muy difícil que se produzca una recuperación sólida y cuantitativamente relevante de la natalidad”, concluye.

 

forumlibertas.com  29-11-2013