Jueves, 03 Junio 2021 09:23

Obispos de Europa y África llaman a trabajar juntos por la dignidad humana

Los obispos de Europa y África se comprometieron en espíritu de comunión y colegialidad a “trabajar para promover la dignidad humana, la fraternidad y la solidaridad, que están al centro de la existencia humana y de una convivencia pacífica”, y pidieron a las autoridades civiles promover “la defensa de la vida, la familia, la libertad educativa y religiosa, la acogida e integración de los inmigrantes, y el acceso universal a las vacunas contra el COVID-19”.

Así lo indicó el mensaje final del seminario del Consejo de las Conferencias Episcopales Europeas (CCEE) y del Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar (SECAM) que se llevó a cabo en línea el 1 y 2 de junio.

 

Desde 2004, el CCEE y el SECAM han organizado diferentes seminarios para reforzar la comunión y la colaboración pastoral, y profundizar en las responsabilidades que permitan una mayor evangelización, así como reflexionar sobre los desafíos de la Iglesia.

 

Este año el seminario se centró en el tema “La solidaridad en la promoción de la dignidad humana a la luz de Fratelli tutti”.

 

El encuentro involucró alrededor de 20 representantes de las conferencias episcopales de África y Europa.

 

El mensaje final fue dirigido a “todos los hermanos obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas y fieles laicos de la Iglesia de Dios que están en África y en Europa”.

 

“Como hijos del único Padre debemos estar abiertos los unos con los otros y trabajar intensamente para construir una fraternidad auténtica y no solo entre nuestras comunidades locales, sino también con personas de diferentes orígenes culturales, identidades raciales y étnicas, opiniones religiosas y políticas, y situación social y económica”, indicó el mensaje.

 

Además, el texto subrayó que “en un mundo lleno de actitudes de odio, hostilidad y extremismo, de violencia y derramamiento de sangre, invitamos a todos a abrazar el llamado del Santo Padre al diálogo interreligioso como forma de estimular la amistad, la paz y la armonía y de garantizar la libertad religiosa, que es un derecho humano fundamental para todos los creyentes”.

 

En esta línea, el mensaje sugirió “promover el diálogo cultural, interreligioso y ecuménico, conscientes que la Iglesia es madre”, por lo que solicitan que cada Iglesia local sea “una casa con puertas abiertas” para sostener “la esperanza, construir puentes, abatir los muros y esparcir semillas de reconciliación”.

 

Finalmente, los obispos de Europa y África pidieron a los líderes políticos, a las autoridades civiles y a los organismos internacionales un compromiso para “la aplicación práctica de leyes y protocolos que exalten la solidaridad y promuevan la dignidad humana. En particular, la promoción de la defensa de la vida, la familia, la libertad educativa y religiosa, así como la acogida e integración de los inmigrantes, y el acceso universal a las vacunas contra el COVID-19".

 

 

Aciprensa.com