Domingo, 06 Junio 2021 11:51

Arzobispo de San Francisco: Necesitamos un «gran esfuerzo para re-catequizar» a los católicos en la Eucaristía

Iglesia y crisis.

El Arzobispo Salvatore Cordileone dijo esta semana que «debe haber un gran esfuerzo para volver a catequizar a los católicos sobre la Eucaristía y la dignidad de recibir la Comunión».

(CNA/InfoCatólica) En una entrevista que se emitió el jueves en EWTN Pro-Life Weekly, el arzobispo Salvatore Cordileone de San Francisco dijo que el tema de la coherencia eucarística se aplica a todos los católicos, no solo a los funcionarios públicos católicos.

 

Los obispos están llamados a debatir el tema en su próxima reunión de primavera del 16 al 18 de junio, y votar sobre si comenzar o no a redactar un documento de enseñanza sobre la Eucaristía.

 

Con respecto a la preparación debida de los católicos para recibir la Comunión, incluidos los políticos que apoyan públicamente una legislación permisiva sobre pecados graves como el aborto, dijo:

 

«Hemos estado debatiendo esto y debatiéndolo durante mucho tiempo, al menos 20 años.

 

Y recuerdo como nuevo obispo que se acerca este tema, y ​​la comprensión de que el problema es que nuestra gente no entiende lo que realmente significa el acto de la Comunión, en ese sentido de la dignidad de recibir la Sagrada Comunión.

 

Entonces, ciertamente, la coherencia eucarística se aplica a cada católico. Los católicos prominentes en la vida pública tienen una responsabilidad adicional, en términos del testimonio público que dan, pero se aplica a todos los católicos. Por lo tanto, necesitamos hacer un gran esfuerzo para volver a catequizar a nuestra gente sobre esto».

 

El término «coherencia eucarística», utilizado en el documento de Aparecida 2007 de los obispos de América Latina y el Caribe, se refiere a la «coherencia entre la forma en que recibimos la Sagrada Eucaristía y la forma en que vivimos nuestra vida, que debemos estar debidamente preparados para recibir la Eucaristía», explicó Cordileone.

 

Ese documento, a cuya elaboración contribuyó el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, destacó también el papel de los funcionarios públicos en la defensa de la santidad de la vida en temas como el aborto y la eutanasia. Cuando los funcionarios católicos apoyen estos y «otros graves delitos contra la vida y la familia», no deben presentarse a la Comunión, dijeron los obispos en la Aparecida.

 

Algunos obispos estadounidenses, encabezados por el cardenal Blasé Cupich de Chicago, escribieron al arzobispo Gómez, presidente de la Conferencia de Obispos de EE.UU. en un esfuerzo por retrasar las discusiones sobre la Eucaristía. La gravedad del tema requiere una deliberación en persona, argumentó.

 

Gómez respondió en un memorando del 22 de mayo que el ítem de la agenda para considerar el documento sobre la Eucaristía fue aprobado por el comité administrativo de la conferencia, y ocurrirá según lo planeado en la próxima reunión.

 

«Habrá un debate», confirmó Cordileone. Si los obispos avanzan con la redacción de un documento, el Comité de Doctrina redactaría el documento, cuyo texto completo se debatiría y votaría en la reunión de otoño de los obispos en noviembre.

 

«Anticipo una votación para seguir adelante con esto. Percibo entre muchos obispos un sentido aún mayor de urgencia en este asunto», dijo Cordileone.

 

La conferencia de obispos de Estados Unidos convocó un grupo de trabajo especial después de la elección de Joe Biden a la presidencia en noviembre. Una de las recomendaciones del grupo de trabajo fue un documento de enseñanza sobre la Eucaristía, que cubriría tanto la enseñanza de la Iglesia sobre el mérito general para recibir la Comunión, y que aclararía que los católicos en la vida pública tienen la responsabilidad especial de defender las enseñanzas de la Iglesia en público.

 

El tema de la Comunión, especialmente para los políticos pro-aborto, ha sido tratado individualmente por varios obispos durante los últimos meses desde la elección de Joe Biden a la presidencia.

 

Tanto Biden como la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, son abortistas consumados y han promovido políticas contrarias a las enseñanzas de la Iglesia sobre la vida, el matrimonio y la sexualidad, incluido el apoyo al aborto financiado por los contribuyentes.

 

En 2004, el cardenal Joseph Ratzinger escribió al entonces cardenal Theodore McCarrick, diciendo que un político católico «que hace campaña y vota consistentemente por leyes permisivas de aborto y eutanasia estaba comprometido en cooperación manifiesta y formal en pecado grave».

 

En tal caso, el pastor del político «debe reunirse con él, instruirlo sobre la enseñanza de la Iglesia, informarle que no debe presentarse a la Sagrada Comunión hasta que ponga fin a la situación objetiva de pecado y advirtiéndole que de lo contrario se le negará la Eucaristía», escribió el cardenal Ratzinger.

 

Agregó que, si el funcionario persistiera en tales acciones y se acercara a recibir la Comunión, «el ministro de la Sagrada Comunión debe negarse a distribuirla».

 

Ese memorando de 2004 fue una aplicación del canon 915 del Código de Derecho Canónico, que dice que los católicos «que perseveren obstinadamente en un pecado grave manifiesto no deben ser admitidos en la sagrada comunión».

 

En marzo, el presidente de los obispos estadounidenses, el arzobispo José Gómez de Los Ángeles, escribió a la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, informando a la congregación que los obispos debatirían un documento sobre coherencia eucarística en su reunión de primavera.

 

El 7 de mayo, el cardenal Luis Ladaria, prefecto de la congregación, respondió a Gómez en una carta, instruyendo a los obispos qué hacer si emitían alguna política nacional sobre la Comunión para los funcionarios católicos que apoyan una legislación permisiva sobre males graves como el aborto. Dijo que los obispos podrían utilizar el memorando de 2004 de Ratzinger sobre la comunión, pero solo a la luz de la nota del Vaticano de 2002 sobre la participación católica en la política y la importancia de salvaguardar los derechos de los ordinarios en sus iglesias locales.

 

El cardenal Ladaria dijo que los obispos primero deben tener un diálogo sereno entre ellos para asegurar la unidad en las enseñanzas de la Iglesia, antes de dialogar con los funcionarios públicos católicos.

 

El diálogo que el Vaticano solicitó recientemente a los obispos estadounidenses sobre el tema de la coherencia eucarística ya se ha llevado a cabo, dijo el arzobispo Cordileone a EWTN Pro-Life Weekly.

 

«El cardenal Ladaria dio algunos consejos muy razonables a los obispos acerca de que necesitamos tener algunas conversaciones serenas, un diálogo sobre esto, lo hemos estado haciendo durante 20 años.

Habla de una segunda etapa de diálogo de obispos con políticos católicos. Eso también ha estado sucediendo en el caso de obispos individuales y políticos individuales. Entonces, hemos estado haciendo lo que él nos pidió que hiciéramos».

Un documento de enseñanza de la conferencia sobre la Eucaristía «no es suficiente» por sí solo para garantizar que los católicos estén bien catequizados, dijo.

«Pero precisamente debido a la confusión, un documento ayudará a explicar las enseñanzas y posiciones de la Iglesia sobre estos temas, y será inclusivo, No se centra solo en el aborto, no se centra solo en los políticos».

 

 

Infocatolica.com