Miércoles, 11 Diciembre 2013 08:34

Obama comienza a ser políticamente “tóxico”

 

 

 

¿En declive el gran reingeniero?

 

¡Cómo cambian las cosas! Hasta hace unas semanas considerábamos a Obama como imbatible, lo cual ponía un manto de frustración ante la imposibilidad de hacer frente a la agenda mundial de reingeniería de la moral cristiana, del cual Obama era su máximo exponente.
 
Sin embargo, el fracaso del nuevo sistema de salud promovido por el gobierno (Obamacare), ha resignificado su imagen, y ahora su cercanía está resultando políticamente “tóxica” para los propios demócratas.

 

Incluso está perdiendo popularidad entre el grupo en el que tuvo su principal apoyo, la llamada generación de milenio, entre 18 y 29 años, que frustrados por el fiasco de Obamacare, le “cobran” también a Obama el tema de la vigilancia interna y los préstamos estudiantiles.

EL “WATERLOO” DE OBAMA

 

El Obamacare, la reforma de salud de 2000 páginas lanzada el 23 de marzo 2010, pero implementada a partir de hace un par de meses por el presidente de EE.UU., Barack Obama, le gusta cada vez son menos los estadounidenses, incluidos los demócratas.

El periodista ganador del premio Pulitzer, Charles Krauthammer, muy bien conocido por el público estadounidense, en un programa de televisión dedicado enteramente a Obamacare, dijo que la reforma de salud está causando cada vez más graves consecuencias políticas negativas para el presidente.

TODA LA CULPA A LA REFORMA DE SALUD

 

El último clamoroso episodio, citado por Krauthammer, que se ha convertido en uno de los líderes de opinión más populares y más influyentes de Estados Unidos, fue el de la senadora demócrata Mary Landrieu, quien fue elegida por el estado de Louisiana, y que con una disculpa estuvo notablemente ausente de una reunión a principios de noviembre en que Obama pronunció discurso en su distrito electoral en la ciudad de Nueva Orleans.

De acuerdo con el periodista estadounidense, este nuevo hecho, proveniente de un exponente muy conocido de su partido, demuestra que

la proximidad política del presidente se ha convertido en perjudicial. La causa es el Obamacare. No hay manera de salir. Todo es culpa de la reforma de salud. Cualquiera que piense en el presidente, piensa hoy en el Obamacare, y si se consideran los resultados, hay que admitir que es un verdadero desastre. El problema con los demócratas en este punto es que son rehenes de una banda de incompetentes”.

CAMPAÑAS DE PROMISCUIDAD SEXUAL

 

Este infortunio político de Obama sigue a la enésima protesta en contra de la ONG que, en el Estado de Colorado, ha lanzado una campaña para instar a las mujeres jóvenes a firmar rápidamente el seguro de salud que cubre el uso de anticonceptivos, como es requerido por la reforma de salud del Presidente.

Las vallas publicitarias son explícitas: una joven muestra un paquete de píldoras del día siguiente, de espalda a un joven apuesto haciendo un guiño, y exclama:

“¡Oh, Dios mío, qué lindo! Espero que sea tan fácil como lo era conseguir estos anticonceptivos. Mi seguro cubre la píldora, así que mi única preocupación es ser capaz de llevarlo a la cama. Estoy segura, hágalo usted misma. Gracias a Obamacare”.

Los obispos de los Estados Unidos, a pesar de haber insistido durante mucho tiempo para reformar el sistema de salud del país, han retirado su apoyo a la reforma de Obama debido a la financiación de abortos y la anticoncepción, y a la amenaza de la libertad de conciencia.

Entre las diversas medidas para ampliar las garantías de atención de la salud, de hecho, el Obamacare establece que los empleados de escuelas, hospitales y otras instituciones católicas deben recibir de los empleadores la cobertura de seguro para controlar la natalidad. Entre éstos, además de los anticonceptivos y de la esterilización, los indiscutibles medios abortivos como el espiral y las pastillas del día después.

EL MIEDO A SER INFECTADO 

 

En este contexto, hay que añadir que ahora son cuarenta y seis organizaciones católicas y protestantes, y empresas privadas, que están demandando a la administración de Obama. 

El contraste entre la Iglesia Católica, el demandante principal, y la Administración de Obama es dramático y en continua evolución. En las últimas semanas, los dramas creados por el Obamacare y especialmente a los 5 millones de personas que, a pesar de las seguridades de Obama, han perdido su seguro privado para conseguir lo que no tiene la nueva ley, han atraído crecientes temores de los demócratas, de “infectarse” por el declive de la popularidad de Obama. Así que, en vísperas de las elecciones de medio término de 2014, el presidente estadounidense se ha convertido en “tóxico”, según la expresión impiadosa de Charles Krauthammer.

LOS MILLENNIALS ABANDONAN A OBAMA Y EL OBAMACARE

 

Los jóvenes estadounidenses están volviéndose contra Barack Obama y Obamacare, según un nuevo estudio de la generación del milenio (millennials), las personas entre las edades de 18 y 29 que son de vital importancia para la suerte del presidente y su ley de la atención sanitaria.

El hallazgo más sorprendente del Instituto de Politica de la Universidad de Harvard es que la mayoría de los estadounidenses menores de 25 años – los más jóvenes millennials – estarían a favor de lanzar a Obama fuera del gobierno.

La encuesta, que forma parte de un estudio único de 13 años sobre las actitudes de los adultos jóvenes, encuentra que esta generación de Estados Unidos está crecientemente preocupada por su futuro, desilusionada con el sistema político de EE.UU., opuesta firmemente a los aparatos de vigilancia interna del gobierno, y está derivando lejos de los principales partidos.

“Los jóvenes estadounidenses tienen menos estima cada día por el presidente, el Congreso y el gobierno federal, y el nivel de compromiso que están teniendo en la política también están en declive”.

“Los millennials están perdiendo contacto con el gobierno y sus programas, ya que creen que el gobierno está perdiendo contacto con ellos.”

Los resultados ponen fuertemente en duda la creencia entre muchos demócratas que dos elecciones de Obama habían macado un agarre duradero en el voto de la juventud.

El índice de aprobación de Obama entre los jóvenes estadounidenses es sólo del 41 por ciento, 11 puntos más bajo que hace un año. Y mientras que el 55 por ciento dijo que votó por Obama en 2012, sólo el 46 por ciento piensa que lo volvería a hacer.

Según la encuesta, el 57 por ciento de la generación del milenio desaprueban Obamacare, con 40 por ciento diciendo que va a empeorar la calidad de la atención y la mayoría creyendo que hará subir los costos. Sólo el 18 por ciento dice que Obamacare va a mejorar su cuidado. Entre los jóvenes entre 18 a 29 años de edad que actualmente carecen de seguro de salud, menos de un tercio dice que es probable se inscriban en Obamacare. 

Además de la atención de la salud, el espionaje interno es un tema que pone a Obama en el lado equivocado de la nueva generación. Mientras tal generación está dividida sobre si Edward Snowden es un “patriota” o un “traidor” por haber revelado los programas de vigilancia de Obama, fuertes mayorías de entre 18 y 29 años de edad se oponen al gobierno, en la recopilación de información de las redes sociales, de las historias de navegación Web, del correo electrónico, ubicaciones GPS, llamadas telefónicas y mensajes de texto.

Préstamos universitarios son un gran problema con los jóvenes estadounidenses, también. Casi seis de 10 llaman a la deuda de los estudiantes un problema importante, y otro 22 por ciento lo calificó de menor importancia. El setenta por ciento dijo que su situación financiera jugó en su decisión de asistir a la universidad.

Fuentes: Tempi, National Journal, Signos de estos Tiempos

 

forosdelavirgen.org  08-12-2013