Lunes, 21 Junio 2021 12:27

La empresa de abortos Marie Stopes International cierra sus primeros 4 centros de abortos en Australia

Les seguirán cuatro centros más. La razón es que los costos han aumentado porque pocas personas quieren trabajar en centros de aborto y pocos médicos locales están de acuerdo en matar bebés en abortos.

 

(LifeNews/InfoCatólica) La empresa de abortos Marie Stopes International, un conglomerado internacional que administra centros de aborto en el Reino Unido, Australia y en todo el mundo, está cerrando cuatro de sus centros de aborto en Australia. La medida salvará a innumerables bebés del aborto en lugares donde no hay otros centros de aborto que acaben con sus vidas y lesionen a mujeres.

 

Como informa el periódico The Guardian, los centros de aborto «ya no son económicamente viables» y cerrarán el próximo mes en Rockhampton y Townsville, así como centros en Gold Coast y Newcastle, Nueva Gales del Sur.

 

Escasez de médicos que aceptan asesinar bebes

Jamal Hakim, el director gerente de Marie Stopes Australia, dijo que los costos habían aumentado porque pocas personas querían trabajar en centros de aborto y ningún médico local estaría de acuerdo en matar bebés en abortos, por lo que la compañía tuvo que pagar para traer practicantes de aborto de otros países o de otras partes de Australia.

 

«Eso no es sostenible, obviamente», dijo Hakim.

 

A principios de este mes, MSI cerró su principal negocio de abortos en el Reino Unido, que había asesinado a miles de bebés al año en abortos. La clínica Marie Stopes House, ubicada en Whitfield Street en Bloomsbury, fue la primera clínica de planificación familiar de Gran Bretaña. Se mudó de su ubicación inicial en Holloway, al norte de Londres en 1925.

 

Fue solo en noviembre de 2020 que Marie Stopes International pasó a llamarse «MSI Reproductive Choices» debido a las opiniones bien documentadas de Stopes sobre la eugenesia, a pesar de que la compañía afirmó que «El nombre de la organización ha sido un tema de discusión durante muchos años».

 

A raíz de este cambio, la organización fue ridiculizada debido a la semejanza de su nuevo nombre con el Movimento Sociale Italiano (MSI), el Movimiento Social Italiano. El partido fue formado en 1946 por partidarios del ex dictador italiano Benito Mussolini. MSI es considerado sucesor del Partido Republicano Fascista (PFR) de Mussolini.

 

Marie Stopes abogó públicamente por la esterilización involuntaria de varios grupos que consideró no aptos para la paternidad, incluidas las personas con discapacidades, adictos, subversivos, delincuentes y personas de origen étnico mixto. Stopes incluso eliminó a su propio hijo de su testamento porque se casó con una mujer que tenía mala vista.

 

En sus escritos, Stopes pidió leyes que permitieran la esterilización forzada de lo que ella describió como «irremediablemente podrido y racialmente enfermo» y escribió ferozmente contra el matrimonio interracial. También mantuvo correspondencia con Adolf Hitler, y en agosto de 1939 le adjuntó un libro de sus poemas de amor.

 

Beneficios priorizados sobre los pacientes

En 2017, un informe condenatorio de la Comisión de Calidad de la Atención (CQC) del Reino Unido acusó a Marie Stopes International (ahora MSI Reproductive Choices) de pagar bonificaciones al personal por persuadir a las mujeres de que se sometieran a abortos.

 

En las 70 clínicas Marie Stopes, los inspectores de la Comisión de Calidad de la Atención encontraron evidencia de una política que vio al personal utilizar una táctica de ventas de alta presión, llamando a las mujeres que habían decidido no hacerse un aborto para ofrecerles otra cita.

 

Otro informe de 2017 mostró que se llevaron a cabo casi 400 abortos fallidos en dos meses en las clínicas Marie Stopes. El informe también destacó que, en otro período de tres meses, 11 mujeres necesitaron transferencias de emergencia al hospital debido a dificultades en las instalaciones administradas por el proveedor de servicios de aborto.

 

En 2016, Marie Stopes International se vio obligada a suspender los servicios de aborto durante un mes después de que una inspección no anunciada del CQC descubrió 2.600 fallas de seguridad en las clínicas de aborto de Marie Stopes International en el Reino Unido, incluidos médicos que regresaban a casa y dejaban a las mujeres bajo sedación para que las supervisaran enfermeras y asistentes de atención médica, los fetos se tiran a la basura en lugar de incinerarlos y el personal intenta hacer abortar a una mujer vulnerable y visiblemente angustiada sin su consentimiento.

 

Los inspectores también descubrieron que casi la mitad de las enfermeras que trabajaban en las clínicas no habían sido capacitadas para realizar reanimación, los incidentes de seguridad, incluidos errores médicos y fallas de equipos, habían aumentado en un tercio en un año y los médicos firmaban hasta 60 formularios de consentimiento a la vez, cuando se suponía que debían realizar una evaluación exhaustiva. Un médico llenó hasta 26 formularios de consentimiento en dos minutos.

 

 

Infocatolica.com