Imprimir esta página
Martes, 22 Junio 2021 11:10

Celebran misas en Irlanda como en los tiempos de la persecución

(Jeanne Smits)- Los 26 altares de piedra que salpican la campiña irlandesa, testigos de los tiempos de persecución del siglo XVII, cuando los católicos se reunían en lugares aislados para asistir a la misa clandestina al aire libre, han recuperado esta tradición en los últimos días.

Las misas se han organizado en todas las diócesis de Irlanda en las famosas «Mass Rocks» por iniciativa de Ayuda a la Iglesia Necesitada para pedir una gracia concreta: «la renovación de la fe» en el país.

 

Irlanda ha sido invadida por la cultura de la muerte a un ritmo vertiginoso, con la aprobación por referéndum del aborto legal, la legalización del «matrimonio» entre personas del mismo sexo y el creciente rechazo a la Iglesia católica por parte de la población, antaño profundamente religiosa.

 

Por ello, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha decidido hacer celebrar una misa en cada una de las diócesis de Irlanda durante los días previos al 20 de junio, fiesta de los mártires de Irlanda, con el fin de obtener por su intercesión el retorno y la renovación de la fe. Estos mártires fueron asesinados por odio a la fe entre 1537 y 1714, como por ejemplo Olivier Plunkett, arzobispo de Armargh, beatificado en 1920, canonizado en 1975, y una veintena más de irlandeses, sacerdotes o religiosos en su mayoría.

 

Para el padre Gerard Quirke, de la archidiócesis de Tuam, ésta no ha sido la primera vez, ya que había tomado la iniciativa de ir a decir su misa de Pascua en uno de estos altares de piedra al aire libre el pasado mes de abril debido a las restricciones del COVID que le impedían celebrar la misa con público en su iglesia. Fue aquella una imagen conmovedora de un tipo de persecución diferente a la que sufrió la Irlanda católica hace más de tres siglos.

 

Para el obispo Tommy Johston, uno de los sacerdotes participantes, que ofició en Mass Hill, en el condado de Sligo, «ha sido un privilegio único estar en un lugar sagrado en el que estuvieron nuestros antepasados hace tantos años, dando voz a su fe con su presencia y oración, conscientes del peligro constante que corrían sus vidas o haciendas».

 

Mientras que los laicos se enfrentaban a multas o a penas de prisión, las Leyes Penales vigentes de 1535 a 1691 castigaban a los sacerdotes nada menos que con la pena de muerte.

 

Con el COVID se ha introducido una nueva forma de persecución con la prohibición de las misas públicas durante mucho tiempo, a pesar de que Irlanda aún no ha superado las 5.000 muertes atribuidas al coronavirus. De hecho, hasta mediados de mayo de 2021 Irlanda no reanudó las misas públicas, e incluso entonces bajo condiciones draconianas de aforo y «gestos de barrera», con la obligación dominical aún suspendida.

 

Irlanda persecución

 

 

 

Infovaticana.com