Imprimir esta página
Martes, 22 Junio 2021 11:12

El Padre de la UE, Robert Schuman, declarado ‘venerable’ por Francisco

El Papa Francisco reconoció este sábado 19 de junio las virtudes heroicas -declarándolo venerable- del político francés y padre fundador de la Unión Europea, Robert Schuman, iniciando así el itinerario que puede o no acabar en su canonización.

Hay santos cuyo reconocimiento oficial por parte de la Iglesia responde exclusivamente a características únicas y personales, a una imitación de Cristo que transciende sus vidas y atrae a otros en el mismo camino. Y luego hay otros en los que, a la vez que se les reconoce como venerables, beatos o santos, la Iglesia los aprovecha al menos en parte para bendecir también su obra, ya sea una nueva congregación o un país o una institución de cualquier tipo. En el caso de Schuman, arquitecto de lo que hoy es la Unión Europea, es razonable concluir que el Santo Padre está bendiciendo el ‘club’ de países que está en curso de convertirse en un ‘megaestado’.

 

En la nota biográfica distribuida por la Congregación para las Causas de los Santos se destaca que el Siervo de Dios Robert Schuman “vivió la virtud de la fe como una dimensión totalizante. Adoptó la decisión de dedicarse a la política como un acto de obediencia a la voluntad de Dios”.

 

“La fe nutrió y sostuvo su impulso a trabajar por una Europa unida y reconciliada. La participación cotidiana en la Eucaristía, recogida y silenciosa, suscitaba maravilla y admiración en cuantos lo conocieron”.

 

Robert Schuman, incluso en el período de mayor compromiso político (fue ministro de Finanzas, de Asuntos Exteriores y de Justicia en el gobierno francés), “visitaba con regularidad el Santísimo Sacramento” y “el sacramento de la reconciliación”. Era un hombre “de oración personal y litúrgica, celebraba regularmente la liturgia de las Horas”.

 

También era asiduo “a la meditación cotidiana de la Escritura, así como de la oración del Rosario. Un aspecto particular y característico de la espiritualidad de Schuman fue su amor hacia las grandes abadías, donde trataba de refugiarse para acogerse a períodos de meditación y de oración”.

 

Como político, Robert Schuman era un “hombre de gobierno al servicio de un Estado laico”. Schuman “respetaba plenamente la laicidad del Estado, pero nunca aceptó actuar contra su conciencia, formada en la obediencia a los mandamientos de Dios y a la ley de la Iglesia”.

 

 

Infovaticana.com