Viernes, 25 Junio 2021 12:56

P. Karl Wallner: «Medjugorge es un foco misionero para Europa»

Los peregrinos se sienten cerca del Cielo

El director nacional de las Obras Misionales Pontificias (Missio) en Austria, el padre Karl Wallner, ha descrito el lugar de peregrinación de Medjugorje como un «foco misionero para Europa» y lugar de un «carisma contemporáneo que va más allá de los sacramentos».

 

(Kath.net/Infocatólioca) El padre Karl Wallner está convencido de que en tiempos de «enfriamiento de la fe», el destino de peregrinación en Bosnia-Herzegovina, con su propia espiritualidad eslava y mariana, ayuda a volver a creer en la obra de Dios en el mundo y a orientar la vida hacia Él, dijo el cisterciense de la Abadía Heiligenkreuz (Viena, Austria) en una entrevista con Kathpress. Sus declaraciones surgen con ocasión del próximo 40º aniversario de las apariciones marianas en Medjugorje (*), el 24 de junio.

 

Wallner declaró al Katholische Nachrichten que ya había estado en Medjugorje una docena de veces. La primera vez, poco después de su ordenación sacerdotal en 1988, llegó con escepticismo, porque pensó que allí encontraría «adicción a los milagros y locura». El resultado fue muy diferente. Como la mayoría de los sacerdotes visitantes, Wallner administró el Sacramento de la Penitencia en el acto. «Mi estola se mojaba cada día por las lágrimas de los muchos a los que se les permitía confesarse allí, a menudo por primera vez en años o décadas», contó el religioso. En Medjugorje, las conversiones duraderas y la reorientación total de la vida hacia Dios están a la orden del día.

 

Lo que le impresionó en Medjugorje no fueron «las apariciones y los fenómenos inexplicables, sino sobre todo la intensidad con la que se celebran los sacramentos y se practican las cosas normales del catolicismo, como la adoración eucarística, el Vía Crucis y el Rosario». Todo en el lugar de peregrinación mariana está orientado al encuentro con Jesucristo. Al mismo tiempo, Medjugorje es un » lugar donde Dios también llama a la gente», señaló. En efecto, muchas de las actuales vocaciones espirituales a la vida religiosa y al sacerdocio en Europa están relacionadas con la aldea de Medjugorje al sur de la ciudad de Mostar.

 

Como uno de los muchos «frutos» de Medjugorje en Austria, recordó la Vigilia Juvenil de Heiligenkreuz. Este encuentro regular de oración comenzó con dificultades en 1997, hasta que al año siguiente se unieron los retornados de una peregrinación de jóvenes a Medjugorje. «De repente, ya no eran 20 ó 30, sino 200 ó 300», cuenta Wallner, que entonces era vicario diocesano de la juventud. La Vigilia Juvenil que tiene lugar en su monasterio, que sigue siendo uno de los mayores eventos regulares para jóvenes católicos en Austria, es «un pequeño Medjugorje».

 

Promover más las peregrinaciones

El director nacional de la Missio calificó de importante el examen minucioso de las apariciones por parte del Vaticano antes de reconocer un carácter sobrenatural. Mediante este procedimiento, la Iglesia asegura «la racionalidad y la sensatez de los fieles, para que no se pretenda que vengan de Dios cosas que en realidad no son de Él». Sin embargo, considera inadecuado el excesivo alejamiento de Medjugorje durante mucho tiempo: «El hecho de que en los festivales internacionales de la juventud 30.000 jóvenes y más no hagan otra cosa que confesarse, celebrar la misa y recibir la comunión, y que unos 400 sacerdotes se unan a las celebraciones, pero ni un solo obispo… eso me duele. Si los pastores no están donde está el rebaño, algo va mal».

 

El Papa Francisco encontró una solución muy inteligente para esto, dijo Wallner: al enviar al arzobispo Henryk Hoser como su representante y permitir las peregrinaciones oficiales, honró a Medjugorje «como un lugar donde los sacramentos normales se celebran en gran cantidad y también con una intensidad cualitativa», sin anticipar ya la decisión sobre el reconocimiento de las apariciones. El arzobispo Hoser, que también fue misionero y responsable de las Obras Misionales Pontificias en Polonia, había reconocido claramente la «dimensión misionera de Medjugorje». Sin embargo, Wallner está convencido de que sería conveniente que la Iglesia promoviera aún más Medjugorje.

 

Proximidad del cielo

Personalmente cree «que la Virgen quiere dar un mensaje a través de Medjugorje», confesó el religioso. Sin embargo, este mensaje difiere significativamente de los mensajes de otras grandes apariciones en Europa: si Lourdes (1858) fue «una especie de prueba de Dios en el amanecer del ateísmo» y Fátima (1917) fue una llamada a la oración en medio de la Primera Guerra Mundial para un cambio en la política mundial, él ve Medjugorje como una respuesta a las «distracciones mentales y la distracción en la Iglesia en varias cuestiones», explicó Wallner.

 

Desde hace 40 años, Santa María ofrece un acompañamiento espiritual a los «videntes» y ofrece a todas las personas una «desdramatizada, maternal y tierna guía del alma» con constantes invitaciones a la oración, el ayuno y la lectura de la Biblia, dijo el director nacional de la Missio. Esta mediación es una ayuda para entrar en una relación personal con Dios cada día, y en Medjugorje puede ser experimentada por muchas personas: los peregrinos se sienten «cerca del cielo» en el lugar de peregrinación a María, con paz interior y en muchos casos también con un ordenamiento repentino de sus propias vidas – y por eso vuelven allí una y otra vez.

 

La intervención de Dios

Sobre todo, Medjugorje nos enseña a creer de nuevo en el efecto de la oración. En gran parte, la Iglesia actual ha «perdido el ámbito de lo milagroso», lamentó el teólogo y sacerdote. Se ha extendido una «herejía fundamental atea», según la cual la oración de intercesión debe ser sólo «amonestaciones morales políticamente correctas» en lugar de una auténtica llamada a Dios. Con consecuencias dramáticas: La frustración se extiende, «porque creemos que nosotros mismos tenemos que gestionar la Iglesia». La liturgia es a menudo sólo una «bonita celebración para sentirse bien que ya no cuenta con la intervención de Dios».

 

Pero es lo contrario, ya que Dios invita a los hombres a cooperar en su obra a través de la oración. Wallner ha visto confirmada esta opinión por las misas diarias de mediodía en Livestream de las Obras Misionales Pontificias, que se celebran desde el comienzo de la pandemia del Covid19. Desde el año pasado, las personas que celebran en las pantallas han enviado 40.000 peticiones de intercesión, y algunas de ellas se han leído en la Santa Misa. Ya se han atendido numerosas peticiones, «de una manera que no se puede explicar racionalmente», informó el director nacional, que quiere publicar pronto una selección de las historias que las sustentan en forma de libro.

 

(*) La Iglesia todavía no se ha pronunciado oficialmente sobre todas las alegadas apariciones.

 

 

Infocatolica.com