Lunes, 28 Junio 2021 10:12

Trabajadores del té de Bangladesh atrapados en la esclavitud eterna

Esta es la vida diaria, la dura realidad para muchos de los habitantes de Bangladesh.

 

(UCANews/InfoCatólica) La finca de té Malni Cherra, a unos cinco kilómetros de la ciudad de Sylhet en el norte de Bangladesh, es famosa en todo el país por su belleza escénica.

 

Establecida en 1854 durante el Raj británico en la India, Malni Cherra es la plantación de té más antigua del país y emplea a unos 600 trabajadores.

 

Irónicamente, los trabajadores pobres del té, que viven en chozas en ruinas, son un absoluto desajuste para las hermosas, frondosas y exuberantes plantas de té verde.

 

La historia de Moni Biswas, una madre de tres hijos de 35 años y recolectora de hojas de té en la finca, dice mucho sobre las miserias de esos trabajadores.  

 

Moni, la quinta generación de trabajadores del té de su familia, gana 120 taka (1,40 dólares) por un día completo de trabajo que requiere que ella arranque 23 kilogramos de hojas de té bajo el sol abrasador en el terreno accidentado y montañoso.

 

Su esposo no es un trabajador permanente, por lo que gana mucho menos diariamente cuando se dispone de trabajos como poda de plantas de té, riego y fumigación con insecticida.

 

Nuestros salarios y raciones son demasiado bajos para sobrevivir. A menudo pedimos dinero prestado a los vecinos cuando lo necesitamos 

 

En total, la pareja gana unos 1.500 taka (18 dólares) por semana y la familia de cinco personas recibe una ración semanal de 3,5 kg de arroz a un precio subvencionado.  

 

«Nuestros salarios y raciones son demasiado bajos para sobrevivir. A menudo pedimos dinero prestado a los vecinos cuando lo necesitamos», dijo a UCA News Moni, una católica y étnica Mandraji.

 

Viven en una casa de una habitación, con paredes de adobe y techo de paja, en barrios de trabajo conocidos localmente como la ínea de trabajo. La pareja tiene tres hijas de 21, nueve y cuatro años, y la habitación ha sido dividida con una cerca de bambú para mayor privacidad.

 

Solo los trabajadores registrados pueden vivir en los cuartos proporcionados por la empresa y si una familia no tiene un trabajador permanente, los cuartos deben ser desocupados dentro de los dos meses.

 

«No tenemos derechos sobre la tierra. Nuestros ingresos son escasos y no podemos ahorrar nada. Entonces, comprar tierras está más allá de nuestra imaginación. A veces nos preocupa lo que sucederá cuando nos jubilemos y nuestras hijas no trabajen en el jardín», dijo Moni.

 

Al igual que Moni, alrededor del 74 por ciento de los aproximadamente 100.000 trabajadores permanentes y 30.000 eventuales en 161 plantaciones de té viven en la pobreza extrema, según un estudio de 2018. 

 

La mayoría de las plantaciones de té se encuentran en los distritos de Sylhet, Moulvibazar y Habiganj de la división de Sylhet. Se estima que la comunidad de trabajadores del té asciende a 700.000.

 

Los trabajadores del té son en su mayoría hindúes de castas inferiores e indígenas de aproximadamente 80 grupos étnicos, según un estudio de la Sociedad para el Medio Ambiente y el Desarrollo Humano (SEHD).

 

Sus antepasados ​​fueron traídos de varios estados de la India actual por plantadores de té británicos con la falsa promesa de una vida mejor. Fueron separados de sus raíces después de la partición de India y Pakistán en 1947.

 

Los plantadores británicos que iniciaron plantaciones de té en la India no lograron convencer a los bengalíes locales de que trabajaran en trabajos agotadores en las plantaciones de té.

 

Sin embargo, lograron persuadir a miles de comunidades pobres de castas bajas de varias regiones para que migraran y se trasladaran a la región de Sylhet, parte del actual estado de Assam en la India.

 

La hija mayor de Moni sufre una discapacidad del desarrollo, que se cree que es el resultado de un matrimonio de menores de 14 años.

 

Debido a la pobreza y la falta de educación, el matrimonio infantil es desenfrenado y alrededor del 46 por ciento de las niñas en las plantaciones de té se casan antes de los 18 años, según un estudio patrocinado por UNICEF en 2019.

 

El estudio también reveló que alrededor del 80 por ciento de las mujeres en las plantaciones de té dan a luz en casa porque los servicios de partería no están disponibles. Aproximadamente 55 de cada 1.000 recién nacidos mueren al nacer, lo que representa más del doble del promedio nacional de 24 muertes.  

 

Moni tuvo la suerte de dar a luz a tres niños en casa sin complicaciones.

 

«Hace unos años, una mujer murió en nuestra colonia mientras daba a luz en casa. Quizás podría haber sobrevivido si la hubieran llevado a un hospital. La familia pobre no podía pagarlo, así que murió», recordó.

 

El dispensario médico solo proporciona paracetamol sin importar cuál sea el problema médico. En casos de emergencia, los trabajadores deben viajar 5 km hasta la ciudad para recibir tratamiento, a menudo pidiendo dinero prestado a los vecinos.

 

Tanto Moni como su esposo estudiaron hasta el quinto grado en la escuela primaria gubernamental de la finca. Las compañías de té no permiten escuelas más allá del quinto grado, por temor a que la próxima generación pueda renunciar al trabajo si recibe educación.

 

La hija discapacitada de Moni nunca fue a la escuela; su segunda hija de nueve años estudia en tercer grado y la menor aún no se ha matriculado.

 

«No importa lo difícil que sea, queremos que nuestras dos hijas tengan una educación y mejoren sus vidas. Nuestra preocupación es que necesitan recibir educación fuera de la propiedad. Necesitaremos más dinero para apoyarlos», dijo.

 

La familia pobre lucha por administrar tres comidas al día. Su almuerzo y cena consisten principalmente en arroz, verduras y lentejas día tras día.

 

«Solo una vez al mes comemos carne y pescado durante dos días. A veces tenemos huevos, pero no podemos pagar la leche», dijo Moni.

 

La madre compra dos saris durante todo el año y la familia puede permitirse ropa nueva solo una vez, durante la Navidad.

 

Una encuesta de 2016 realizada por la SEHD encontró que la mayoría de los grupos étnicos pequeños como los mandraji están perdiendo gradualmente su idioma y cultura debido a la falta de práctica y al desapego de sus raíces.

 

«Cuando era niño, solía escuchar a mis padres hablar el idioma Mandraji, pero no puedo hablarlo ni entenderlo porque no practiqué cuando era adulto. Mi tío y mi tía paternos, que son hindúes, todavía hablan el idioma», dijo.

 

No obstante, los trabajadores del té siguen su religión y celebran festivales religiosos. Tanto los hindúes como los cristianos rezan en los lugares de culto construidos por los empleadores o los trabajadores.

 

La adoración del árbol Karam es la fiesta religiosa más popular entre los trabajadores hindúes. Durante el festival forman coloridas procesiones con cantos, bailes y música con instrumentos tradicionales.

 

Gracias a las visitas de sacerdotes y monjas católicos a la finca, Moni y su esposo se hicieron cristianos hace unos 10 años. Son católicos devotos, pero rezan principalmente en casa y asisten a misa cuando los sacerdotes visitan su colonia de vez en cuando. A veces, van a la iglesia de la ciudad a unos 5 km de distancia.

 

Moni dice que los trabajadores del té viven en esclavitud pero no pueden hacer nada al respecto. «Tenemos un sindicato, pero no ha hecho lo suficiente para mejorar la vida de los trabajadores. No sabemos qué hay en la legislación laboral y no hay nadie que nos saque de esta vida miserable. A nadie le importa ni escucha nuestra difícil situación».

 

Los esfuerzos de la iglesia no son suficientes

La Iglesia Católica no puede hacer lo suficiente para cambiar la situación.

 

«Sacerdotes y monjas nos visitan de vez en cuando. Durante Navidad y Semana Santa, recibimos arroz y lentejas, y ropa abrigada y mantas durante el invierno», dijo.

 

«La Iglesia debería ayudar a todos los hijos de los trabajadores del té a obtener educación y alojamiento gratuitos para que puedan escapar de la esclavitud y tener una vida mejor algún día, agregó Moni.

 

Gopal Pashi, de 55 años, padre de cuatro hijos, es un trabajador de la plantación de té Luayini en el área de Kulaura del distrito de Moulvibazar. Gana un salario diario de 250 taka por dos trabajos: rociar insecticida en las plantas de té y moler hojas de té en la fábrica.  

 

De etnia Pashi e hindú, la familia de 10 miembros de Gopal vive en un barrio de dos habitaciones. Ninguno de sus cuatro hijos estudió más allá del quinto grado. Trabajan como apuestas diarias irregulares para mantener a la familia.

 

Los padres quieren educar a sus hijos, pero a menudo están indefensos, dijo.

 

«Los niños no estudian más allá del quinto grado porque no tenemos dinero. Si desea enviar a los niños fuera de la escuela, tendrá que pagar 50/60 taka por día por el viaje diario. También está el costo de libros, cuadernos, bolígrafos, ropa. No podemos pagarlo», dijo Gopal a UCA News.

 

Espera que uno de sus hijos lo reemplace en el trabajo una vez que se jubile y no vea ningún futuro para la familia más allá de la finca del té.

 

«Ningún padre quiere que sus hijos e hijas permanezcan sin educación o sean sirvientes de otros. Pero aquí no nos queda más remedio que seguir viviendo como esclavos de amos», lamentó.

 

Gopal también se queja de las malas instalaciones médicas en la finca, que solo proporciona paracetamol. Para un mejor trato, los trabajadores deben ir a la ciudad, aproximadamente un viaje de una hora en autobús.

 

«Algunas propiedades tienen un automóvil para pacientes de emergencia, pero la mayoría, como la nuestra, no tienen uno», dijo.

 

La mayoría de los 500 trabajadores de la finca son extremadamente pobres, como la familia Pashi, que lucha por tener dos comidas completas al día.

 

«No tenemos ahorros. Comprar un terreno y construir nuestra propia casa en el exterior es simplemente imposible», dijo Gopal.

 

Ninguna protesta puede durar mucho en las plantaciones de té

 

A pesar de estas privaciones, los bajos salarios y las largas jornadas laborales, los trabajadores soportan el dolor en silencio y rara vez recurren a las protestas. Durante la pandemia de Covid-19, cuando se impuso un cierre nacional, las plantaciones de té continuaron funcionando. Los trabajadores de algunas plantaciones de té protestaron, pero su postura fue en vano.

 

«Ninguna protesta puede durar mucho en las plantaciones de té. Si iniciamos un movimiento, el jardín se cierra. Un movimiento no puede tener éxito cuando no hay trabajo, ni salario ni comida», dijo Gopal.

 

El círculo vicioso en las plantaciones de té es demasiado fuerte para que lo rompan los trabajadores del té, según Pius Nanuar, un activista social e hijo de un trabajador del té.

 

«Se requiere una enorme energía desde adentro y desde afuera para romper un sistema que ha existido desde el período británico. Lamentablemente, no existe tal cosa. Los trabajadores del té viven una vida aislada y nadie de fuera comprende el medio ambiente en el interior», dijo a UCA News.

 

Pius, de 38 años, de etnia kharia católica, nació y creció en la aldea de la finca de té Barma Chherra en Srimangal del distrito de Moulviabzar. Obtuvo una maestría en inglés y se convirtió en un trabajador del desarrollo.

 

Bangladesh es a menudo aclamado por desarrollos socioeconómicos importantes, como la reducción de la pobreza y la mortalidad infantil, así como un aumento del nivel educativo gracias a los esfuerzos de las ONG en las últimas décadas. Ese no ha sido el caso de las plantaciones de té.

 

Las empresas de té violan la legislación laboral

 

«Aproximadamente 30 ONG están activas en las plantaciones de té, pero no pueden hacer nada significativo. Algunos se dedican al microcrédito y los trabajadores toman préstamos y se endeudan. Algunas ONG brindan educación, pero solo hasta el quinto grado. Se desaconseja encarecidamente a las ONG que realicen trabajos basados ​​en derechos. Cualquier violación resultaría en la expulsión. No existe una fuerza externa para cabildear en nombre de los trabajadores del té. La trágica verdad es que nadie ama a los pobres. De lo contrario, alguien debería haberse presentado para liberarlos en lugar de permanecer en una zona de confort, agregó Pius.

 

También señaló que las empresas de té permiten la elaboración y el consumo local de alcohol barato, que es una táctica latente para emborrachar a los trabajadores para que se olviden de su explotación y miseria.

 

El salario diario de 120 taka de los trabajadores del té es el más bajo del mundo. Incluso un trabajador agrícola gana de tres a cinco veces más en Bangladesh.

 

En Assam, el estado productor de té más grande de la India, los trabajadores reciben ahora 217 rupias (3 dólares) como salario diario. En Sri Lanka, el gobierno acordó recientemente un salario mínimo diario de 700 rupias (3,55 dólares) para los trabajadores del té, frente a las 500 rupias.

 

Incluso el bajo salario diario se reduce aún más para un fondo de previsión, un fondo religioso y una cuota de membresía del único sindicato, Bangladesh Cha Shramik Union o Tea Plantation Workers Union (BCSU).

 

Los líderes laborales dicen que, incluidos los pagos en efectivo y los beneficios complementarios, como vivienda gratuita y atención médica, el salario es de un máximo de 170 taka (2 dólares) por día y 4080 taka (48 dólares) por mes, que es más bajo que el salario mínimo en total. sectores agrícola e industrial en Bangladesh.

 

Tradicionalmente, los salarios de los trabajadores se han fijado a través de acuerdos entre el BCSU y la Asociación del Té de Bangladesh (BTA), el organismo principal de propietarios de fincas de té, cada dos años.

 

Antes del último acuerdo (2019-20), los trabajadores y líderes laborales exigían un salario mínimo diario de 300 taka, pero se conformaron con un escaso aumento de 18 taka.

 

Las empresas de té continúan violando la ley laboral de 2006 que busca garantizar los derechos de los trabajadores.

 

Los trabajadores no tienen derecho a vacaciones ocasionales. Obtienen un día de licencia por cada 22 días de trabajo, lo que equivale a 18 días hábiles en otras industrias.

 

Los empleadores no emiten constancias de trabajo a los trabajadores y no pagan una propina cuando se jubilan. Los propietarios tienden a retener a los trabajadores informales durante más tiempo, ya que no tienen derecho a raciones, tratamiento ni vacaciones pagadas.

 

La ley laboral también estipula que los trabajadores tienen derecho al 5 por ciento de las ganancias de la empresa que deben depositarse en el fondo de participación y el fondo de bienestar de los empleados. Nunca se ha hecho.

 

Los trabajadores y activistas culpan al sindicato por no asegurar un salario decente, otros beneficios y condiciones de vida.

 

Fundado en 1948, el BCSU es uno de los sindicatos más grandes y antiguos de Bangladesh, que representa a más de 100.000 trabajadores del té que pagan una tarifa mensual de 15 taka.

 

Durante más de 34 años hasta 2010, el sindicato fue dirigido por un grupo pro-propietarios que principalmente servía los intereses de los propietarios a cambio de beneficios económicos y no económicos.

 

El antiguo grupo se negó a ceder el poder con el supuesto respaldo de las empresas de plantaciones de té a pesar de perder las elecciones de ese año, pero luego se retiró.

 

 

Infocatolica.com