Lunes, 28 Junio 2021 10:37

La Iglesia de Malasia dona para financiar la lucha contra la pandemia

Este es un fondo de emergencia al que estamos contribuyendo para ayudar a los trabajadores de la salud a proporcionar equipos que salvan vidas para 142 hospitales

 

(VaticanNews/InfoCatólica) La Iglesia Católica en Malasia ha dado una mano a un movimiento de solidaridad que lucha contra la pandemia de Covid-19. La Conferencia de Obispos Católicos de Malasia (CBCM) ha comprometido una suma de 1 millón de ringgit de Malasia (RM) al Fondo Covid-19 de Solidaridad de Malasia. Varias organizaciones religiosas y organizaciones no gubernamentales (ONG) han contribuido a este fondo iniciado por el capítulo malasio de la Fundación Tzu Chi. La organización humanitaria y sin fines de lucro con sede en Taiwán se inspira en la virtud budista de la compasión y se dedica a difundir el amor a través de su trabajo en los campos de la caridad, la medicina, la educación y la cultura. La Fundación Tzu Chi tiene como objetivo apoyar iniciativas y programas para combatir la pandemia a través de la prevención y el tratamiento.

 

Los esfuerzos de la Iglesia

«Este es un fondo de emergencia en respuesta a la solicitud urgente de asistencia de nuestros hospitales públicos y trabajadores de la salud para el suministro de diversos equipos médicos para hacer frente al alto número de pacientes críticos de Covid-19», dijo el padre Michael Chua, canciller de la Arquidiócesis de Kuala Lumpur. El sacerdote que trabaja con CBCM dijo que los obispos han instado a sus fieles a apoyar esta causa haciendo donaciones al Fondo Covid-19 de Solidaridad de Malasia. La Fundación Tzu Chi Malasia garantiza que el 100% de los fondos recaudados se utilizarán para los fines indicados.

 

«Este es un fondo de emergencia al que estamos contribuyendo para ayudar a los trabajadores de la salud a proporcionar equipos que salvan vidas para 142 hospitales», dijo el obispo Bernard Paul de Melaka-Johor. Es con espíritu de solidaridad y caridad que la Iglesia en Malasia está trabajando para combatir la pandemia y sus efectos. Caritas Melaka-Johor ha lanzado un programa de ayuda alimentaria para las personas afectadas por los encierros. Varias parroquias administran bancos de alimentos, con comunidades de iglesias de base que trabajan a la vanguardia para identificar a las familias necesitadas.

 

La Arquidiócesis de Kuching ha donado 10,000 máscaras faciales y 6,200 unidades de equipo de protección personal (PPE) al Hospital General de Sarawak, gracias a la contribución de benefactores y amigos católicos en todo el estado de Sarawak.

 

El arzobispo Simon Poh de Kuching coordinó una colecta especial junto con el obispo Joseph Hii de Sibu y el obispo Richard Ng de Miri. «El espíritu es ofrecer apoyo material y espiritual a los trabajadores de primera línea en Sarawak durante este período de Covid-19», dijo, pidiendo nuevas iniciativas de colaboración. «Cada pequeña ayuda de personas de buena voluntad contribuye al bien común de todos», añadió.

 

Hasta el viernes, el Fondo Covid-19 de Solidaridad de Malasia recibió 5.669.136 ringgit en donaciones y 7.230.554 ringgit en equipo médico.

 

Una comunidad minoritaria

Según cifras del gobierno, los cristianos son una comunidad minoritaria, que forman el 9.2 por ciento de los 32.7 millones de habitantes del país, el 60% de los cuales profesan el islam. Los budistas son más numerosos y representan el 19.8 por ciento. Los católicos, que suman un poco más de 11.7 millones, se distribuyen en las 9 diócesis del país, de las cuales tres son arquidiócesis.

 

Los obispos de Malasia, Singapur y Brunei forman juntos una sola conferencia episcopal: la Conferencia de Obispos Católicos de Malasia, Singapur y Brunei (CBCMSB). La mayoría de los miembros son malasios, con un obispo de Singapur y otro de Brunei. Sin embargo, el CBCM toma decisiones sobre asuntos nacionales.

 

Escenario Covid19 de Malasia

El Ministerio de Salud de Malasia informó el viernes 5.812 nuevos casos de Covid-19, lo que eleva el total a 722.659, ya que los primeros tres casos se informaron el 25 de enero de 2020. Con 82 muertes, el total ha aumentado a 4.803.

 

El gobierno impuso un bloqueo el 1 de junio, que está programado para finalizar el 28 de junio. Mientras tanto, más de 13 millones de ciudadanos ya se han registrado para la inoculación como parte de un programa de vacunación masiva.

 

Khairy Jamaluddin, ministro coordinador de inmunización, dijo que el objetivo de vacunar completamente al 10 por ciento de la población, uno de los criterios clave para evaluar el alivio del bloqueo en curso, no se cumplirá antes del 28 de junio. «Para fines de junio, estimamos que poder administrar ocho millones de dosis. Según la proporción de la primera dosis y la segunda dosis, necesitamos haber administrado 10.7 millones de dosis para vacunar completamente a 3,2 millones de la población», dijo Khairy en un informe del Straits Times. «Esperamos llegar a 10,7 millones de dosis a mediados de julio».

 

Al 20 de junio, 1.6 millones de personas, o el 5% de la población de Malasia, habían recibido ambas dosis de la vacuna. En total, 4.2 millones de personas, o el 12 por ciento de la población, han recibido al menos una dosis de la vacuna, según The Straits Times.

 

El primer ministro Muhyiddin Yassin dijo la semana pasada que el gobierno permitirá todos los sectores económicos, las actividades sociales y el turismo interno para fin de año, cuando se logre la inmunidad colectiva con el 80 por ciento de los 32 millones de habitantes completamente vacunados.

 

 

Lifenews.com