Imprimir esta página
Viernes, 09 Julio 2021 12:19

Heidi Crowter, mujer con Síndrome de Down, lleva a la Corte Suprema la ley del aborto por discapacidad en el Reino Unido

En la actualidad, en Inglaterra, Gales y Escocia existe un plazo general de 24 semanas para abortar, pero si el bebé tiene una discapacidad, como el síndrome de Down, el labio leporino y el pie zambo, el aborto es legal hasta el nacimiento. Heidi y Máire Lea van a intentar revertirlo.

 

(RightToLife/InfoCatólicaEn febrero de 2020, Heidi Crowter, una joven de entonces 24 años de Coventry que tiene síndrome de Down, lanzó un caso histórico contra el gobierno del Reino Unido contra la actual ley de aborto que permite el aborto hasta el nacimiento del síndrome de Down.

 

Heidi les dijo a los periodistas que:

 

«En este momento en el Reino Unido, los bebés pueden ser abortados hasta el nacimiento si se los considera gravemente discapacitados. Me incluyen en esa definición de ser gravemente discapacitada solo porque tengo un cromosoma extra. Lo que me dicen es que mi vida no es tan valiosa como otras y no creo que sea correcto. Creo que es francamente discriminación».

 

Necesitaban recaudar 20 mil libras para litigar el caso. Ocho meses después, recibió la autorización para poder hacerlo.

 

El 6 de julio de 2021, rodeados de una multitud, la joven junto a Máire Lea-Wilson han presentado formalmente el caso ante el tribunal. Máire Lea-Wilson fue presionada para que abortara cuando una exploración de 34 semanas reveló que su hijo tenía síndrome de Down.

 

Como relata Rigt to life, Heidi y Máire se dirigieron a la concentración de simpatizantes que habían viajado desde todo el país, entre los que se encontraba la actriz y comediante Sally Phillips.

 

«Esta ley me hace sentir que estoy mejor muerta»

En su intervención ante la Corte Suprema, Heidi Crowter dijo: «Aquí estamos en el Tribunal Superior para desafiar la discriminación de los 'derechos de los Down' que permite el aborto hasta el nacimiento en caso de síndrome de Down».

 

«Esta ley me hace sentir que estoy mejor muerta, sé que no lo estoy, pero así es como me hace sentir».

 

«No hay ninguna diferencia entre alguien que no tiene síndrome de Down, como mi sobrino, y yo. La vida es buena para gente como yo y la ley del aborto tiene que demostrarlo. Todo el mundo es igual, los médicos no deberían decir a las mujeres que se arrepentirán si nace su hijo. Deberían apoyarlas».

 

«Me entristece que esto no ocurra. Mi familia no lamenta que haya nacido, mi marido no lamenta que haya nacido, y todos mis amigos también me aprecian. Estamos contentos con nuestras vidas. Y mi madre, que también es mi representante, hoy aquí, se da cuenta de que se equivocó conmigo cuando nací».

 

«Ella pensaba que no me casaría y lo hice. Hace un año. Esta semana es mi aniversario. James, mi marido, también tiene síndrome de Down. Él me apoya en este caso».

 

«Los jueces tienen que saber que no estamos sufriendo y que nuestros padres y familia no sufren. Los médicos tienen que escuchar esto, tienen que escuchar a personas como yo y aprender más sobre la vida con el síndrome de Down. Mi lucha por la justicia y la igualdad nos ha traído hoy aquí para cambiar una ley que me hace pensar que no debería haber nacido. Cuando la ley cambie para nosotros, habremos ganado la lucha. Hagámoslo».

 

«Todo el mundo merece ser tratado con igualdad»

A las puertas de la Corte Suprema, Lea-Wilson, de 33 años, contable de Brentford (oeste de Londres) y madre de Aidan, que tiene síndrome de Down, dijo:

 

«Hoy he disfrutado mucho pasando tiempo con mis nuevos mejores amigos Heidi y James».

 

«Mi hijo llegó a mi vida hace dos años y es el ser humano más increíble y todo lo que hago ahora lo hago por él. Es un completo honor y un privilegio estar hoy de pie siendo un aliado junto a Heidi y James y el resto de la comunidad del síndrome de Down».

 

«Nuestro caso trata de la igualdad y de que todas las personas en el mundo entero merecen ser tratadas por igual, independientemente de su discapacidad, género, raza o religión, por lo que realmente espero que ganemos hoy y que empecemos a allanar el camino hacia la verdadera igualdad y aceptación de las personas con discapacidad».

 

«Todos somos igualmente valorados, sin excepciones»

En su intervención ante la Corte Suprema, Lynn Murray, portavoz de Don't Screen Us Out y madre de Rachel, que tiene síndrome de Down, dijo: «Durante demasiado tiempo las personas con síndrome de Down han sido marginadas y excluidas de la sociedad - pero la llegada de la ley de igualdad significa que esto ya no debería ser así y estas ideas de igualdad deberían estar integradas en todas las leyes, incluida la ley del aborto».

 

«Desde enero de 2016, la campaña Don't Screen Us Out (No nos excluyas) ha estado trabajando por las reformas que aseguren que la Comunidad con Síndrome de Down sea   incluida completamente en la sociedad. Hemos sensibilizado al NHS (Ministerio de Sanidad) y al Gobierno sobre las desigualdades en los programas de cribado en el embarazo y hemos pedido que la voz de las personas con síndrome de Down forme parte del desarrollo de las políticas sanitarias».

 

«Y en abril de 2016, Heidi Crowter se unió a nosotros en Londres para protestar frente a las Casas del Parlamento en la manifestación Don't Screen Us Out. Heidi se dirigió a la multitud ese día haciendo notar a la multitud y al Ministro de Salud que todos somos igualmente valorados, sin excepciones. Y desde entonces no ha dejado de decírselo a cualquiera que la escuche. Y mucha gente la ha escuchado».

 

«Ahora Heidi es una defensora de talla internacional y millones de personas escuchan su voz y su mensaje. Y si la ministra de Sanidad no iba a escucharla cuando hablaba con amabilidad, entonces ella iba a llevar la lucha por la igualdad hasta el final. Y lo ha hecho».

 

«Mucha gente pensaba que había que cambiar la ley, pero Heidi es la que ha emprendido la lucha. Heidi ha liderado e inspirado a mucha gente y lo ha hecho a su manera inimitable, encantando a los que se encuentra por el camino, especialmente cuando dice a la gente que tiene una memoria increíble para recordar los cumpleaños. Pruébenla, pónganla a prueba, ¡todavía no la hemos visto superada!».

 

Sally Phillips, actriz y comediante que asistió a la manifestación, y madre de Ollie, que tiene síndrome de Down, declaró anteriormente al Times: «Dados los avances en la atención médica y la calidad de vida de las personas con síndrome de Down, el diferente derecho a la vida empieza a parecer no sólo anticuado, sino bárbaro».

 

«Intensa presión para abortar»

En la actualidad, en Inglaterra, Gales y Escocia existe un plazo general de 24 semanas para abortar, pero si el bebé tiene una discapacidad, como el síndrome de Down, el labio leporino y el pie zambo, el aborto es legal hasta el nacimiento.

 

Las últimas cifras muestran que alrededor del 90% de los bebés diagnosticados prenatalmente con síndrome de Down son abortados.

 

«Ofensivo y discriminatorio»

El Comité de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ha criticado constantemente a los países que prevén el aborto por motivos de discapacidad. Las observaciones finales del Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad sobre el informe inicial del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte también hicieron una recomendación clave para que el Reino Unido cambie su legislación sobre el aborto de manera que no se distinga a los bebés con discapacidad.

 

La Comisión de Derechos de las Personas con Discapacidad (subsumida en la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos en 2007) ha dicho que este aspecto de la Ley del Aborto «es ofensivo para muchas personas; refuerza los estereotipos negativos de la discapacidad... [y] es incompatible con la valoración de la discapacidad y la no discapacidad por igual».

 

Una investigación parlamentaria de 2013 sobre el aborto por motivos de discapacidad también descubrió que la gran mayoría de los que prestaron declaración creían que permitir el aborto hasta el nacimiento por motivos de discapacidad es discriminatorio, contrario al espíritu de la Ley de Igualdad de 2010, y que afecta a las actitudes públicas más amplias hacia la discriminación. La investigación recomendó que el Parlamento revisara la cuestión de permitir el aborto por motivos de discapacidad.

 

Amplio apoyo popular y político

El pasado mes de marzo, el Gobierno británico introdujo una nueva normativa sobre el aborto en Irlanda del Norte. La normativa permite el aborto hasta el nacimiento en caso de discapacidades como el síndrome de Down, el labio leporino y el pie zambo. 1.875 personas con síndrome de Down y sus familias firmaron una carta dirigida a Boris Johnson en la que le instaban a garantizar que el aborto selectivo para el síndrome de Down no se introdujera en Irlanda del Norte.

 

Los sondeos han demostrado que la mayoría de la población de Inglaterra, Gales y Escocia considera que la discapacidad no debería ser motivo de aborto en absoluto, y sólo una de cada tres personas piensa que es aceptable prohibir el aborto por razones de género o raza pero permitirlo por discapacidad.

 

En febrero de este año, el diputado norirlandés Paul Givan presentó el proyecto de ley sobre el aborto por discapacidad fetal grave (enmienda) junto con la campaña «Don't Screen Us Out». Desde entonces ha recibido un enorme apoyo, con 1.608 personas con síndrome de Down y sus familias firmando una carta abierta a la Asamblea en la que se les insta a votar a favor del proyecto de ley. Casi 28.500 miembros del público en general también han firmado una petición en apoyo del proyecto de ley, que propone modificar el aspecto del Reglamento de 2020 que permite el aborto hasta el nacimiento de los bebés con discapacidad.

 

La portavoz de Right To Life UK, Catherine Robinson, dijo: «Como Heidi y Máire han puesto trágicamente de relieve, la ley actual -que permite el aborto hasta el nacimiento para los bebés con discapacidad, pero no permite el aborto más allá de las 24 semanas para los bebés sin discapacidad- dice a las personas con discapacidad que se les valora menos que a las personas sin discapacidad».

 

«Sencillamente, no hay lugar para una discriminación legal tan abominable en la Gran Bretaña del siglo XXI. Esperamos que el Alto Tribunal se pronuncie a favor de la igualdad y la justicia, al tiempo que tenga en cuenta la desaprobación de la mayoría de los ciudadanos de la actual ley discriminatoria».

 

«Es maravilloso ver que tanta gente se ha tomado el tiempo de manifestarse en apoyo de estas dos valientes y poderosas mujeres. Espero que los jueces tengan en cuenta la igualdad y la dignidad a la que tienen derecho las personas con síndrome de Down y otras discapacidades, dentro o fuera del útero.

 

Una puerta que no se quiere abrir

A pesar de la sensatez de los argumentos expuestos por Heidi y Máire en el Reino Unido, pero también en otros países. Estos casos suponen una «humanización» del niño concebido y planteará problemas a los abortistas: si un discapacitado no puede abortarse, si por ser niña no puede abortarse, los otros ¿por qué sí?

 

 

Infocatolica.com