Domingo, 11 Julio 2021 10:20

Indulgencia plenaria el 25 de julio por el «día de los abuelos y mayores», el Papa pide: «Honren a sus abuelos ese día»

Para incentivar la jornada, ha permitido el otorgamiento de una indulgencia plenaria, en las condiciones habituales, para todos los que participan en las celebraciones litúrgicas observándola, los que se unen espiritualmente a esas celebraciones si no pueden salir de sus hogares, y los que visitan, en persona o virtualmente, a sus abuelos o hermanos y hermanas mayores necesitados.

 

(NCRegister/InfoCatólica) El Papa Francisco ha establecido el Día Mundial de los Abuelos y los Mayores para que se celebre cada año el cuarto domingo de julio. La primera celebración tendrá lugar el 25 de julio de este año.

 

El Papa dijo que se sintió impulsado a establecerlo no solo por la importancia de los abuelos y los ancianos, un tema sobre el que ha hablado a menudo, sino particularmente por el abandono y el aislamiento de tantos abuelos y personas mayores experimentadas como resultado de la pandemia de COVID-19, cuando las restricciones de viaje, las políticas de los asilos de ancianos y el temor por su seguridad impidieron que sus seres queridos las visitaran y abrazaran.

 

Espera que, en este día, los nietos visiten a sus abuelos, quizás incluso compartiendo con ellos una copia de su carta, y que las familias de la parroquia tengan Misas especiales agradeciendo a Dios por el regalo de los abuelos, orando por ellos y confiándole los que han muerto, especialmente durante la pandemia.

 

Para incentivar la jornada, ha permitido el otorgamiento de una indulgencia plenaria, en las condiciones habituales, para todos los que participan en las celebraciones litúrgicas observándola, los que se unen espiritualmente a esas celebraciones si no pueden salir de sus hogares, y los que visitan, en persona o virtualmente, a sus abuelos o hermanos y hermanas mayores necesitados.

 

La elección del cuarto domingo de julio es conectarlo de manera transparente, lo más cercana posible, a la fiesta del 26 de julio de los Santos. Joachim y Anne, los padres de María y abuelos de Jesús. Este vínculo con el árbol genealógico de Jesús y la historia de la salvación sugiere que la genealogía y la prehistoria personal de todos son parte del plan providencial de Dios.

 

El Papa Francisco, en su mensaje, estaba convocando a los abuelos a reconocer y renovarse en su sagrado llamado a ser guardianes de la conexión entre la historia de su familia y la historia de la salvación y a transmitir a las generaciones más jóvenes una clara conciencia de su lugar en el panorama general.

 

Hablando él mismo como anciano, preguntó a abuelos y personas mayores: «¿Cuál es nuestra vocación hoy, a nuestra edad? Se trata de preservar nuestras raíces, transmitir la fe a los jóvenes y cuidar de los más pequeños.

 

La memoria es la base de la vida y los abuelos tienen un papel clave en establecer a sus nietos de manera segura, no solo en las raíces e historias familiares firmes, sino también en la historia de la fe. Los jóvenes normalmente miran hacia el presente y el futuro y tienden a descuidar el pasado; los abuelos son profetas que traen la sabiduría y la experiencia del pasado para guiar el ahora y el todavía no.

 

La vocación de los abuelos, agregó, está ligada a su vocación de apóstoles. Al igual que el Señor «nunca, nunca se jubila, no hay edad de jubilación para la obra de proclamar el Evangelio y transmitir tradiciones a sus nietos. El futuro del mundo, depende de este pacto entre jóvenes y mayores».

 

El Santo Padre espera que para esta nueva Jornada Mundial de los Abuelos los abuelos y nietos renueven ese pacto y se fortalezcan mutuamente a través de ese vínculo.

 

Las encuestas han demostrado que el 72% de las personas mayores piensan que ser abuelo es lo más importante y satisfactorio de su vida, el 90% disfruta hablando de sus nietos con todo el mundo y el 63% confiesa que hacen un mejor trabajo cuidando a sus nietos que se preocuparon por los suyos. Como tantos otros abuelos, con más tiempo libre que nunca como padres, a mis padres les encanta pasar tiempo con sus nietos, enseñarles, orar con ellos, jugar con ellos, darles ánimo y amor incondicional, escuchar sus historias. y asistir a sus juegos, conciertos e hitos académicos. Son los mejores policías que predican con el ejemplo positivo. Y les encanta ver a sus hijos crecer como padres simultáneamente con la maduración de los nietos.

 

 

Infocatolica.com