Domingo, 20 Noviembre 2011 10:24

Ingleses condicionan ayuda económica a países africanos a aceptación de la homosexualidad, y los africanos se niegan

noviembre 17, 2011 @ 00:52

[1] [SdeT] [2] La Agenda política homosexual de las grandes potencias no escatima métodos para implantar la aprobación de la homosexualidad en todo el mundo. Ahora, Gran Bretaña informó a países rebeldes africanos sobre el tema que si no legalizan los actos homosexuales quedarán excluidos de ayuda económica. Varios países africanos mostraron su negativa hacia el planteamiento inglés y no aceptan asistencia que los comprometa.

En este punto uno se pregunta ¿por qué tiene tanta importancia para las grandes potencias promover la aceptación de la homosexualidad? ¿Qué hay detrás? 

El presidente de Ghana está liderando la ofensiva, a la vez que varios países africanos están manifestando su oposición, en contra de la amenaza emitida por Gran Bretaña, de que, o legalizan los actos homosexuales, o quedan excluidos de recibir una asistencia

económica.

“Yo, como presidente de esta nación, nunca iniciaré ni apoyaré esfuerzo alguno para legalizar la homosexualidad en Ghana” dijo [3] el Presidente John Evans Atta Mills, en un comunicado oficial enviado al Gobierno del Reino Unido bajo el mando del Primer Ministro David Cameron, el pasado miércoles 2 de noviembre.

Durante la reunión de los jefes de estado de la mancomunidad de las naciones que se llevó a cabo en la ciudad de Perth, en Australia, hacia finales del mes de octubre, en donde estuvo presente el Primer Ministro Cameron, el asunto de la homosexualidad en cuanto a los países en desarrollo, formó parte de un reporte interno en donde se recomendó que todos los países que forman parte de la mancomunidad de las naciones, pongan fin a la prohibición de la actividad homosexual, según lo informó la BBC (British Broadcasting Corporation/Corporación Británica para la Difusión Mediática).

Cameron, durante su comparecencia [4] en el programa televisivo The Andrew Marr Show (El programa de Andrew Marr) en Perth, durante su estadía en Australia, dijo lo siguiente: “La asistencia británica debe quedar más comprometida”.

“Gran Bretaña es ahora uno de los principales proveedores de asistencia en el mundo. Nosotros queremos ver que los países que reciben nuestra asistencia, se adhieran a las debidas normas de derechos humanos, y eso incluye el modo en que las personas tratan a las personas ‘gay’ y lésbicas”, continuó diciendo Cameron.

“Nosotros estamos diciendo que esto es una de las cosas que serán determinantes dentro de nuestra política pública de asistencia”, él dijo, y añadió que, “estos países (africanos), se encuentran todos en medio de una travesía (para superar la discriminación), y a nosotros nos corresponde ayudarlos durante esa travesía”.

Sin embargo, el Presidente Mills ripostó que Gran Bretaña no tiene el derecho de emitir mandatos en los que se refiere a los valores culturales y morales ghanianos.

“Nadie le niega al Primer Ministro Cameron que él tiene el derecho de formular políticas públicas, tomar iniciativas, o hacer declaraciones que reflejen las normas y los ideales sociales. Pero él no tiene el derecho de ordenar lo que en otros países soberanos se debe de hacer, particularmente cuando las normas y los ideales sociales son distintas de aquellas que están presentes en la sociedad del Primer Ministro Cameron”.

“A la vez que le damos reconocimiento a toda la asistencia financiera, y toda la demás asistencia, que se nos ha dado por parte de nuestros socios para el desarrollo, nosotros no aceptaremos asistencia alguna que venga comprometida, si esa asistencia no se habitúa a nuestros intereses, o si la implementación – o la utilización – de dicha asistencia comprometida, más bien podría empeorar nuestras dificultades como nación, o destruir la propia sociedad para la cual deseamos usar los fondos para mejorarla”.

MALAUI

Previo a las declaraciones de Mills, la vocero por el gobierno de Malaui, Patricia Kaliati, dijo que  era “desafortunado” que Gran Bretaña le había dado consideración a “una asistencia comprometida con la homosexualidad; y añadió que los actos homosexuales son ilegales en Malaui. Ella comentó que dichas leyes son un legado de la época del dominio británico, según reportó la agencia noticiosa local, Nyasa Times (Los tiempos de Nyasa).

UGANDA

Además, el pasado 31 de octubre, el asesor presidencial ugandés, John Nagenda, dio unas declaraciones más fuertes a la agencia noticiosa del Reino Unido, la BBC, diciendo que los ugandeses “estaban cansados de estos sermones” y de que no se les debe tratar “como si fuesen niños”, añadiendo que “la mentalidad de intimidación” por parte de Cameron “estaba muy mal de su parte”.

“Uganda es, si bien uno se debe de acordar, un estado soberano, y estamos cansados de que nos estén dando estos sermones por parte de esta gente.”

“Si ellos se tienen que llevar su dinero, pues que así sea”, él terminó diciendo.

TANZANIA

Luego de las declaraciones de Mills, Tanzania también se unió a la creciente lista de los países africanos, diciendo que ellos no van a comprometer sus valores culturales y morales, aún si eso significa que habrán de perder el apoyo financiero de Gran Bretaña.

“Tanzania nunca aceptará la propuesta de Cameron, porque nosotros tenemos nuestros propios valores morales. La homosexualidad no es parte de nuestra cultura y nunca la legalizaremos,” dijo el ministro de relaciones exteriores, Bernard Membe, según lo informó el periódico The Guardian (El Guardián) en Tanzania.

“Tanzania está preparada para poner fin a las relaciones diplomáticas con Gran Bretaña si ésta le impone condiciones a la asistencia que le provee, para presionar a favor de la adopción de leyes con que se le dé reconocimiento a la homosexualidad”.

“Nosotros nos dejamos guiar por nuestra tradición. Nosotros tenemos familias con una madre, con un padre, y con niños. Lo que pide Cameron bien podría conducir al colapso de la mancomunidad”.

ZANZÍBAR

Zanzíbar, el archipiélago parcialmente autónomo de Tanzania, también se ha declarado fuertemente en contra de recibir una asistencia británica comprometida.

“Nosotros tenemos una cultura fuertemente islámica y zanzibarí, que aborrece las actividades de homosexuales y lesbianas. A cualquiera que nos diga que el apoyo para el desarrollo está vinculado a que esto se acepte, le estamos diciendo que ‘no’, dijo el presidente de Zanzíbar, Ali Mohamed Shein, a los periodistas el pasado viernes 4 de noviembre.

“Nosotros no podemos comprometer nuestra cultura de raíces profundas, ni tampoco permitir algo que es completamente contrario a nuestra religión. Que recorten la asistencia”.

Los actos homosexuales son considerados como ilícitos, dentro de varias capacidades, en 40 de los 53 países africanos, según una encuesta [5]  de la Asociación Internacional de ‘Gays’ y Lesbianas (International Gay and Lesbian Association).

Fuentes: Notifam, SdeT