Imprimir esta página
Domingo, 01 Agosto 2021 10:44

Los obispos dicen que España está tratando de «desmantelar la cosmovisión cristiana»

«Para muchos, las verdades cristianas se han vuelto incomprensibles, como también inaceptables las normas morales que emanan del Evangelio» afirman preocupados los obispos españoles.

 

(UCANews/InfoCatólica) Los obispos católicos de España han advertido sobre la creciente división y tensión en su país por los intentos del gobierno de «deconstruir y desmantelar la cosmovisión cristiana».

 

«Estamos en un momento difícil, no solo por el COVID-19, sino porque estamos convulsionados por una profunda crisis institucional, con algunos grupos que buscan abrir una nueva etapa constitucional y reemplazar un marco político que le ha dado a España una gran estabilidad.

 

Las iniciativas legislativas del gobierno de coalición sobre educación, eutanasia, aborto, memoria democrática y poder judicial reflejan un proyecto de deconstrucción global, cuyo desarrollo pone en riesgo la libertad e impide la unidad esencial».

 

La advertencia estaba contenida en una declaración de 95 páginas, publicada el 28 de julio, que establece las pautas pastorales para la iglesia española desde ahora hasta 2025.

 

Los obispos dijeron que se estaba realizando un intento de «borrar las distinciones entre verdad y falsedad, realidad y ficción, bien y mal».

 

«Con su misión profética, la Iglesia está obligada a denunciar estos ataques a la libertad y la justicia, para actuar como un canal de encuentro y reconciliación. Los españoles ya no viven en una cultura inspirada en la fe cristiana. Para muchos, las verdades cristianas se han vuelto incomprensibles, como también inaceptables las normas morales que emanan del Evangelio».

 

Todo se está convirtiendo en función de la percepción subjetiva y de los intereses de los grupos de poder.

 

La declaración fue emitida dos días después de que el Partido Socialista, cogobernador de España, confirmara los planes para revisar una serie de acuerdos de 1979 con el Vaticano y adoptar un «estatuto de laicismo», haciendo cumplir «una estricta separación entre política y religión, ley y moralidad, crimen y pecado».

 

Los obispos dijeron que la sociedad estaba llena de desconfianza y confrontación, ya que la digitalización, la inteligencia artificial y las tecnologías de vigilancia alimentaron el «empobrecimiento espiritual». Advirtieron sobre un tipo de capitalismo que no solo regula la producción y el consumo, «sino que también impone valores y estilos de vida».

 

«Todo se está convirtiendo en función de la percepción subjetiva y de los intereses de los grupos de poder, ya que la verdad objetiva y la bondad dependen en última instancia de quienes pueden imponer su voluntad, y como los más débiles y los más pobres quedan excluidos».

 

Los católicos representan el 62% de los 47 millones de habitantes de España. Los obispos han criticado las leyes que facilitan el matrimonio entre personas del mismo sexo, la educación secularizada, la eutanasia financiada por el estado y el aborto.

 

En junio se aprobó un proyecto de «Ley Trans», que permite a las personas mayores de 16 años volver a registrar su género a través de una declaración judicial sin procedimientos médicos o legales. Se espera que una Ley de Memoria Democrática, aprobada el 20 de julio, impulse demandas para la remoción de monumentos católicos que se cree están vinculados a la dictadura del general Francisco Franco de 1939-1975.

 

Aunque muchos católicos habían mostrado «generosidad, cercanía y creatividad pastoral» durante la pandemia, la evangelización se había visto dificultada por la erosión de los lazos familiares y la pérdida de confianza en la iglesia, dijeron los obispos, y agregaron que muchos vivían «como si Dios no existiera».

 

«La pandemia ha puesto de relieve muchos problemas existentes: personas sin hogar, ancianos solitarios, condiciones inhumanas que enfrentan los trabajadores temporales y los inmigrantes, así como una crisis de la democracia representativa.

 

La comunidad católica de España vive inmersa en este proceso cultural y social y está experimentando sus consecuencias ... Aunque la misión de la Iglesia se sustenta en la acción del Espíritu Santo, nuestra coherencia de vida nos obliga a superar la desconfianza instalada en amplios sectores de la Nuestra sociedad».

 

Al predicar el 25 de julio en una misa a la que asistieron el rey Felipe VI y su familia, el arzobispo Julián Barrio de Santiago instó a los españoles a evitar «sustituir la realidad por la ideología».

 

 

Infocatolica.com