Imprimir esta página
Miércoles, 04 Agosto 2021 09:21

P. Manfred Hauke: «No queremos caer de rodillas ante el espíritu degenerado de la época»

El sacerdote y editor de «Theologisches», revista alemana de teología, ha condenado el atentado contra la libertad religiosa y de opinión que supone la multa impuesta por la fiscalía de Colonia contra el sacerdote polaco Dariusz Oko y el P. Johannes Stöhr, redactor jefe de la mencionada revista, por un artículo en el que se denuncian las actividades criminales de la mafia homosexual en la Iglesia Católica. El artículo se conoce ya como «informe Oko». 

(Kath.net/InfoCatólica) El tribunal de distrito de Colonia ha impuesto multas de varios miles de euros a dos sacerdotes católicos por incitación al odio. Uno de los acusados, el polaco Dariusz Oko, escribió un artículo con el título «Sobre la necesidad de limitar las camarillas homosexuales en la Iglesia». El otro, P. Johannes Stöhr, es redactor jefe de la revista «Theologisches», en la que se publicó dicho artículo hace unos meses. 

 

Un detalle significativo es que los dos sacerdotes multados no fueron denunciados por un desconocido, sino por el presbítero Wolfgang Rothe, que trabaja en la archidiócesis de Múnich. Rothe lleva mucho tiempo trabajando a favor del lobby LGTBI dentro de la Iglesia y que, como cabía esperar, participó en los servicios de bendición de parejas homosexuales a nivel nacional del pasado mes mayo.

 

Rothe fue vicerrector del seminario de St. Pölten bajo la dirección del obispo Krenn hasta 2004 y fue suspendido del sacerdocio tras el escándalo que allí se produjo (supuestamente estuvo involucrado en actos homosexuales con seminaristas). Aunque negó todas las acusaciones, la Santa Sede acabó despojándole de todos sus cargos en la diócesis y le instó a tomarse un periodo de reflexión. Finalmente, Rothe fue reincorporado (con condiciones y estipulaciones) a la archidiócesis de Múnich. Sin embargo, según el Vaticano, no puede desarrollar ninguna actividad en el campo de la formación sacerdotal.

 

Kath.net ha entrevistado al editor de «Theologisches», el sacerdote y doctor en teología Manfred Hauke, quien explica y analiza lo sucedido:

 

Dr. Hauke, ¿de qué se acusa concretamente al autor, Dr. Dariusz Oko, y al redactor jefe de «Theologisches» Dr. Johannes Stöhr?

El Prof. Dr. Dariusz Oko publicó un artículo en dos partes en «Theologisches» titulado «Sobre la necesidad de limitar las camarillas homosexuales en la Iglesia» (enero/febrero, marzo/abril de 2021). El original polaco ya se ha publicado como libro con una gran tirada de 32.000 ejemplares (con el título «Lavender Mafia»). En él, Oko describe, basándose en una documentación precisa, las desastrosas actividades de los clanes homosexuales en la iglesia.

 

«Cuando llegan al punto de cometer actividades delictivas evidentes y regulares, se convierten en mafias homosexuales». Por lo tanto, no se trata de los homosexuales en general, y ni siquiera de forma generalizada de los clérigos con inclinaciones homosexuales, sino de actividad criminal. Por supuesto, también se da por hecho que, según el «Catecismo de la Iglesia Católica» (art 2357), los actos homosexuales «son intrínsecamente desordenados», además de ser una «terrible aberración» según el testimonio de la Escritura y la Tradición.

 

Para describir las actividades delictivas de la mencionada mafia, Oko utilizó una serie de expresiones muy fuertes,  «parásitos despiadados» y «cáncer», citadas por la fiscalía que sostuvo que suponían una incitación al odio en virtud del artículo 130 del Código Penal. Oko habría «incitado al odio contra un sector de la población de manera que podía perturbar la paz pública, además de atentar contra la dignidad humana de los demás» al insultar y despreciar maliciosamente a esos «sectores de la población». El profesor Stöhr también recibió una multa como editor responsable de «teología» en base a la ley de prensa de Renania del Norte-Westfalia.

 

Obviamente, la fiscalía de Colonia ha asumido las acusaciones del vicario parroquial Wolfgang Rothe, incardinado en la diócesis de San Pölten y que trabaja en la archidiócesis de Múnich, quien en sus publicaciones en Twitter y Facebook sacó del contexto general expresiones individuales del profesor Oko para presentarlas como una denigración general de los homosexuales.

 

De este modo, sembró el odio y la difamación en público contra los profesores Oko y Stöhr, pero también contra «Theological» y contra mi persona como editor. Al parecer, el fiscal de Colonia ha incurrido en esa misma estrategia, porque la denuncia penal contra Oko ni siquiera menciona el título del ensayo en «Theologisches» (esto sólo ocurre de pasada en la acusación penal contra el profesor Stöhr). Un ensayo académico que trata de demostrar a la Iglesia la gravedad de la actual corrupción en el clero y pide que se tomen medidas para contrarrestarla es malinterpretado como «discurso de odio».

 

En su opinión, ¿hasta qué punto son comprensibles las acusaciones?

Se puede discutir si la selección de términos e imágenes individuales es adecuada. Incluso los delincuentes tienen una dignidad humana que debe ser respetada. Por supuesto, los editores de «Theologisches» dan mucha libertad a sus autores. El sello editorial subraya expresamente: «No todas las interpretaciones y expresiones de opinión de nuestra revista corresponden siempre y en todos los casos con las opiniones del editor». También hay que considerar que el autor ha querido dar la voz de alarma, por así decirlo, ante una situación dramática en la Iglesia universal.

 

En cualquier caso, es un error presentar las críticas a una mafia criminal que utiliza el lenguaje más fuerte como «incitación al pueblo». Entonces, la justicia alemana también tendría que prohibir cualquier crítica a la mafia siciliana por considerar que desprestigia a una parte de la población siciliana. El viceministro de Justicia de Polonia, Marcin Romanowski, condenó enérgicamente la intervención de la fiscalía de Colonia. Dijo que la orden de sanción había pisoteado la libertad académica y demostraba que valoraba más a los autores de los abusos que a sus víctimas.

 

La organización polaca «Ordo Iuris» ha publicado en Internet una petición trilingüe, también en alemán, en la que se documenta todo el proceso y se puede descargar también el texto del ensayo de Oko. Miles de personas han firmado ya en pocos días la petición, dirigida al Tribunal de Distrito de Colonia y a la Canciller Angela Merkel. Oko también ha podido presentar la situación en detalle en la televisión polaca. Lo que el Dr. Rothe ha desencadenado aquí podría llevar a un bochorno de la judicatura alemana, especialmente si el Tribunal de Distrito de Colonia le da la razón.

 

¿Cómo va a proceder el acusado o usted como editor de la revista?

Los acusados han presentado inmediatamente un recurso, por lo que la orden de sanción económica no es jurídicamente vinculante y probablemente habrá una vista judicial pública. Ambos colegas también han recurrido a abogados para garantizar una defensa eficaz. Esta es una línea que apoyo como editor.

 

Desde su punto de vista, ¿cuáles son las consecuencias de estos procesos penales para la libertad de expresión (académica), aunque no haya condena?

 

En los más de 50 años de historia de la revista «Theologisches» nunca había ocurrido algo así. El profesor Oko ya publicó dos ensayos en nuestra revista en 2012 y 2013, que tuvieron una amplia resonancia internacional e introdujeron el término «homoherencia». El doctor Rothe, que publicó en nuestra revista en 2013, no lo criticó. En aquella época, por supuesto, no había banderas arco iris en nuestras parroquias.

 

Si ahora tenemos que contar con malentendidos impulsados por intereses que deliberadamente arrancan declaraciones de su contexto en el nivel de «Twitter» (similar a parte de la prensa tras el discurso del Papa Benedicto en Ratisbona), entonces el editor, el redactor y los autores de «Theologisches» tendremos que analizar los ensayos en toda su extensión incluso con más cuidado que antes. Por supuesto, esta mayor precaución no debe ir en detrimento de la verdad. Defenderemos la libertad de fe, de opinión y de ciencia frente a cualquier intromisión. No queremos caer de rodillas ante el espíritu degenerado de la época. Sólo los peces muertos nadan siempre con la corriente.

 

 

Infocatolica..com