Lunes, 09 Agosto 2021 09:20

Misionero italiano: La oración es una acción necesaria para enfrentar el terror en Mozambique

Desde 2017, Mozambique ha sido devastado por ataques terroristas de militantes de al-Shabab vinculados al Estado Islámico en la provincia norteña de Cabo Delgado. Los ataques se cobraron la vida de más de 3.000 personas y desplazaron a más de 800.000 hombres, mujeres y niños.

 

(CatholicLeader/InfoCatólica) El sufrimiento de cientos de miles de personas en Mozambique que huyen de la guerra y la persecución requiere un compromiso de la comunidad  internacional, no solo para salvaguardar el presente del país, sino también para asegurar su futuro, dijo un misionero italiano.

 

Desde la capital de Mozambique, Maputo, el padre italiano Giorgio Ferretti, uno de los líderes de la Comunidad de Sant'Egidio en el país, dijo que, si bien la comida y la ayuda eran cruciales para enfrentar el agravamiento de la crisis humanitaria, el testimonio cristiano auténtico era igualmente importante.

 

«Esta es solo mi experiencia, pero puedo decir personalmente que con la Comunidad de Sant'Egidio, tratamos de vivir de una manera sencilla, siendo testigos del Señor en nuestra vida pacífica, tratando de construir unos lazos de paz allá donde estemos porque, como cristianos, debemos dar testimonio con nuestra sonrisa, con nuestras palabras, con nuestra amabilidad, con nuestra ternura, como dice el Papa Francisco».

 

«Todos debemos trabajar juntos por la paz».

 

Desde 2017, Mozambique ha sido devastado por ataques terroristas de militantes de al-Shabab vinculados al Estado Islámico en la provincia norteña de Cabo Delgado.

 

Según un informe del Financial Times del 3 de agosto, los ataques se cobraron la vida de más de 3.000 personas y desplazaron a más de 800.000 hombres, mujeres y niños.

 

En una conferencia de prensa en Roma el 21 de julio, el padre Angelo Romano, jefe de la oficina de relaciones internacionales de Sant'Egidio, pidió a los líderes políticos italianos y a la comunidad internacional en general que acudieran en ayuda de los que sufren en el país. Dijo: «No abandonemos Mozambique en el dramático momento que está viviendo. Se ha hablado muy poco de eso en nuestro país; ha habido una ausencia».

 

Preocupaciones: Padre italiano Giorgio Ferretti.

El padre Ferretti dijo que entre los que más sufrieron debido al empeoramiento de la crisis se encontraban los niños y las familias que fueron separados mientras huían.

 

«Estamos hablando de 400.000 niños; casi la mitad de la población de estos refugiados son niños. Entonces hay muchas dificultades entre estas familias porque algunas de ellas perdieron parientes o padres, y abandonaron apresuradamente sus aldeas porque fueron atacadas. Algunos de ellos se perdieron en el bosque, otros fueron asesinados».

 

Otra preocupación creciente, dijo el padre Ferretti, es la creciente pobreza causada por el desplazamiento.

 

«Si bien las organizaciones internacionales y católicas como Sant'Egidio están tratando de hacer lo mejor que podemos para ayudar a los necesitados, no es suficiente. Es una gota en el océano, pero es una forma de intentar marcar la diferencia.

 

Cuando se habla de 800.000 refugiados, se está hablando, para un país como este, de un problema humanitario muy grave. Entonces, lo que intentamos hacer es darles comida. Esa es la primera y principal ayuda porque, sin ella, es imposible vivir.

 

La complejidad de la crisis, dijo, requería “una solución compleja” que requiere diálogo y compromiso con el desarrollo del país para superar la pobreza y el desempleo juvenil.

 

Creo que debemos, en este momento, proteger a los débiles, asegurar el territorio, dar alimentos y ayudar con medicinas, y (al mismo tiempo) trabajar por un futuro diferente, construyendo diálogo, (creando) vínculos dentro de la sociedad y fomentando la paz».

 

El padre Ferretti dijo que la oración y la acción son los cimientos de la vida cristiana y las herramientas necesarias para ayudar no solo a los que sufren en Mozambique, sino también a los que se encuentran en la primera línea de la crisis humanitaria.

 

«Como dijo muy acertadamente el Papa Francisco, “Todos estamos en el mismo barco”. O sobreviviremos juntos o será un problema grave para todo el mundo».

 

 

Infocatolica.com