Jueves, 12 Agosto 2021 13:02

Terroristas de Antifa atacan a cristianos que rezaban en un parque público

Antifa, los terroristas urbanos, agredieron brutalmente a los cristianos que rezaban en un parque de Portland el 7 de agosto, y los medios lo han ignorado casi por completo. Vestidos de negro, con el rostro cubierto, los nihilistas de izquierda destruyeron el sistema de sonido y asaltaron a los evangélicos con gas pimienta y proyectiles.

Andy Ngo, el reportero que ha cubierto a Antifa mejor que nadie, y ha sido golpeado por hacerlo, registró este salvaje evento. Se lanzaron bombas de destello a niños de tan solo cuatro meses. "¿Dónde está tu Dios ahora?" preguntó un matón de Antifa.

 

La policía fue llamada al lugar, pero no hizo nada. Actuaban racionalmente: las autoridades han cedido el poder a los bárbaros de la calle, esposando a la policía. La misma presencia policial pasiva es ahora una rutina en las ciudades más grandes de Estados Unidos, gracias a la ausencia de fianza, sin enjuiciamientos, sin protección de seguro para la policía y llamadas para desmantelar la policía y vaciar las prisiones.

 

Francamente, ahora es casi legal matar y mutilar a personas inocentes en las zonas urbanas de Estados Unidos, incluidos aquellos cuyo delito es rezar en público, sin importar a la policía. Reina la anarquía. ¿Y qué hacen los medios de comunicación? Nada.

 

Ningún periódico o servicio de noticias importante cubrió el asalto de Antifa a los cristianos. Las cadenas de televisión abierta también lo ignoraron, y entre los canales de cable, solo los tres medios conservadores, Fox News, Newsmax y OAN perfilaron la historia. Ngo tenía imágenes de video, pero tenía pocos interesados.

 

Por el contrario, la reciente entrevista de CNN con la representante Alexandria Ocasio-Cortez (AOC) fue cubierta por casi todos los principales medios de comunicación: la prensa escrita, Internet y la televisión le prestaron una amplia atención.

 

Dijo que el día de los disturbios en el Capitolio, el 6 de enero, temió por su vida y agregó que también temía ser violada. Sin embargo, a diferencia de los cristianos que fueron atacados, nadie le puso la mano encima. No pudieron, ella no estaba en el Capitolio cuando ocurrió el motín (estaba bien escondida en su oficina).

 

A diferencia de las víctimas cristianas de Antifa, la historia de aflicción de AOC es evidentemente inventada. Que los medios de comunicación jueguen con su historia falsa mientras descartan el motín de Antifa en la vida real, huele a prejuicios ideológicos y religiosos. No es de extrañar que el público tenga tan baja estima a los grandes medios. Los reporteros Cub se ganan más respeto en estos días.

 

 

Lifenews.com