Viernes, 13 Agosto 2021 08:19

Distrito escolar de Virginia obliga a la comunidad educativa a plegarse a los dictados de la «política trans»

Un distrito escolar de Virginia (EE.UU) ha aprobado una nueva política que, entre otras cosas, permite a los estudiantes con identidad trans utilizar los baños que se corresponden con la identidad de género que han elegido y exige a los profesores que se dirijan a ellos sus nombres y pronombres preferidos. Un profesor cristiano que se ha negado a acatar la norma fue sancionado, aunque un juez ha suspendido cautelarmente la sanción.

 

(CP/InfoCatólica) El Consejo Escolar del Condado de Loudoun votó el miércoles por 7 a 2 para aprobar la «Política 8040: Derechos de los estudiantes transgénero y de género expansivo» a pesar de la considerable oposición de la comunidad educativa a la propuesta.

 

Entre sus disposiciones, la Política 8040 exige que el profesorado y el personal escolar utilicen el nombre y los pronombres elegidos por un estudiante que se identifique como «de género expansivo o transgénero».

 

«El personal escolar, a petición de un estudiante o de sus padres/tutores legales, cuando utilice un nombre o pronombre para dirigirse al estudiante, utilizará el nombre y el pronombre que correspondan a su identidad de género afirmada de forma coherente», reza la política.

 

Pronombes de género neutro

«El uso de pronombres de género neutro es apropiado. Pueden producirse deslices involuntarios en el uso de nombres o pronombres; sin embargo, el personal o los alumnos que se niegan intencionada y persistentemente a respetar la identidad de género de un alumno utilizando el nombre y el pronombre de género incorrectos están infringiendo esta política»

 

La norma también permite a los estudiantes utilizar el baño o vestuario «que corresponda a su identidad de género afirmada de forma consistente», señalando que los administradores de la escuela deben considerar la posibilidad de añadir «baños inclusivos de género o de un solo usuario» para una mayor privacidad.

 

El consejo escolar también proporcionó un documento de preguntas frecuentes sobre las nuevas directrices y su aplicación. La página señala que, aunque seguirá habiendo instalaciones marcadas explícitamente para hombres y mujeres, el Consejo planea «mejorar la privacidad de los estudiantes y promover la creación de baños para un solo usuario que estén disponibles para todos los estudiantes en una proporción adecuada para la matrícula y el tamaño de la escuela».

 

Según el documento de preguntas frecuentes, el Consejo recomienda que el personal de la escuela «se esfuerce por eliminar las prácticas basadas en el género en la medida de lo posible», alegando que tales prácticas «pueden tener el efecto de marginar, estigmatizar y excluir a los estudiantes, independientemente de su identidad de género o expresión de género.»

 

«Ejemplos de prácticas que pueden estar basadas en el género, y que deberían ser eliminadas, incluyen el agrupamiento de los estudiantes para las actividades de la clase, dividir a los grupos para salir del colegio y regresar a casa en base al género sexual, los bailes de graduación basadas en el género, limitaciones sobre quiénes pueden asistir como 'parejas' a los bailes de la escuela, y los eventos basados en el género, como los bailes de padre e hija», indica el documento de respuestas a preguntas frecuentes.

 

Críticas. Primera sanción

Entre los críticos de la controvertida política se encuentra Jeffrey Morse, miembro del Consejo Escolar.

 

«La norma no es necesaria. No resuelve los problemas que se pretende resolver. Ha forzado nuestro enfoque fuera de la educación y no la apoyaré», declaró Morse, según informó Fox 5.

 

La normativa ha tenido repercusión nacional cuando Bryon Tanner Cross, un profesor de la Escuela Primaria de Leesburg, fue suspendido por por hablar en contra de la decisión del consejo escolar en mayo.

 

Durante la reunión pública para analizar la medida, Cross dijo a la junta directiva del consejo que como cristiano no podía «afirmar que un niño biológico puede ser una niña y viceversa».

 

«Me llamo Tanner Cross, y hablo por amor a los que sufren disforia de género», declaró Cross en la reunión. «Quiero a todos mis alumnos, pero nunca les mentiré sin importar las consecuencias».

 

Cross demandó al distrito escolar en respuesta a la suspensión, y un juez concedió al profesor cristiano una orden judicial temporal para su reincorporación. El Consejo ha recurrido la orden judicial.

 

 

Infocatolica.com