Imprimir esta página
Domingo, 12 Septiembre 2021 10:33

En Luisiana, la caridad de la Iglesia ayuda a los más afectados por el huracán Ida

Aunque no ha sido el huracán más fuerte que ha azotado la zona, el huracán Ida ha dejado a su paso un gran desastre en el estado de Luisiana.

 

(GaudiumPress/InfoCatólica) En el estado de Luisiana, el huracán Ida ha dejado sus huellas, registrándose con la categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson. Los vientos presentados eran de 150 millas por hora.

 

Durante el año 2005 Luisiana fue azotado por el huracán Katrina cuyo impacto fue mayor, sin embargo, la situación actual es bastante complicada. En medio de todo esto la Iglesia Católica ha estado presente ayudando a las familias más vulnerables del estado.

 

En la ciudad de Lafayette, el apostolado Hispano Católico de la iglesia St. Jules ha preparado 1.500 comidas para las personas de las parroquias de San Carlo Borromeo y ayudaron junto al grupo de voluntarios de Regnum Christi a cortar muchos de los árboles tumbados por el huracán.

 

La parroquia de San Carlos de Borromeo también colaboró con la ciudad de Lake Charles durante la recuperación del paso del huracán Katrina en el 2005.

 

El párroco Dominic Arcuri dijo: «Cuando das desde el corazón, eso vuelve a ti. Vemos gente que viene en nuestra ayuda, y eso nos ha elevado el corazón. Hay tantos voluntarios. Gracias, Señor, por amarnos como lo haces. Nadie está sentado esperando al gobierno.

 

En Thibodaux, al sudeste de Nueva Orleans, el padre Mitch Semar dijo: «muchos han perdido sus hogares y solo tiene la ropa que tenían en la maleta. Podemos dejar que el desánimo nos domine, o podemos unirnos y sacar lo mejor de la humanidad para salir adelante. Vemos este amor increíble. Dios está caminando por las calles del Bayou».

 

El párroco de otra de las parroquias de Luling en Luisiana, Steve Dardis, dijo: «Tenemos algunas personas con generadores; otros caminando con latas de gasolina. Es una experiencia del Tercer Mundo. La gente de todo el condado ha estado trayendo muchos materiales. Viene gente de Texas con generadores. El agua embotellada fue entregada por United Way. Uno de nuestros feligreses tiene un amigo en California que está trayendo dos semi-remolques, la mayoría llenos de agua».

 

Grupos de fieles católicos han estado preparando comidas para las personas que han sido afectadas por el huracán. Las parroquias de Nuestra Señora de Lourdes y de Santa Margarita de la ciudad de Slidell han asistido a todos los que han podido junto a estudiantes de la escuela secundaria Papa San Juan Pablo II.

 

Así ha sido en la mayoría de las parroquias afectadas donde los corazones de los fieles católicos han podido demostrar que están rebosantes de amor al prójimo.

 

 

Infocatolicas.com